música

 “La escena underground siempre será más interesante”

Por: Alejandro Pérez

La edición número 24 de Rock al Parque trae a uno de los íconos del rock alternativo en el planeta: Lee Ranaldo, parte integral de la banda de culto Sonic Youth. El guitarrista habla con SEMANA de su presentación el próximo lunes, de sus influencias y de su trabajo musical.


SEMANA: Usted se presenta este lunes en Rock al Parque, ¿qué conexión tiene con el país?, ¿ya lo ha visitado?

L.R.: Estos últimos años he pasado mucho tiempo en Suramérica. Mi primera vez fue en 1995 y, desde entonces, me fascina vivir su cultura. El año pasado estuve en Medellín y di dos conciertos en un ambiente de universidad. Amé Medellín, la ciudad y todo lo que sucedía me cautivó, así que me entusiasma volver. En agosto conoceré a Bogotá.

SEMANA: ¿Qué incluirá en Rock al Parque del repertorio de Sonic Youth?

L.R: No creo que incluyamos nada de Sonic Youth. Cuando comencé a tocar solo interpreté algunas canciones de la banda y hace poco en Chile toqué una pero estos días me estoy concentrando en mis propias canciones.

SEMANA: Rock al parque es uno de los festivales más grandes de América Latina, ¿cree que mientras existan este tipo de eventos el rock tendrá larga vida, como una forma de huir de los digital?

L.R: No sé, a la gente le gusta ir a festivales y tal vez un festival en Colombia es la única forma de que yo pueda ir. Pero los festivales no son mis lugares favoritos para ver una banda porque hay muchas distracciones. Son divertidos pero no son mi lugar preferido para presentar mi música o para escuchar la música que me gusta.

SEMANA: ¿Qué deben esperar entonces los asistentes de Rock al Parque de su presentación?

L.R: Voy con un trío, con mi socio y productor Raül Refree y con un baterista. Tocaremos canciones de mi último disco Electric Trim. También tocaremos sonidos más experimentales. Hay tambores y percusión, yo toco la guitarra acústica y Raúl toca la guitarra eléctrica y el sintetizador. Es un sonido único, no tratamos de ser una banda tradicional de rock y puede ser una interpretación muy intensa y abstracta.

En Audio: calentando motores para Rock al Parque

SEMANA: Su producción más reciente ‘Electric Trim’ trae su impronta propia de rock, pero revela la influencia de sus viajes, ¿qué tanto ha cambiado su música al viajar por el mundo?

L.R.: No cabe duda: viajar por el mundo te amplía el panorama y te cambia la perspectiva sobre el lugar en el que vives, sobre cómo vives y sobre cómo viven otras personas. La primera canción de ‘Electric Trim’ se llama ‘Moroccan Mountains’ y tiene un montón de referencias a mis viajes a Marruecos, un lugar muy distinto y exótico comparado con lo que vivo en Nueva York. Me afectó profundamente estar allá, ver la manera en la que vive su gente.

SEMANA: Su nombre está atado al de Sonic Youth, banda que tuvo un impacto poco medido pero bien conocido, ¿es aún un honor haber hecho parte de SY y haber inspirado a bandas como Nirvana?

L.R.: Sin duda. Trabajamos juntos por 30 años y fue una de las experiencias definitivas de mi vida. No tenemos planes de hacer cosas nuevas, pero aún revisamos nuestros archivos y lanzamos material para mantener vivo el legado de la banda. Tuvimos la fortuna de interactuar con una gran cantidad de personas: con Nirvana, en sus comienzos, con Iggy Pop, Neil Young, Yoko Ono y más. Fue una carrera muy especial, éramos una banda ‘underground’ que tenía presencia por un sello discográfico grande, una circunstancia muy única.

SEMANA: ¿Qué es lo que más extraña de la época  del rock alternativo, de la música que se hacía 30 años atrás?

