macroeconomía

¿Perderá Colombia el grado de inversión por parte de Fitch Ratings?

El economista en jefe de México y Colombia de BNP Paribas, Joel Virgen, cree que Colombia perderá el grado de inversión por parte de Fitch Ratings antes de que termine el 2020. La calificadora advirtió que la consolidación fiscal será clave.

Creemos que probablemente Fitch podría degradar la calificación soberana de Colombia por debajo del grado de inversión antes de que acabe el año, pero hay que decir que Colombia no será la única y las calificaciones de otros emergentes también se verían afectadas”, dijo el economista del banco BNP Paribas.

Recientemente, Fitch publicó un documento en el cual asegura que si hay un fracaso en lograr la consolidación fiscal para estabilizar y eventualmente reducir la deuda del Gobierno, si hay daños a las perspectivas de crecimiento a mediano plazo o si se presentan grandes desequilibrios externos sostenidos que conduzcan a un aumento continuo de la deuda externa, la calificación de Colombia será rebajada.

Lea también: Fitch, crecimiento y deuda son claves para calificación de Colombia

"El incumplimiento de las medidas fiscales, incluida la reforma fiscal, que mantiene la deuda con respecto al PIB en una trayectoria ascendente puede conducir a una rebaja", dijo Fitch.

En la actualidad, Fitch Ratings tiene a Colombia en calificación BBB- con perspectiva negativa. 

Un ajuste adicional de Fitch, solamente validando esa perspectiva negativa que ya tiene desde abril, automáticamente baja a Colombia por debajo de esa línea que define el grado de inversión”, dijo Joel Virgen.

El grado de inversión es una valoración que dan las calificadoras y los países que la tienen se caracterizan por tener una economía estable y ser atractivos para la inversión. Las naciones con grado de inversión tienen acceso a créditos internacionales con mayor facilidad y a tasas mucho más bajas.

Lea también: Esta es la reforma tributaria que proponen oposición y otros partidos

El principal nerviosismo de este tema es que en el largo plazo, la calificación crediticia está ligada al costo de financiamiento que los gobiernos y empresas pueden enfrentar. En el corto plazo, cuando al menos dos calificadoras están por debajo del grado de inversión, se disparan rebalanceos de portafolios de activos financieros a nivel global por mandatos estrictos”, explicó Virgen.

Lea también: Fitch, Colombia necesita una reforma tributaria estructural 

Fitch ha indicado que Colombia necesita implementar antes de 2022 una reforma fiscal estructural para garantizar la estabilidad del país. Si no se pudiera presentar esta reforma, es casi seguro que la agencia rebajaría la calificación del país. 

“La única manera realmente de tener un ajuste sostenible sobre el tiempo es una reforma tributaria porque realmente los gastos son inflexibles”, dijo semanas atrás Richard Francis, analista para América Latina de Fitch Ratings.

Si la reactivación económica en Colombia no da los resultados esperados y el crecimiento económico de 2021 se ve comprometido, lo más probable es que Fitch tome una nueva decisión sobre la calificación del país antes de que acabe el año.

Fitch indicó que para subir la perspectiva desde negativa hasta estable, Colombia debe regresar a las perspectivas de crecimiento económico consistentes con un potencial a mediano plazo superior al 3% y un proceso de consolidación fiscal creíble que comience a reducir la carga de la deuda en los próximos dos años.

"Controlaremos la escala del deterioro mirando cuán creíble se ve el camino de la consolidación fiscal; si hay formas de lograr una aceleración en la consolidación; y el papel de las medidas estructurales versus las medidas puntuales para lograr el camino de la consolidación fiscal. En cuanto al crecimiento, nos centraremos en la forma de la recuperación, las tendencias en el desempleo y las estimaciones de crecimiento económico potencial", dijo la firma.

Para la agencia calificadora, la agendas de reformas que debe implementar el Gobierno también van a ser fundamentales para el futuro de la calificación soberana.

"Supervisaremos el progreso en la agenda de reformas del lado de la oferta (por ejemplo, una reforma laboral) que puede mejorar las perspectivas de crecimiento a mediano plazo", dijo Fitch.