Home

Gatos

Artículo

Los gatos pueden tener memoria a corto plazo hasta por 16 horas. - Foto: getty images

comportamiento felino

¿Los gatos pueden estar molestos con sus dueños?

Recientes estudios han demostrado que los gatos cambian su comportamiento para demostrar ‘molestía’ frente a sus dueños.

Al igual que los humanos, los gatos (y en general los animales domésticos) tienen una memoria a corto y largo plazo. Esto hace posible que puedan conservar memorias molestas especialmente relacionadas con sus dueños, ya sea porque no recibieron atención o tal vez porque lo pisan sin querer. Los felinos pueden demostrar emociones negativas que les produce el recuerdo con sus acciones.

Esto, para muchas personas, puede significar que los gatos pueden estar resentidos. Sin embargo, esta no es la palabra adecuada para definir su comportamiento, de hecho, los expertos afirman que esto es un acto de supervivencia.

Según el especialista en comportamiento animal Mikel Delgado, el acto de guardar memorias y generar asociaciones basadas en ellas es necesario desde una corta edad. Gracias a esto, los animales pueden sobrevivir más fácilmente en la naturaleza. Hoy en día, que los gatos son animales domésticos, esto sigue ocurriendo, al menos así lo explica el experto en una entrevista en The Dodo.

“Si un gato tiene una experiencia muy desagradable (cómo que le pisen la cola o que lo asusten), lo va a recordar muy bien. Ellos solo están recordando lo que es importante para sobrevivir y estar seguros”, explica Delgado. Sin embargo, hay otros factores que pueden cambiar el tiempo que un gato recuerda estos malos momentos.

Los gatos perdonan pero no olvidan

Según un estudio publicado en la revista Animal Cognition, los gatos pueden tener memoria a corto plazo hasta por 16 horas, al menos los gatos adultos. Los gatos de menos de un año no tienen tanta capacidad de recordar, pero su olfato sí que juega un papel importante en la memoria a largo plazo. Es decir que en su adultez es más probable que reaccionen frente a un olor específico, que frente a un lugar o persona específica.

De hecho la capacidad de memoria de los gatos es mayor que la de los perros, los orangutanes y los monos. Según el estudio, esto se debe a que la estructura cerebral de los gatos es similar a la de los humanos. Esto les permite saber cuándo es hora de comer, cómo abrir una puerta e incluso qué maullidos son los mejores para comunicarse con sus dueños.

Cabe resaltar que las asociaciones que crean los gatos se dan por repetición. Es decir, si un gato se enfrenta muchas veces a un mismo estímulo negativo en compañía de una persona o en un lugar específico, a largo plazo, es más probable que genere un rechazo a estos factores.

En otras palabras, los gatos pueden demostrar ‘resentimiento’, causado por el miedo o la ansiedad que les genera un momento específico y, si ese momento se sigue repitiendo, pueden generar una asociación negativa con su dueño. Lo ideal es identificar cuando los felinos están en este estado y reforzar asociaciones positivas.

¿Cómo saber si un gato está molesto?

  • Se esconde debajo de los muebles.
  • Evita estar en el mismo espacio que sus dueños.
  • Sus orejas están contraídas hacia atrás.
  • Evita el contacto visual e incluso llega a gruñir si alguien se acerca.

¿Cómo generar vínculos positivos con un gato?

Los gatos, al igual que los perros, tienen sus propios métodos de generar vínculos, pero pueden ser más difíciles de descubrir. A diferencia de los perros, el contacto físico espontáneo puede no ser una buena idea. Según la fundación de la International Association of Animal Behavior Consultants (IAABC), los gatos responden mejor con acercamientos más pasivos.

  • Estar sentado a unos cuantos metros de distancia mientras el animal come puede ayudar a generar asociaciones de seguridad.
  • No hay que llamar al gato, los ruidos pueden generarle más molestia y aumentar su ansiedad.
  • Si el gato tiene un lugar favorito para dormir, también es ideal estar cerca a él en esos momentos. El recuerdo que más va a prevalecer es el de seguridad.

Saber esto es una gran herramienta para los dueños de felinos, pues aprender del comportamiento de sus mascotas puede ayudar a crear un mejor ambiente y convivencia.