Home

Economía

Artículo

- Foto: Datacrédito, centrales, deuda, crédito, tarjetas (123RF)

finanzas

La cuarentena ha hecho que los colombianos sean más cautelosos con los créditos

Un informe de TransUnion reveló que los connacionales están endeudándose menos y pagando a tiempo sus compromisos crediticios durante la pandemia.

Los colombianos se están endeudando menos y, además, se están poniendo las pilas para salir de sus compromisos financieros. Esta es la principal conclusión que deja el más reciente informe Tendencias de la Industria del crédito publicado por TransUnion y que da muestra del comportamiento de los connacionales sobre el adquirir deuda en medio de la pandemia. 

Según el informe, el impacto de la pandemia en la oferta y la demanda de crédito en Colombia ha sido drástico. En los primeros meses del segundo trimestre de este 2020, las originaciones cayeron significativamente en todos los productos de crédito, con las mayores disminuciones observadas en tarjeta de crédito, seguidas de microcrédito. 

TransUnion señala que, en particular, en mayo de 2020 las originaciones de tarjetas de crédito experimentaron una caída anual del 90,6%, mientras que las de microcrédito cayeron en 78,9%. Cifras que contrastan con los crecimientos positivos en el mismo período correspondientes al 18,0% y el 5,6%, respectivamente. 

Al respecto, TransUnion señala que varios componentes que explican este comportamiento. El primero está relacionado con el impacto negativo que ha tenido la pandemia del coronavirus en los ingresos de los colombianos, 76% de los encuestados dieron esta afirmación. Esto ha hecho que los connacionales estén menos propensos a solicitar créditos y a gastar, y a que las entidades estén reduciendo su otorgamiento. 

A esto, se suma el hecho de que varios bancos se vieron obligados a cerrar temporalmente muchas de sus sucursales, cortando un importante canal de originación de créditos en el país. 

Pero, además del miedo generalizado a endeudarse por la situación económica, los colombianos están mostrando un comportamiento particular pues están cada vez más interesados en reducir las deudas previamente adquiridas. 

Destaca el informe que los indicadores de morosidad están mejorando en la mayoría de las líneas de negocio. El informe muestra que el crecimiento del saldo promedio por consumidor de tarjetas de crédito se desaceleró en el segundo trimestre de 2020, pasando de un crecimiento del 4,2% en el segundo trimestre de 2019 a un crecimiento del 2,6% en el mismo período de este año.

Adicional a esto, las originaciones de créditos de vivienda disminuyeron significativamente en abril y mayo, en 73,4% y 62,9%, con respecto al mismo período del 2019. En cuanto a vehículo, la disminución fue de un 93,9% y 76,7% anual en abril y mayo, respectivamente. 

Según la firma esto demuestra un cambio en los hábitos de consumo de los colombianos. De hecho, señalan que el 90% de los ciudadanos afectados por la emergencia sanitaria están preocupados por su capacidad para pagar sus obligaciones, lo que ha llevado a que ahora opten por retrasar compras importantes o reducir algunos gastos diarios para sostenerse. 

“El 50% de los consumidores afectados indica que está reduciendo el gasto discrecional del hogar, mientras que un porcentaje significativo de consumidores dijo que estaba retrasando la compra de una casa (24%) y un automóvil (16%)”, señaló TransUnion. 

Pero el tema no se queda ahí, el informe destacó que los colombianos sí se han acercado a los alivios financieros como períodos de gracia o extensión de plazos brindados por los bancos en el período de confinamiento, lo que sin duda ha significado un alivio en su bolsillo y una reorganización en su plan financiero en la cuarentena. 

En ese contexto, el 64% de los encuestados por TransUnion indicó que se han puesto en contacto con las entidades con las que tienen obligaciones para evaluar opciones de pago. Por otro lado, los datos del análisis muestran que el número de consumidores con saldos en mora disminuyó o se mantuvo estable en la mayoría de los productos de crédito, reflejando así la amplia provisión de alivios financieros por parte de las entidades. 

“En particular, las tasas de morosidad de 30 días o más y de 60 días o más para tarjetas de crédito disminuyeron a 4,64% y 3,84%, respectivamente, en el segundo trimestre de 2020”, afirmó TransUnion. 

Sin embargo, las tasas de morosidad grave para tarjetas de crédito (90 días o más de mora) aumentaron ligeramente en el segundo trimestre de 2020 con respecto al segundo trimestre de 2019, a 3,32% de 3,26%. Este aumento se explica por el hecho de que los consumidores debían tener menos de 60 días de mora al 29 de febrero de 2020 para ser beneficiarios de los programas de alivios.

Como consecuencia de estos programas, menos consumidores se convirtieron en morosos, como se refleja en las cifras de morosidad temprana (mora menor a 60 días).

Sin embargo, los consumidores que estaban en mora de 60 días o mayor en febrero de 2020 no eran elegibles para estos beneficios, y por lo tanto, hoy estamos viendo esas cuentas que estaban previamente en mora temprana, progresar a moras tardías. 

“Es alentador ver la tendencia en consumidores a ajustar sus hábitos de consumo y a comprometerse con sus entidades para recibir el apoyo necesario para enfrentar un período prolongado de dificultades económicas”, dijo Virginia Olivella, directora de investigación y consultoría de TransUnion. “Es importante que los consumidores y las entidades continúen comunicándose de manera periódica entre sí. Esto ayuda a los consumidores a conocer las herramientas y alivios financieros disponibles, así como a las entidades a comprender el impacto en los consumidores y adaptar sus estrategias para apoyarlos”, añadió.

Los datos de la Encuesta de Dificultades Financieras indican que una vez que el período de los alivios financieros de los consumidores termine con su entidad, el 45% de los encuestados dijo que buscaría crear un plan de pago que les permitiera ponerse al día gradualmente con sus pagos atrasados una vez que se reanuden los pagos mensuales regulares, mientras un 26% indicó querer extender el alivio por unos meses adicionales.