salud

Tres vitaminas que ayudan a subir las defensas y mejorar el sistema inmune

La ingesta de vitaminas es importante para la prevención de enfermedades.


El sistema inmunitario es una red compleja de células, tejidos, órganos y las sustancias que estos producen, y que ayudan al cuerpo a combatir infecciones y otras enfermedades, según Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Por esta razón, tener un sistema inmunológico sano es clave para hacerle frente a posibles afectaciones por bacterias y virus dañinos que pueden generar efectos negativos en el organismo. Cuando el organismo detecta sustancias extrañas que pretenden invadirlo, se pone en marcha la respuesta inmune.

El sistema inmunitario tiene muchas partes diferentes, incluyendo:

  • La piel: puede ayudar a evitar que los gérmenes ingresen al cuerpo.
  • Membranas mucosas: son los revestimientos internos húmedos de algunos órganos y cavidades corporales. Producen mucosidad y otras sustancias que pueden atrapar y combatir los gérmenes.
  • Glóbulos blancos: luchan contra los gérmenes.
  • Órganos y tejidos del sistema linfático: incluyen el timo, el bazo, las amígdalas, los ganglios linfáticos, los vasos linfáticos y la médula ósea. Producen, almacenan y transportan glóbulos blancos.

Para cuidar el sistema inmunológico hay que llevar una alimentación sana y balanceada, además, porque llevar una dieta equilibrada a lo largo de la vida, ayuda a prevenir la malnutrición en todas sus formas, así como diferentes enfermedades no transmisibles y trastornos.

Así mismo, el portal Hospital Clínica Bíblica, listó una serie de vitaminas con las que es posible ayudar al sistema inmune a mantenerse fortalecido para combatir enfermedades:

  1. Vitamina B6: esta vitamina se considera vital para que el organismo afronte reacciones bioquímicas. Se puede encontrar en el pollo y el pescado como el salmón y el atún. La vitamina B6 también se encuentra en vegetales verdes y en los garbanzos.
  2. Vitamina E: gracias a que se considera un poderoso antioxidante ayuda a combatir las infecciones. Los alimentos que más la contienen son: las nueces, las semillas, las espinacas y algunos aceites como el de girasol o el de soya.
  3. Vitamina C: entre los grandes beneficios de este nutriente está el ser un gran propulsor del sistema inmune, pues su deficiencia en el cuerpo implica contraer diferentes enfermedades. Algunos alimentos ricos en vitamina C son las naranjas, el limón ácido, las mandarinas, las fresas, el chile dulce, las espinacas, la coliflor y el brócoli.

Hábitos para cuidar el sistema inmune

Según la experta Jenna Macciochi, de la Universidad de Sussex, hay una serie de pequeñas cosas por hacer para que este sistema alcance su estado óptimo. Estas son:

  • Lavar las manos con mucha agua

El truco está en hacerlo bien, con frecuencia y, más que con mucho jabón, con mucha agua (si es tibia, mejor). Y por hacerlo bien los expertos quieren decir fregarlas por 20 segundos. Los antibacteriales funcionan mejor si contienen un alto porcentaje de alcohol y menos si las manos están muy sucias.

  • La dieta mediterránea

Consiste en frutas y vegetales de muchos colores porque esa variedad garantiza bastantes antioxidantes y nutrientes que reducen la inflamación. Si se pueden consumir con cáscara, mucho mejor, pues ayuda a proteger la flora bacteriana en el tracto digestivo. Macciochi resalta el ajo, bulbo con alicina, una sustancia con efectos antibacteriales, antiinflamatorios y antimicrobianos. Pero solo funciona triturado y luego de esperar unos minutos antes de cocinarlo.

  • Dormir bien

Los expertos en sueño señalan que dormir las horas que requiere el organismo, entre siete y ocho, es esencial para una buena salud. Según la experta, si no se duerme plácidamente, se debe ajustar el sueño para que el cuerpo sienta la diferencia. Esto se debe a que la melatonina, que estimula las nuevas células inmunológicas, trabaja en la noche.