ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×
Semana-Videos

Filtrar:

VIDEO

“En lugar de recomendar un cigarrillo electrónico diría: fume mejor el convencional”

El médico psiquiatra Carlos Gómez Restrepo, decano de Medicina de la Universidad Javeriana, señala que ante el peligro de vapear, el cigarrillo de combustión es una mejor alternativa. El especialista cuenta por qué es dañino y por qué lo prohibiría.

SEMANA: ¿Qué es lo que está pasando hoy con los cigarrillos electrónicos?

Carlos Gómez Restrepo: Se pensaba que no tenían problemas para el pulmón porque no tenían humo. Sin embargo, las sustancias que se adicionan para vaporizar, el glicerol, el propilenglicol  y otros ingredientes más, ahora les meten hasta marihuana, llevan a que existan daños en el pulmón. La semana antepasada en el ‘New England Journal of Medicine‘ salió el primer reporte alrededor de un número de muchachos que están en cuidado intensivo en hospitales norteamericanos por el vapeo por una neumonía por una reacción alérgica. Varios de ellos, un 33 por ciento, terminaron intubados en un respirador artificial y mientras esto pasaba, seis de ellos murieron. 

SEMANA: ¿Hay motivos para estar preocupados en Colombia? 

C.G.R.: Este es el inicio de una epidemia. En los colegios de Colombia se calcula que más o menos 16 por ciento de los jóvenes, entre 13 a 18 años, están consumiendo cigarrillo electrónico en el colegio o en las fiestas. Esto es un problema grandísimo porque no es solo el problema pulmonar sino el de la adicción a la nicotina. Se sabe que la nicotina en esos niveles que da el cigarrillo electrónico en cerebros en formación –porque ese órgano a los 12 a los 17 años todavía se está desarrollando- lleva a cambios estructurales, lleva a la necesidad de emociones muy fuertes. El cerebro va a quedar con una impronta de requerir cosas muy fuertes y esto lleva a escalar en otro tipo de drogas. Falta por estudiar pero todas las pruebas a nivel de neurociencias muestran que esto va para allá.

SEMANA: ¿Cómo llegó un producto para adultos a manos de los jóvenes?

C.G.R.: El cigarrillo empieza en 2013 y se ha ido incrementando su uso exponencialmente. El vapeo se ha convertido en un sistema de adicción muy grande para jóvenes y para adultos. Se vendió inicialmente con la idea de que disminuía el consumo del cigarrillo convencional. Eso llevó a que se concibiera como algo que no hace daño y más aún, algo que podría beneficiar. Pero el cigarrillo electrónico empezó a consumirse muy rápido bajo el imaginario de que no producía daño. En encuestas en Norteamérica se calculaba que el 60 por ciento de los jóvenes para ese momento 2018 no sabían que el vapeado podría producir daño. Tanto padres como hijos pensaban que no hacía daño y por eso se empezó a vapear por todos lados como algo muy bueno. Hoy en día se ha visto que no es verdad que sea bueno, que generaba daños a la salud de diferente tipo. 

SEMANA: Es cierto que la nicotina es adictiva pero menos dañina que todas las demás sustancias que resultaban del cigarrillo de combustión. ¿Qué pasó entonces?

C.G.R.: Un cigarrillo convencional produce niveles de nicotina del 2 por ciento, pero con los cigarrillos electrónicos se empezó a incrementar el porcentaje de nicotina. Y hoy se sabe que muchos de ellos derivan en 4 y 6 por ciento, es decir dos y tres veces más nicotina. La nicotina es una sustancia que da adicción, de hecho los fumadores se vuelven adictos al cigarrillo por la nicotina pero hoy el cigarrillo electrónico produce más adicción que el cigarrillo convencional. Si fuese yo a recomendar un cigarrillo electrónico diría fume mejor el otro. 

SEMANA: ¿Entonces la nicotina es un elemento más adictivo en los cigarrillos electrónicos? 

