economía

La carta de la Dian al fiscal general por el caso de contrabando de zapatos

El director de la entidad le hizo un pedido especial a Francisco Barbosa, tras la decisión de un juez de dejar en libertad al presunto 'zar del contrabando de calzado'. Había sido capturado este martes.


Desde el despacho del director de la Dian, José Andrés Romero, salió una carta de alto nivel rumbo a la Fiscalía General, dirigida al fiscal Franciso Barbosa.

La petición explícita de la entidad, que se encarga de recaudar los impuestos y de impulsar acciones de lucha contra el contrabando, es solicitar la intervención directa del jefe del ente investigativo, en el caso de la captura y posterior liberación del llamado ‘zar del contrabando de zapatos’.

En el operativo -realizado conjuntamente por la Dian, la Policía Fiscal y Aduanera, y la Fiscalía- se decomisó un cargamento de calzado avaluado en 12.000 millones de pesos. Los hechos ocurrieron en Barranquilla. Tras el accionar de las autoridades, fue capturado el ciudadano extranjero Tu Ming Chuan, conocido como el ‘zar de contrabando de zapatos‘.

El delito imputado fue favorecimiento y facilitación del contrabando. No obstante, en horas de la noche del mismo día de la captura (este martes), el Juez 14 Penal Municipal con funciones de control de garantías negó la medida de aseguramiento contra Tu Ming Chuan.

    Esta decisión llevó al director de la Dian a remitirle una misiva a Barbosa, en la cual le solicita ponerle la lupa a este caso de presunto contrabando.

    En la carta, le solicita que el fiscal se apropie del tema, de manera que se puedan tomar las decisiones y medidas necesarias para garantizar “justicia en este caso particular”.

    El funcionario escribió en Twitter que “como colombiano de bien seguiré luchando por una Colombia más honesta”. Con esto, puso sobre el tapete el hecho de que, en la operación en la que se produjo la captura, se aprehendieron 265.491 pares de zapatos en una bodega en Barranquilla.

    Romero, sin comprender las razones de la decisión judicial, agregó que “en las investigaciones se pudieron documentar 1.240 importaciones de mercancías realizadas en los últimos 5 años, a través de 6 empresas ficticias manejadas por el imputado”. El valor comercial de estos bienes superaría los 65.000 millones de pesos.

    Las autoridades determinaron que el extranjero lideraba los trámites para ingresar grandes cantidades de productos a Colombia, que luego guardaba en bodegas de Bogotá, Medellín y Barranquilla.

    El contrabando es uno de los flagelos que afecta la economía colombiana. Se trata de una práctica ilícita para introducir mercancía al país sin que pase por el visor de las autoridades, de manera que no hay ningún pago de impuestos por esa actividad.

    En consecuencia, los productos salen a inundar el mercado a precios más bajos, lo que compite de manera injusta con los productores nacionales que, al verse afectados en sus ingresos, terminan por sacrificar el empleo de los colombianos.