Hombros - dolor - desgarro
Los objetivos del tratamiento de la tendinitis son aliviar el dolor y reducir la inflamación. - Foto: Getty Images

vida moderna

Tendinitis en el hombro: el ejercicio que ayuda a aliviar el dolor

La mayoría de los casos de tendinitis responden a medidas de cuidado personal.

La tendinitis es la inflamación o la irritación de un tendón que son las cuerdas fibrosas que unen el músculo al hueso, de acuerdo con Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

Además, explicó que si bien la tendinitis puede ocurrir en cualquiera de los tendones, es más frecuente alrededor de las rodillas, los hombros, los codos, las muñecas y los talones, los síntomas comprenden los siguiente:

  • Dolor que, por lo general, se describe como un dolor sordo, especialmente, cuando se mueve la extremidad o la articulación afectada.
  • Sensibilidad.
  • Hinchazón leve

Por ello, si se presenta en el hombro, el portal CuídatePlus reveló algunos ejercicios para aliviar el dolor, ya que la mayoría de los casos de tendinitis se pueden tratar eficazmente con cuidado personal y para el primero se debe dejar caer el brazo como un péndulo y se realizan suaves círculos.

Para el segundo hay que poner la palma de la mano del brazo afectado sobre el hombro contrario y con la mano libre se debe empujar el codo flexionado hacia el lado opuesto.

La tercera recomendación es apoyar los brazos sobre una pared y flexionarlos como cuando se hacen flexiones de pecho, pero en esta oportunidad será sobre una pared.

La otra sugerencia es poner la mano en la espalda y tratar de llevarla hacia el cuello lo que más se pueda.

Para los otros ejercicios es necesaria una banda elástica y esta se debe sujetar en una puerta y con las dos manos se toma y se lleva hacia el pecho.

De todos modos, lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Adicional, es importante consultar a un médico si los signos y síntomas persisten e interfieren en las actividades diarias por más de unos pocos días.

Por su parte, la entidad sin ánimo de lucro reveló algunas sugerencias para reducir el riesgo de padecer tendinitis:

  • Relajación. Es mejor evitar actividades que provoquen un esfuerzo excesivo para los tendones, especialmente por períodos prolongados. Si se nota dolor durante un ejercicio en particular se debe suspender y hay que descansar.
  • Combinación. Si un ejercicio o actividad causa un dolor persistente y particular, es mejor intentar otra cosa. Los ejercicios con máquinas pueden ayudar a combinar un ejercicio de carga por impacto, como correr, con ejercicios de menor impacto, como andar en bicicleta o la natación.
  • Mejorar la técnica. Si la técnica en una actividad o ejercicio es deficiente, esta puede estar llevando a tener problemas con los tendones. Por ello, es importante considerar tomar clases u obtener instrucciones profesionales cuando se comienza un deporte nuevo o cuando se usan equipos para ejercicios.
  • Estiramiento. Después del ejercicio, hay que tomarse un tiempo para estirar, y así poder maximizar la amplitud de movimiento de las articulaciones. Esto puede ayudar a minimizar los traumatismos reiterados en tejidos tensos. El mejor momento para estirar es después del ejercicio, cuando los músculos entraron en calor.
  • Usar una correcta ergonomía en el lugar de trabajo. Si es posible, se debe hacer una evaluación ergonómica del lugar de trabajo y se debe ajustar la silla, teclado y escritorio siguiendo las recomendaciones para la estatura, longitud de brazos y tareas habituales. Esto ayudará a proteger todas las articulaciones y tendones de la tensión excesiva.
  • Preparar los músculos para practicar deportes. Fortalecer los músculos que se usan en la actividad o deporte puede ayudarlos a resistir mejor el esfuerzo y la carga.