C.G.R.: Los vaporizadores se empezaron a mezclar con sabores muy ricos: vainilla, fresa, maracuyá. Esto es importante porque aparentemente es inocuo. La vainilla con esa vaina es muy rica, deliciosa, la fresa huele rico. Todos estos olores ayudan a que uno se quede más adicto. La vía más rápida al cerebro es el olor. La adicción entonces no solo la produce la nicotina sino los saborizantes. Es una mezcla muy adictógena, más que lo regular. Básicamente  los niveles de nicotina que se adquieren en la sangre vía cigarrillo electrónico son dos o tres veces más que con un cigarrillo convencional, de tal manera que el poder adictógeno es mucho mayor. 

SEMANA: ¿Ese es otro de los grandes peligros? ¿Que sea una puerta para otras sustancias?

C.G.R.: Siempre se ha dicho que el cigarrillo y el alcohol son puertas para otras drogas, pero es que estos cigarrillos no están dando el 2 por ciento de nicotina sino el 4 y hasta el 6 por ciento. Eso es el doble o el triple en el cerebro de jóvenes que antes no fumaban. Como el vapeo se propagó con ese halo de que no hacía daño, permitió que mucha más gente ingresara a esto y no lo iba a  hacer con el cigarrillo normal. Ahora están ingresando a un cigarrillo electrónico que produce mucho más daño por la cantidad de nicotina que el otro. 

SEMANA: ¿Qué cifras hay de consumo en Estados Unidos?

C.G.R.: En Norteamérica ya se calcula que uno de cada cuatro jóvenes en colegios está consumiendo  el cigarrillo electrónico cuando antes con el cigarrillo normal era menos. O sea que nos fuimos a un problema más grave. Esto es lo que llaman algunos artículos editoriales de revistas científicas un caballo de Troya: muy lindo por fuera pero por dentro trae el picante. Este cigarrillo está generando una epidemia en jóvenes y un problema de salud pública porque daña el pulmón y el cerebro, y no es tan bueno como parecía. El presidente de Estados Unidos pensó en prohibirlo pero no es el primero, ya Australia lo prohibió, Canadá lo prohibió y se empezó a regular en toda Europa. En Colombia hay que hacer algo. No se puede quedar atrás. 

SEMANA: Pero también hay países como Gran Bretaña donde han acogido a los cigarrillos electrónicos y no solo eso, Public Health England muestra con orgullo cómo se ha desestimulado el consumo de cigarrillo de combustión a favor del cigarrillo electrónico. ¿Qué piensa de eso? 

C.G.R.: Sin embargo debajo de Inglaterra, en Europa están regulando y de acuerdo con lo que conozco y también en Inglaterra, esto no es tan real. Yo quisiera ver estos reportes en revistas científicas porque hablar esto dentro de los que lo fabrican es complicado porque hay un interés económico importante y el negocio es brutal. Es un supernegocio. 

SEMANA: Las investigaciones preliminares de los casos apuntan a que sería un elemento en la marihuana derivado de la vitamina E. ¿No será más prudente esperar a que se hagan los estudios? ¿O es mejor aplicar el lema de ante la duda abstente?

C.G.R.: Es interesante la pregunta. Las personas que se han hospitalizado han revuelto con marihuana y hay cosas que tienen que ver con la vitamina E y otras cosas que producen reacciones y alergias muy fuertes. Pero independientemente de eso, cuando yo tengo uno de cuatro jóvenes vapeando ya es un problema, empecemos por ahí. Si necesito más muertes para empezar a pensar que es un problema, estamos yéndonos un poco lejos. Yo pienso que hay que empezar a pensar desde antes y claramente que entre esa gran masa de personas a unos les pueden dar neumonías y a otros problemas del cerebro.

Porque cuando yo hiperactivo las áreas cerebrales que la nicotina activa estas áreas me quedan activadas. Todos los estudios van para allá. Y esa gente que va a requerir esa activación para estar bien, es gente que en términos psiquiátricos va a quedar prendida a emociones fuertes y va a requerir de muchas cosas para sentirse satisfecho. De eso no han hablado. Más rápido va a consumir otro tipo de cosas, porque es más indetectable. ¿Vamos a esperar como país a ver eso?

