Juan Miguel Vásquez, nuevo director de Fedemaderas.
Juan Miguel Vásquez, director nacional de Fedemaderas. - Foto: Fedemaderas

industria

Inversión social de la industria maderera ha sido por más de $15.000 millones

Estos recursos han impactado a más de 30 mil personas en diferentes poblaciones del país.

La Federación Nacional de Industriales de la Madera (Fedemaderas), dio a conocer los recursos en inversión social que ha destinado este sector de la economía nacional, para mejorar la calidad de vida de las comunidades más vulnerables del país.

De acuerdo con el gremio, toda la cadena que están alrededor de la madera en Colombia, ha generado conjuntamente inversiones por más de $15.000 millones; los cuales, se han destinado al desarrollo de modelos productivos, educación, infraestructura y seguridad alimentaria, en diferentes poblaciones del territorio nacional.

Indica además que con estos recursos se han impactado a más de 30.000 personas y han permitido brindar asistencia técnica en más de 20 departamentos del país y 55 cabeceras municipales; demostrando con esto, que la industria que se desarrolla alrededor de la madera mantiene un alto impacto y proceso de inclusión social.

En ese sentido, manifestó que la industria y sus más de 2 mil proveedores están alineados con los principios de sostenibilidad mediante acciones como la participación en iniciativas locales. Es por esto que el gremio confía que su papel será determinante a la hora de contribuir en las metas de crecimiento económico del gobierno nacional para 2023 “en los programas de paz total a través de la inclusión productiva y en el proceso de transición hacia energías renovables”.

Señaló que la actividad, por tener 538.000 hectáreas de plantaciones forestales comerciales, genera 170.000 empleos formales en Colombia. Sumado, que viene adelantando más de 28 proyectos de aprovechamiento sostenible en 278.000 hectáreas de bosque natural, que brindan sustento a 3.360 familias en 10 departamentos del país; lo que se traduce en una proveeduría de madera legal de 3 millones de metros cúbicos, 75% proveniente de plantaciones forestales comerciales.

Adicionalmente, en el país existen más de 18 proyectos con certificación forestal de cadena de custodia FSC® (Forest Stewardship Council), garantía internacional que identifica a los procesos con una alta salvaguarda por los intereses y valores ambientales y sociales.

“Todas las empresas agremiadas a Fedemaderas, indistintamente de los eslabones en donde realizan su actividad productiva y/o de servicios, mantienen un alto compromiso con la generación de riqueza social por el triple impacto en materia ambiental, social y económica. Apoyar al sector, no es una cuestión de empresas, de economía o de regiones, es un asunto de interés nacional”, aseguró el director ejecutivo nacional de la Federación, Juan Miguel Vásquez Suárez.

Otro dato importante a resaltar es que el gremio tiene interés en contribuir al fortalecimiento del sector energético nacional, debido a que planea superar los cuellos de botella y expandir los proyectos de generación de biomasa mediante el cultivo de más de 40.000 hectáreas por año con algunas especies forestales, aportando 200 MWhr, lo que a su vez contribuirá con una captura de más de 70 millones de CO2.

Así mismo, expresó que trabajarán para impulsar aún más la economía circular en el país, a través de un mejor aprovechamiento de los recursos por vía del reciclaje; para lo cual, indicaron que de la mano con una de las compañías agremiadas, Smurfit Kappa, se vienen trabajando en acciones encaminadas hacia ese objetivo. “Se calcula que para producir 882 mil toneladas de producción de papel a partir de fibras de madera, se emplea 10 % de fibras recicladas; logrando además que el 39 % del consumo energético de sus plantas de papel provenga de biocombustibles”, apuntó.

Por último, se resalta que el valor de las exportaciones de la industria maderera han venido registrando un crecimiento del 15 % con respecto al año pasado; por lo que aún existe un amplio potencial de crecimiento, debido a que existe un déficit en balanza comercial de 198 millones de dólares, con una valoración de mercado de $2,4 billones y un aporte del 2,7% en el PIB agrícola y ganadero, y del 0,69 % en el PIB nacional.