Tendencias
El primer panel del Foro ¿Cómo va la recuperación del río Bogotá? remarcó el trabajo mancomunado de los diferentes actores para lograr la recuperación de este cuerpo de agua. Foto: EAAB - Foto: Foto: EAAB

grupo rio bogotá

Articulación, un paso clave para lograr la descontaminación del río Bogotá

El trabajo mancomunado entre los sectores público, privado, sociedad civil y organizaciones, es fundamental para tener un mayor impacto en la protección y conservación de este cuerpo de agua. Conozca las conclusiones del primer panel del foro de Grupo Río Bogotá.

* Este es un contenido periodístico de la Alianza Grupo Río Bogotá: un proyecto social y ambiental de la Fundación Coca-Cola, el Banco de Bogotá del Grupo Aval, el consorcio PTAR Salitre y la Fundación SEMANA para posicionar en la agenda nacional la importancia y potencial de la cuenca del río Bogotá y  sensibilizar a los ciudadanos en torno a la recuperación y cuidado del río más importante de la sabana.

La articulación entre todos los actores públicos, privados y de la sociedad civil, es uno de los principales pasos para llevar a feliz término el megaproyecto de recuperación del río Bogotá. Una iniciativa con la cual se generará desarrollo social, económico y medioambiental, no solo en Bogotá, sino en todos los municipios de Cundinamarca colindantes con esta cuenca hidrográfica.

En contexto: Renace el río Bogotá: ¿Qué acciones se han emprendido para su descontaminación?

Esta es la conclusión a la que llegaron los participantes del primer panel de foro ¿Cómo va la recuperación del río Bogotá?, un evento virtual organizado por Grupo Río Bogotá que se llevó a cabo el miércoles, 3 de febrero, con la participación de representantes de entidades de los niveles nacional, regional, distrital y local, de la sociedad civil y de organizaciones medioambientales. 

Pablo Carrizosa, presidente de la Asociación de Usuarios de los Recursos Naturales Renovables y Defensa Ambiental de la Cuenca del Río Bogotá (ASURÍO) afirmó que, aunque “el río Bogotá ha avanzado mucho en la descontaminación”, hay partes de las sentencias que no se han cumplido, en especial la orden 4.20 relacionada con los planes maestros de acueducto y alcantarillado, por la falta de recursos.

La recuperación del río Bogotá es un proceso en el que el aporte de los actores público, privado y comunitario es fundamental, así lo vieron los expertos participantes en el primer panel del último foro organizado por Grupo Río Bogotá. Foto: Nicolás Acevedo

“Llegamos a la conclusión de que se necesitan 1,3 billones de pesos para desarrollar todos estos planes de acueducto y alcantarillados y solamente se tienen 0,3 billones de pesos. El dato de julio pasado es que la plata se tiene en un 26 por ciento y hace falta fondear un 74 por ciento. Esto es muy delicado porque si no se tienen los planes maestros de acueducto y alcantarillado no podremos descontaminar el río pese a los grandes esfuerzos que se están desarrollando”, manifestó.

Para darle un vuelco a este problema de financiamiento, Carrizosa invitó al Gobernador de Cundinamarca, Nicolás García, a hacer gestión con organismos multilaterales para conseguir esos recursos, al Gobierno nacional a apoyar el proceso verificando las fuentes de financiamiento y llamó al fortalecimiento de la participación de otros actores como la comunidad y a los constructores. También planteó “que se hace fundamental trabajar en alianzas público-privadas para resolver el problema de los planes maestros de acueducto y alcantarillado”.

Le puede interesar: "Siempre protegeré la naturaleza del río Bogotá"

Por su parte, Amaury Rodríguez, profesional especializado de la dirección general de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca CAR, se refirió al estado actual del proyecto de adecuación hidráulica y aseguró que se encuentra en un “momento muy estratégico” al realizarse en el tramo desde Puente Vargas y el nacimiento de este espejo de agua, donde, enfatizó, se encuentra el mayor número de ecosistemas.

Calificó este proceso de recuperación ecológica en esta parte de la cuenca como “una intervención construida” en la que han escuchado los puntos de vista de asociaciones medioambientales, de los expertos, de la academia y del Plan de Ordenación y Manejo de la Cuenca hidrografica del Río Bogotá (POMCA).

Le sugerimos: Conozca el extraordinario nacimiento del río Bogotá

Hizo un balance de las obras que desarrolla la CAR en las Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales, PTAR, de Salitre y Canoas. Sobre la primera aseguró que el avance de la obra alcanza el 92 por ciento “y esperamos que la terminemos este año” de la mano del Banco Mundial. Sobre la segunda, por su parte, comentó que adelanta el trabajo con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) para sacar adelante la construcción de esta obra que tratará 16 metros cúbicos de agua.

Entre las fuentes de financiamiento, destacó que “por medio del convenio 1832 de 2019, la Corporación compromete sus vigencias futuras de 2023 a 2049 para aportar 1,5 billones de pesos que equivale casi al 50 por ciento del cierre financiero de la Planta de Tratamiento Canoas”, aseguró. Prevé, también, que este año la EAAB termine la estructuración de la obra y de esta forma se pueda iniciar su construcción.

La comunidad, eje clave

Gloria Giraldo, representante Legal de la PTAR Salitre, hizo un repaso de los principales logros de esta obra de ingeniería en los cuatro años que cumple en su construcción y señaló que actualmente se han puesto en marcha las primeras líneas de tratamiento, lo que ampliará el tratamiento de 4 a 7 metros cúbicos de agua por segundo. También valoró el impacto de la remoción del sector de más de 1,8 millones de metros cúbicos de basura, ubicados en el antiguo botadero de El Cortijo que estaba en alto grado de descomposición.

El Gran Foro Río Bogotá - Balance reúne hoy a expertos y representantes de las entidades participantes, la sociedad civil, los gobernantes locales y miembros de organizaciones medioambientales. Foto: Nicolás Acevedo

“Los principales retos están en cómo encontrar el equilibrio entre la construcción de una mega obra que está ubicada en zona aledaña a la comunidad para no hacer una afectación, ni vulnerar la calidad de vida que ellos tienen. Que este tipo de obra no se vea como una afectación con ellos y con el hábitat del sector, sino como se interactúa para lograr entender todas esas inquietudes que tienen”, indicó.

Puedes leer: Piden declarar al río Bogotá como sujeto de derechos

Valoró la participación de la comunidad y dijo que se sigue cumpliendo con la cuota de mano de obra no calificada que debe provenir de las localidades que cubre el proyecto que son Suba y Engativá. Destacó la generación de transferencia de conocimiento con esta población y el montaje de espacios como, por ejemplo, las aulas del agua para fortalecer la interacción de estas personas con la cuenca.

Noticias relacionadas