vida moderna

¿Qué le pasa al cuerpo si toma leche todos los días?

Los lácteos son una fuente rica de calcio, un mineral esencial para el funcionamiento del cuerpo.


Durante siglos, la leche ha hecho parte de la alimentación humana. Este líquido y sus derivados se han convertido en los ingredientes predilectos para diversas gastronomías, gracias a su versatilidad y sabor.

Pero no solo eso, de acuerdo con los expertos, la leche se destaca por aportar una variedad de nutrientes para el ser humano, que representan importantes beneficios para la salud. El principal de ellos, como señala Cuídate Plus, es el calcio, un mineral esencial en la composición de los huesos del cuerpo.

Conforme se han conocido nuevas tendencias en la alimentación, algunas dietas, como la vegana, han prescindido de la leche y sus derivados, al provenir de fuentes animales. Esto ha mantenido abierto el debate de qué tan beneficiosa es la leche para el ser humano. Algunos expertos responden.

También le puede interesar...

Beneficios del consumo de la leche

De acuerdo con la Fundación Española para la Nutrición existen diversos beneficios asociados al consumo de la leche. En primer lugar, consideran preciso definir la leche; en este sentido, explican que de acuerdo con el Código Alimentario Español: “se entiende por leche natural el producto íntegro, no alterado ni adulterado y sin calostros del ordeño higiénico, regular y completo e ininterrumpido de las hembras domésticas sanas y bien alimentadas”. Dependiendo de las regiones, la leche más común proviene de las vacas, las ovejas o las cabras.

Lo segundo que señalan los expertos de la FEN es que la composición de la leche es rica en distintos nutrientes, como minerales, proteínas y vitaminas, que contribuyen al buen estado de la salud, así como al correcto funcionamiento de algunos procesos internos del organismo.

Principalmente, indican, la leche es una fuente de calcio, un mineral esencial en la formación de los huesos y dientes; es por ello que se aconseja su consumo desde la infancia hasta la edad adulta para favorecer la salud ósea y prevenir algunas afecciones como la desmineralización de los huesos.

Asimismo, según la FEN, la leche y sus derivados, como el queso, contienen cantidades significativas de vitamina B12, la cual tiene múltiples propiedades para el cuerpo, siendo además uno de los compuestos que favorecen la formación de glóbulos rojos en la médula ósea. Entre otras vitaminas, estos productos se caracterizan por la presencia de vitamina D, que posibilita la absorción y utilización del calcio en el organismo.

“La leche proporciona entre un 10 y un 15 por ciento de la ingesta diaria recomendada de vitaminas del complejo B, que participan en varias rutas metabólicas como la síntesis de hormonas y la obtención de energía a partir de los nutrientes. Las más destacables son la B12 y la rivoflavina”, precisa el portal sobre salud Cuídate Plus.

Cabe señalar que pese a sus componentes nutritivos, existen casos en los que el consumo de leche de vaca está contraindicado, como en los pacientes de intolerancia a la lactosa, alergia a la leche y galactosemia (según Medline Plus, se trata de una afección en la que el cuerpo no puede metabolizar correctamente el azúcar simple galactosa, un componente de la lactosa presente en la leche).

¿Qué dicen los veganos?

El veganismo se diferencia del vegetarianismo en que no consume ningún producto de origen animal, no solo la carne, sino también otros que se originan de la explotación de la fauna, como la leche, los huevos, la ropa, entre otros.

En una publicación en la que se define el veganismo, el portal Food for Life precisa que con relación a la leche, quienes siguen esta corriente argumentan que con su consumo se sostiene una industria que ha perjudicado a los animales. “Las vacas lecheras se embarazan anualmente para garantizar que produzcan la leche adecuada. En la naturaleza, el ternero amamantaría durante casi un año, pero la industria láctea niega la naturaleza, como el ternero. Algunos terneros pueden separarse de sus madres el primer día de vida; otros pueden permanecer unos pocos días. Pero como subproductos inevitables de la incesante producción de leche, cada uno tendrá que soportar uno de varios destinos posibles”, explica.