vida moderna

Té detox de cúrcuma para depurar el organismo naturalmente: así se puede preparar

Esta especie es una buena aliada para desintoxicar el cuerpo, ya que tiene efectos protectores sobre el estrés oxidativo de las células.


La cúrcuma es una de las especies que ha llevado la delantera en cuestión de salud. Esto se debe a que se le atribuyen varios beneficios para el organismo, por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Según el Grupo Sanitas de España, los curcuminoides que tiene la cúrcuma le confieren grandes propiedades antiinflamatorias y es recomendada para trastornos en los que exista inflamación, como la enfermedad de Crohn, los trastornos menstruales, enfermedades del intestino, colon irritable, colitis, artritis, obesidad, síndrome del túnel carpiano, etc.

El magacín Medical News Today señala que esta especie aumenta la función inmune del organismo debido a que aporta antioxidantes, tiene propiedades antivirales, antiinflamatorias y antibacterianas. Con estas funciones en combinación, puede ayudar a regular las células y hacerlas fuertes frente a enfermedades como el cáncer, el Alzheimer e incluso prevenir problemas cardiovasculares.

Según un estudio publicado en Nutrition Journal, la cúrcuma y la curcumina mostraron ser efectivas para disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, gracias a su efecto cardioprotector.

Cúrcuma té
Es necesario que la infusión de cúrcuma tenga un poco de pimienta negra. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Ahora bien, un estudio publicado en Journal of Applied Toxicology señala que la cúrcuma es una buena aliada para desintoxicar el cuerpo, ya que tiene efectos protectores sobre el estrés oxidativo de las células. El estudio concluyó que la cúrcuma puede eliminar toxinas que no son necesarias en el organismo.

La Escuela de Medicina de Corea del Sur también respalda la efectividad de la cúrcuma a través de una prueba en la que los científicos encontraron que este té puede proteger al hígado de lesiones hepáticas, esto es, gracias a los antioxidantes que aporta la cúrcuma.

Cabe resaltar que es necesario que la infusión de cúrcuma tenga un poco de pimienta negra, así lo justifica un estudio realizado por el Departamento de Farmacología del Colegio de Medicina de la India, el cual encontró que la cúrcuma no se absorbe fácilmente en el cuerpo; por eso, con la pimienta negra que tiene piperina, una sustancia capaz de aumentar la concentración de la cúrcuma, favorece sus efectos en el organismo.

Té de cúrcuma

Ingredientes

  • 4 tazas de agua.
  • 1 ½ cucharadita de polvo de cúrcuma (también puedes usarla fresca).
  • Pimienta negra.
  • 1 limón o lima en rodajas.
  • Jengibre.

Preparación

  • Poner a hervir el agua, cuando llegue al punto de ebullición, agregar la cúrcuma, una pizca de pimienta negra y las rodajas del limón o lima.
  • Luego, dejar que la mezcla hierva por diez minutos para que se incorporen los ingredientes.
  • Antes de servir, colar el té y como opción se puede endulzar con un poco de miel.

Leche dorada

La leche dorada, popularmente llamada como golden milk, se ha convertido en un producto estrella de la medicina naturista. Es una bebida a base de cúrcuma, muy fácil de preparar en casa y, además, especialmente rica en su sabor.

Entre sus propiedades se destacan las antiinflamatorias, las analgésicas y las antioxidantes. Por eso, según Medicina Ayurveda, es uno de los productos más empleados para mejorar la digestión, la circulación sanguínea y fortalecer el sistema inmunológico.

Ingredientes

  • 1 taza de leche vegetal de tu elección (almendra, arroz, coco, etc.) (250 ml).
  • ½ cucharada de pasta de cúrcuma (8 g).
  • 1 cucharadita de miel (7,5 g).

Preparación

  • Calentar todos los ingredientes, excepto la miel, en una cacerola.
  • Revolver con frecuencia para que los ingredientes se disuelvan sin hervir.
  • Agregar la miel y disfrutar de esta deliciosa bebida.

Efectos secundarios:

Una publicación de Specialist Pharmacy Center señala que los signos más comunes de intoxicación si se ingiere en altas dosis serían:

  • Reflujo gastroesofágico con náuseas.
  • Heces amarillas.
  • Estreñimiento, dispepsia y diarrea.
  • Distensión abdominal y dolor de estómago.