vida moderna

Té verde con limón: cuáles son las propiedades que aporta en el organismo esta bebida

Es importante que las personas con enfermedad hepática consulten a un médico antes de beber esta mezcla.


El té verde con limón es una bebida que se puede tomar caliente o fría y los expertos recomiendan hacerlo sin azúcar para que esta mezcla no pierda las propiedades.

Esta bebida es antioxidante y se puede consumir de forma regular, pero sin exceso. Además, es muy buena para ayudar con la digestión, previene los síntomas gripales, contribuye a reducir la fiebre y el dolor de garganta.

Asimismo, cuando se consume de forma regular, previene el acné, ayuda a eliminar toxinas cuando se ingiere en ayunas y mejora el aspecto del cabello.

También, es utilizado en las dietas de las personas que están bajando de peso, pero tenga en cuenta que esta bebida no es mágica y para obtener los resultados es necesario tener un plan de alimentación guiado por un experto y la clave está en tener un déficit calórico, que es cuando las personas consumen menos calorías que las que gastan en el día a día.

Otro beneficio de esta mezcla es que ayuda a reducir los síntomas premenstruales, pero hay que añadirle canela para que haga efecto.

De igual forma, se considera que esta mezcla es ideal para las personas que hacen ejercicio, ya que al tomarla antes de los entrenamientos aporta la energía necesaria que el cuerpo necesita.

Igualmente, esta bebida es ideal para aumentar el consumo de vitamina C de una persona, ya que el limón es una fruta con alto contenido en Vitamina C y mejora la absorción del hierro presente en los alimentos de origen vegetal y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunológico.

No obstante, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud (NIH por sus siglas en inglés) aunque es poco común, se han informado problemas hepáticos en varias personas que tomaron productos de té verde, principalmente extractos de té verde en forma de píldora.

Por tal razón, las personas con enfermedad hepática deben consultar a un médico antes de tomar productos con extracto de té verde. Las personas que toman extractos de té verde, especialmente aquellas con enfermedad hepática, deben suspender su uso y consultar a un proveedor de atención médica si desarrollan síntomas de problemas hepáticos (como dolor abdominal, orina oscura o ictericia).

Hay que señalar que los tés verde, negro y oolong provienen de la misma planta, Camellia sinensis, pero se preparan con diferentes métodos. Para producir té verde, las hojas de la planta se cuecen al vapor, se fríen y se secan.

Además, el té verde se ha utilizado con fines medicinales en China y Japón durante miles de años.

No obstante, hay que señalar que el té verde contiene cafeína y beber bebidas con cafeína durante el día parece prevenir una disminución del estado de alerta. Además, el NIH reveló que un pequeño número de estudios sugiere que tanto el té verde como el negro podrían tener efectos beneficiosos sobre algunos factores de riesgo de enfermedades cardíacas, como la presión arterial y el colesterol. Sin embargo, la investigación tiene limitaciones, incluida la forma en que se evaluaron los datos y las diferencias en las poblaciones de estudio, por lo que no se han llegado a conclusiones definitivas.

Por su parte, los limones contienen un alto porcentaje de antioxidantes y estos ayudan a proteger las células del cuerpo del daño celular.

“Un limón exprimido proporciona alrededor del 21 % del valor diario (VD) de una persona y este compuesto estimula la producción de óxido nítrico, un vasodilatador que relaja las paredes de las arterias, facilitando la circulación de la sangre”, señaló un estudio publicado en The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Además, esta fruta contiene pocos nutrientes, proteínas, grasas, carbohidratos o azúcar y al combinarla con agua contiene solo pequeñas cantidades de otras vitaminas y minerales, como potasio, ácido fólico y algunas vitaminas B.