Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/26/2007 12:00:00 AM

Del periodista Botero

Del periodista Botero Del periodista Botero
En vísperas de que saliera a librerías, dije a SEMANA que mi libro Últimas noticias de la guerra era una historia con un telón de fondo real en la cual se apelaba a elementos de ficción. Cité el episodio del nacimiento del hijo de Clara Rojas bajo bombardeos como ejemplo de este recurso, que luego fue criticado por algunos puristas. Unas semanas después, el señor Héctor Abad Faciolince se aprovechó de su condición de columnista de SEMANA para intentar (vanamente) una especie de boicoteo a mi libro, al que calificó de “basura literaria”. Entendí que sus señalamientos no eran más que una vulgar envidia y opté por guardar silencio.

Después, el señor Abad se dedicó a escribir sobre los mejores croissants de París y más tarde sacó un librito de autoayuda para los veraneantes de Cartagena y de Anapoima, así que me olvidé de sus ataques. Pero ahora, en la edición # 1307, arremete nuevamente contra mi trabajo, acudiendo otra vez a la idea de que yo engañé al público con un libro “mitad mentira y mitad verdad”. El contexto de su embestida es la confirmación que hizo el intendente Jhon Franco Pinchao sobre el nacimiento de un hijo de Clara Rojas en cautiverio.

Se nota que, ante la nueva evidencia, se ve obligado a decir algo. Pero lo que dice es basura: Abad se disfraza de pacifista para tocar los tambores del odio. Su camuflaje de niño bueno no logra disimular su sed de venganza. Y su división maniqueísta de nuestra sociedad no es más que una versión reencauchada de los discursos que nos tienen donde estamos.

Jorge Enrique Botero
Bogotá

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.