fauna

Así le salvaron la vida a un zorro cañero atropellado en una vía de Cartago

Casi 10 horas duró la cirugía de este mamífero víctima de un conductor irresponsable que lo atropelló y dejó a su suerte. Médicos veterinarios de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC) lograron que el animal recuperara la movilidad de sus extremidades traseras.


El pasado 16 marzo, habitantes de Cartago, municipio del Valle del Cauca, encontraron a un zorro cañero abatido y malherido en la orilla de una carretera cercana a los cañaduzales de la zona. Un conductor no se percató de la presencia del mamífero y lo atropelló con su vehículo, causándole serias fracturas en sus dos patas posteriores.

De inmediato, la comunidad le reportó el caso a los funcionarios de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), quienes lo trasladaron al centro de atención y valoración de fauna silvestre en Palmira. Allí, según Rosa Alexandra Duque, bióloga de la entidad, evidenciaron fracturas en el fémur derecho y tibia izquierda debido al certero golpe recibido por el automotor. El zorro se salvó de milagro.

Le puede interesar: Aparece zorro en barrio de Bogotá durante primer día de aislamiento por coronavirus

El pequeño mamífero, con un pelaje grisáceo con algunas manchas carmelitas, fue atendido por veterinarios de la entidad, quienes le brindaron un adecuado tratamiento para estabilizarlo y evitarle más dolor. Pero sus heridas no iban a sanar por sí solas, necesitaba urgente una cirugía ortopédica especializada, un reto que sólo un médico veterinario en Cali podía atender.

El zorro juvenil se salvó de milagro. Después de una larga operación, hoy ya mueve un poco sus extremidades. Foto: CVC.

La cuarentena obligatoria por el coronavirus trancó la cirugía. Según la CVC, el médico veterinario que valoró al zorro en Cali, le solicitó a un proveedor de Bogotá unos elementos quirúrgicos de última tecnología, herramientas necesarias para devolverle la funcionalidad de las extremidades afectadas al animal.

Andrés Felipe Morales, veterinario encargado de devolverle la esperanza vida al zorro atropellado, informó que el propósito siempre fue operarlo para así poder devolverlo a su hábitat natural. 

“Por eso decidí que debía mejorarse la técnica y pedir esos materiales, pero fue algo muy complicado. La entrega estaba programada para el 27 de marzo, pero los elementos quirúrgicos nunca llegaron por la cuarentena. Luego nos tocó hacer muchas gestiones para que nos entregaran los implementos y finalmente se logró hacer la cirugía el pasado 3 de abril”, recordó Morales.

El zorro soportó más de 10 horas de cirugía, procedimiento que se demoró por la cuarentena. Foto: CVC.

En Cali, el zorro cañero entró al quirófano. Cerca de 10 horas destinó Morales para hacer tres intervenciones que sanaran la fractura de la tibia izquierda, la displasia de cadera completa de la articulación coxo-femoral izquierda y la fractura en fémur derecho. 

Le puede interesar: ¿Sabe qué hacer si se encuentra un zorro cangrejero en su jardín?

“Con este tipo de materiales y elementos quirúrgicos, que son más costosos, estábamos asegurando que el zorro, una especie de la fauna silvestre del departamento, no tuviera a la vista la herida. Evitamos que tuviera mucho contacto con los humanos en su proceso de recuperación”, anotó el médico.

La cirugía fue exitosa. El salvador del zorro le acomodó unas placas de bloqueo de titanio de comprensión con tornillo en las partes afectadas, para así darle un mejor ajuste y una inmovilización más correcta, lo que le permitirá llevar una vida más tranquila.

Los aparatos que salvaron al zorro se demoraron en llegar debido al confinamiento obligatorio por el coronavirus. Foto: CVC.

El zorro cañero juvenil estuvo hospitalizado durante 10 días en una clínica veterinaria de Cali, donde poco a poco fue recuperando su aliento. Nunca perdió el apetito, ni su agresividad al percatarse de la presencia humana. El parte médico indicó una grata recuperación.

Le puede interesar: Aparece tierna cría de zorro cangrejero en Bucaramanga

El 14 de abril, el animal regresó al centro de atención de fauna silvestre de la CVC en Palmira, para iniciar un nuevo reto: una rehabilitación médico biológica. “Presenta cojera y está apoyando sus extremidades para descansar, más no para movilizarse. Las heridas están muy bien cicatrizadas y está aislado para evitar el contacto con los humanos”, dijo la entidad.

El pequeño mamífero trata de olvidar los rezagos de su fatídico encuentro con un conductor irresponsable, que no le importó dejarlo botado a su suerte en una carretera. Hoy se recupera satisfactoriamente de sus múltiples cirugías ortopédicas para corregir las fracturas en la cadera y miembros posteriores.


Varias placas metálicas esperan darle movilidad al zorro cañero. Foto: CVC.