UNA VERDAD A PUÑO


En el reportaje que SEMANA le hizo al gerente de la Federación de Cafeteros (SEMANA
#908), se concluye que "las nuevas perspectivas del mercado del café, obligan a la Federación a replantear
su función". Esta afirmación es una verdad de a puño porque el presente y el futuro de la industria cafetera es
incierto.Es verdad que hoy la gerencia y la Federación ya no cumple ese papel predominante como en
tiempos de don Manuel Mejía. Las competencias de sobreoferta internacional eran en ese entonces motivo de
pactos efectivos para controlar el mercado. Para mejorar la economía de la Federación, no solamente se
necesita reordenar la política teórica sino tomar medidas efectivas:
1. Suspender los nuevos cultivos por un tiempo técnicamente calculado.
2. Reemplazar los cafetales improductivos por cultivos de pancoger.
3. Continuar fomentando y ampliando la fruticultura.
4. Continuar fomentando la ganadería, la piscicultura y la apicultura.
5. Incrementar la industria del turismo en la zona cafetera.
6. El espacio ganado por las exportaciones debe aumentarse en el mercado mundial mediante la consecución
de nuevos mercados.
7. Vender las inversiones improductivas (Bancafé, Aces).
8. No depender del fenómeno de 'El Niño' ni de las heladas del Brasil sino de una política de exportación,
eficiencia y rendimiento.Rosendo Antonio Chamorro MeraPasto