L.R: Yo fui muy feliz de experimentarlo pero la música es algo que siempre cambia. Creo que lo que más extraño es el momento antes de que la gente le llamara rock alternativo, cuando era sólo una comunidad undergorund experimental. Cundo la empezaron a llamar así, se había vuelto tan grande que había dejado de ser interesante, salvo algunas bandas increíbles como Nirvana. La escena underground siempre fue más interesante.

SEMANA: De una forma aprovecharon lo mejor de ambos mundos, del underground y del comercial...

L.R.: Estoy de acuerdo. Así lo veíamos. Mantuvimos nuestro enlace con lo underground y a la vez  publicamos discos que se lanzaban a nivel mundial. Hacíamos giras grandes y tocábamos en clubes pequeños... Hicimos muchas cosas... y, retomando lo que hablábamos de Nueva York, fuimos una banda que solo pudo nacer allí: somos producto de todas las corrientes que iban por la ciudad.

Thrown Over the Wall, de Electric Trim, su respuesta a tanta ‘derecha‘ en el mundo...

SEMANA: Hablando de influencias, ¿qué escucha y cómo escucha su música?

L.R.: Escucho muchísima música y de todas las maneras. Mp3 en el teléfono, streaming y también CDs y vinilos. En este punto mis hábitos  incluyen música de todos mis periodos, lo que crecí escuchando y producciones recientes, vanguardistas. Es un espectro musical amplio y en eterna expansión. Por ejemplo, desde que voy a Suramérica trato de escuchar mucho y entenderla más y más.

SEMANA: Hace mucho más que música, eso queda claro viendo su amplio recorrido, ¿puede compartir algunos de los proyectos que lo han satisfecho?

L.R.: Me formé como artista visual en la universidad. Lo he retomado con fuerza en esta última década. Muestro mis dibujos y mis pinturas y escribo libros y reseñas. Hace poco regresé de Lima, Perú, donde hice un gran mural para un museo local. Y en Europa también exhibí mi trabajo y he montando ‘soundwalks’ (caminatas de sonido) en varias ciudades, donde caminamos por la ciudad con Boomboxes (grandes grabadoras ochenteras) reproduciendo un sonido específico.

SEMANA: ¿Cómo escoge qué hacer y cuándo?

L.R.: A veces parte de sentirse estancado en una actividad y moverse a otra sirve. A veces solo se trata de establecer metas. Ahora, mi próxima meta es mi próximo álbum, pero a la vez hago mucho arte visual.

SEMANA: ¿Entonces podemos esperar material nuevo en agosto?

L.R.: Pueden esperar mucho material del ‘Electric Trim‘, que va a cumplir un año apenas en septiembre. Y dependiendo de cómo nos vaya en estas semanas siguientes, sí, quizás escuchen canciones nuevas.

SEMANA: Háblenos de su experiencia en el estudio y en vivo, ¿disfruta una más que la otra o las siente complementarias?

L.R.: Creo que son complementarias. Disfruto trabajar en el estudio y, a pesar de que a veces se pone tedioso, suele recompensar en grande. ‘Electric Trim’ es un ejemplo: lo considero uno de los proyectos de estudio más satisfactorios de mi carrera, incluido el periodo Sonic Youth. Los conciertos en vivo tienen una gratificación enorme también, pero son más variables. A veces todo sale perfecto, a veces te toca sortear obstáculos, pero amo hacer ambos. Los conciertos te conectan con la audiencia y te dicen si todo esto que has cocinado en el estudio es bueno o no. El estudio es más un laboratorio, en vivo se siente más como un evento teatral.

SEMANA: ¿Recuerda algún momento de su infancia o adolescencia en el que supo que la música sería esencial en su vida?

L.R.: Creo que me llegó tarde ese momento. Toqué música desde muy joven, siempre fue parte de mi vida, pero uno no piensa que será parte esencial de su carrera.  Así que para mí sucedió después de la universidad, cuando estalló la escena punk en Nueva York, California y Londres. La música despegó mucho antes de que la pudiera considerar una opción de vida. Cuando uno empieza una banda, no se imagina que seguirá siéndolo 25 años o 30 años después. En este caso, la música nos siguió dando oportunidades de seguir y seguir. Y las tomamos.