Tendencias

Home

Deportes

Artículo

Russia delegate Alexey Sorokin, left, speaks to journalists at the end of the FIFA congress at the Doha Exhibition and Convention Center in Doha, Qatar, Thursday, March 31, 2022. (AP Photo/Hassan Ammar)
El delegado de Rusia Alexey Sorokin, a la izquierda, habla con los periodistas al final del congreso de la FIFA en el Centro de Convenciones y Exposiciones de Doha - Foto: AP

deportes

Congreso de la Fifa no escapó a duro cruce entre delegados de Ucrania y Rusia

La asamblea del organismo internacional tuvo su tinte político, producto de las decisiones que se han tomado después de la invasión rusa.

El chaleco antibalas de un responsable ucraniano mostrado en la pantalla y un llamamiento a la paz desde la tribuna: la invasión de Ucrania por Rusia acaparó una parte de los debates en el Congreso de la Fifa este jueves en Doha, donde el presidente Gianni Infantino llamó al “diálogo”.

La imagen, difundida en pantalla grande, generó impacto en el Centro de Congresos de Doha: vestido de azul y amarillo, con un chaleco antibalas, un representante de la Federación Ucraniana de Fútbol se dirigió a los participantes desde el centro de Kiev.

El video tuvo un mensaje político fuerte: “El fútbol está en retirada ya que cada días niños y adultos mueren (...). Queremos continuar luchando porque queremos que gane la verdad”.

Rusia fue excluida del Mundial 2022, para el que debía jugar a finales de este mes de marzo una repesca. Una eventual exclusión de la Federación Rusa de Fútbol de la Fifa no estaba en el orden del día.

El embajador de Ucrania en Catar se encargó de hablar de esa cuestión en el Congreso: “Creo que deben ser excluidos de esta organización porque han perpetrado crímenes, han recurrido al terror, han violado todas las reglas de la civilización”, dijo Andrii Kuzmenko.

“¿Qué ha hecho mal el fútbol ruso?”

La respuesta vino del ruso Alexey Sorokin, exmiembro del Consejo de la Fifa: “¿Qué tiene que ver el fútbol ruso con esto? ¿Qué ha hecho mal el fútbol ruso? No veo cláusula en los estatutos de la Fifa que el fútbol ruso haya violado”.

Infantino destacó en la apertura de su discurso que hay que recordar la situación de Ucrania “pero también la de otras partes del mundo”.

“Pido a todos los que tienen un cierto poder en este mundo, por favor, parad los conflictos y las guerras por nuestros hijos, por nuestro futuro. Por favor, dialogen incluso con sus peores enemigos, traten de trabajar juntos”, afirmó.

Infantino concluyó señalando que “el fútbol puede desempeñar un pequeño papel en la reconstrucción de las relaciones y de la comprensión”. Desde el inicio de la invasión rusa el 24 de febrero, el mundo del fútbol ha multiplicado las iniciativas para apoyar a Ucrania.

La más directa tomada por la Fifa fue la exclusión de Rusia de la repesca para el Mundial 2022. La Federación Rusa de Fútbol (FRU) recurrió ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), que validó provisionalmente la medida, a la espera de una decisión sobre el fondo del asunto.

La Fifa desbloqueó además un millón de dólares (unos 900.000 euros) para ayudar a las víctimas de la crisis humanitaria y permitió también la posibilidad a los jugadores ucranianos, además de los jugadores y entrenadores extranjeros en Ucrania y Rusia, para firmar contratos con otros clubes sin tener que esperar a que se abra oficialmente un mercado de traspasos.

Cuestionados por los derechos humanos

La decisión de organizar el Mundial 2022 en Catar, que ha generado controversia desde 2010, salpicó también a la Fifa en su Congreso anual, este jueves en Doha, donde la presidenta de la Federación Noruega de Fútbol realizó un encendido discurso en favor de los derechos humanos.

Para Lisa Klaveness, una de las pocas figuras femeninas al frente de una federación miembro de la Fifa, la atribución de la sede del torneo al pequeño emirato fue tomada de “manera inaceptable, con inaceptables consecuencias”.

“Los trabajadores migrantes heridos o las familias de los que murieron en la preparación del Mundial deben ser tenidos en cuenta”, afirmó Klaveness durante su intervención.

“No hay lugar para los empleadores que no velan por la libertad y la seguridad de los trabajadores del Mundial. No hay lugar para los dirigentes que no acogen el fútbol femenino. No hay lugar para los anfitriones que no pueden garantizar legalmente la seguridad y el respeto a las personas LGBT+”, apuntó, pidiendo a la Fifa que fuera “un modelo”.

*Con información de la AFP.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.