SEMANA: ¿Qué pasa con los adultos que sí se benefician con el cigarrillo electrónico porque eran fumadores pesados de cigarrillo de combustión y con este aparato podían reducir su riesgo?

C.G.R.: Yo pienso que hoy no es solución y la sociedad de neumólogos está pensando en otras alternativas, alguien que recete esto como médico tiene una gran ignorancia de lo que está ocurriendo. Hay casos de casos y se podrían estudiar pero en general no. 

SEMANA: ¿En este escándalo ustedes incluyen a todas las marcas?

C.G.R.: Sí. Hay unas más conocidas que son peores porque dan más niveles de nicotina. Pero aquí no hay concesiones. Hay personas que ya han muerto o que están hospitalizadas por esto, hay personas que están en un respirador artificial por esto. Hay vapeadores que han explotado en la cara del usuario y que se quemaron por esto. Es decir, hay suficiente evidencia para pensar que esto no es bueno. Hay reportes en revistas científicas y estudios en Estados Unidos que ya lo regularon. No podemos esperar y hay países muy claros en esto y Estados Unidos ya lo están pensado es porque uno de cada cuatro de secundaria está adicto, es un problema mayúsculo, más grande que muchos que hemos tenido

SEMANA: ¿Por qué no se ven estos casos en otros lados?

C.G.R.: Yo no sé si han pasado en otras ciudades. Lo que sé es que el subreporte es muy alto. Es como el suicidio. Hay problemas de reporte. Depende del sistema de reportes. Pero yo creo que sucede cada vez más y hay reportes al interior del consultorio mismo y uno ve jóvenes con este problema. Y surgen casos y casos. La posición es que hay que esperar muertes y casos pero cada vez más hay reportes de la gente que es una dificultad que se viene dando, que en los baños se encierran a hacerlo, que muchos lo consumen brutalmente. 

SEMANA: ¿Con qué síntomas llegan?

C.G.R.: Gente que requiere consumir y consumir como con cualquier adicción. Empiezan a chupar y a chupar y necesitan mantener eso y les da mucha satisfacción y cuando lo revuelven con otras cosas pues llevan a otras cosas.

SEMANA: Entonces, ¿lo más importante es la adicción a la nicotina?

C.G.R.: Lo más importante es la adicción a la nicotina y los excipientes que van con los vapeadores.

SEMANA: Qué es más problemático, ¿el aparato o los líquidos?

C.G.R.: Es como preguntar si el problema es la pistola o la bala. Pienso que el vapeo es un medio para la bala.

SEMANA: ¿Cuál es el costo en salud pública?

C.G.R.: El costo va a ser altísimo para el país porque no tenemos muy claro qué va a pasar con los jóvenes que escalan a otras cosas. Uno puede predecir que va a ser mayor.

SEMANA: Cuando dicen regular, ¿qué cosas implica?

C.G.R.: Yo creo que esto no debe estar. Regular es poner una edad, no vender en cualquier parte que uno llama y al joven se lo vendan en la casa. Eso es antiético para empezar. Cuestionable y pasa en Colombia, donde todo vale por el dinero.

SEMANA: ¿Entonces la idea es sacarlos del mercado?

C.G.R.: Sí, entre tanto no haya claridad. Y  restringir la venta. Si el cigarrillo normal tiene propaganda con sus daños y esto se vende bajo otro halo pues la gente está muy desinformada. Es una puerta de entrada brutal a cualquier adicción.

SEMANA: Personalmente, ¿qué haría? 

C.G.R.: Yo los prohibiría. En menores de 18 no me cabe duda. Hay que informar claro y tener expendios regularizados y si esto puede ayudar a la gente que fumaba debe ser bajo orden médica, tal y como se recetan las benzodiacepinas.

Cargando Comentarios...

LO MÁS VISTO

04

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1997

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall