reforma tributaria

Fenalco considera “legítimo” que alcaldes y gobernadores restrinjan marchas del paro nacional

La semana pasada el Dane reveló que la economía colombiana tuvo una contracción de 3,48 por ciento en febrero.


La Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) sugirió al Gobierno restringir las movilizaciones del paro nacional, que se celebrará este miércoles 28 de abril contra la reforma tributaria, en aquellas zonas con alta ocupación de UCI. Así las cosas, ¿alcaldes y gobernadores podrían aplazar el paro del 28 de abril?

Este paro fue anunciado para que tenga una duración de 24 horas; no obstante, desde algunos sectores se ha hecho un llamado para que sea indefinido. Las centrales sindicales le piden al Gobierno nacional que el proyecto de ley sea hundido.

Si bien algunos gremios como Fenalco Nacional han elevado su inconformidad con algunos apartes de la Ley de Solidaridad Sostenible, ahora la preocupación también recae sobre lo que sucederá este miércoles con el paro nacional.

Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco Nacional, habló con SEMANA Noticias sobre la conveniencia del paro nacional en este momento, cuando Colombia atraviesa el tercer pico de la pandemia de la covid-19.

El líder gremial fue enfático al señalar que no está de acuerdo con que se realice esta movilización. “Por supuesto que no y por muchísimas razones. El Comando Nacional Unitario que convoca al paro ha expuesto que el motivo de ello es la reforma tributaria, pero es que hay muchas formas de mostrar el desacuerdo a través de las vías democráticas, a través de la opinión, a través de la participación, a través de expresar los desacuerdos”, dijo.

“En muchos sectores, las bancadas políticas, muchos gremios no compartimos la totalidad de lo que se ha planteado en la reforma tributaria y quizás tampoco el momento en que se está desarrollando pero no es a través de las vías de hecho. El país tiene que mostrar a través de algunos sectores, que tienen por supuesto una agenda política, su descontento”, agregó Cabal.

Movilizaciones en medio del tercer pico

Bogotá alcanzó el 91 por ciento de la capacidad de camas en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) este domingo, mientras que Colombia llegó a un 80,49 por ciento de su capacidad.

El domingo el Ministerio de Salud registró que 465 personas fallecieron en el país por la covid-19, el mayor número de muertes en toda la pandemia, y la tasa de contagios no muestra tendencia a la baja.

Creemos que no es oportuno y menos en este momento tan grave, en los altísimos contagios y muertes que se está llevando el coronavirus en Colombia, creemos que es una imprudencia total. Le hemos hecho un llamado a los convocantes del paro a que lo aplacen o lo suspenda, o protesten de manera virtual, pero no es saliendo a las calles como se debe hacer esta protesta”.

Debido al impacto que ha tenido la tercera ola de la covid-19 en Colombia, los mandatarios de departamentos y municipios poco a poco han venido tomando nuevas medidas restrictivas para mitigar el impacto del SARS-CoV-2.

Ley seca todos los días hasta el 9 de mayo, solo se permite venta a domicilio; toque de queda a partir de las 8:00 p.m.; todos los establecimientos, comercio esencial y no esencial, deben cerrar a las 7:00 p.m. para que se pueda cumplir el toque de queda; se mantiene el modelo 4x3, con cuarentena general desde las 12:00PM del jueves hasta las 4:00AM del lunes y también el pico y cédula; están entre las medidas que anunció la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, por la alta ocupación UCI.

“Es paradójico, así lo ha expresado Fenalco y es frustrante que mientras endurecen las medidas restrictivas como las que acabamos de ver con la alerta roja de Bogotá, mientras se restringe cada vez más la capacidad de poder trabajar legalmente, es decir se vulnera el derecho al trabajo, ahí sí las autoridades no toman medidas para no permitir aglomeraciones y manifestaciones en la calles de muchas personas que seguramente van a salir poniendo en riesgo la salud de los colombianos”, afirmó el presidente del gremio de los comerciantes.

Medida excepcional

Este lunes Fenalco le sugirió al Gobierno Nacional que, como medida excepcional y ante la grave situación que vive Colombia a causa de la covid-19, imparta instrucciones a los alcaldes y gobernadores mediante los Ministerios de Salud e Interior para que se abstengan de autorizar las marchas presenciales este miércoles.

“El artículo 37 de la Constitución consagra el libre derecho a la manifestación y a la protesta social, nadie está en contra de ello. Lo que estamos en total desacuerdo es en el momento que está viviendo el país. Así como en la Constitución se consagra el derecho al trabajo y muchas veces ese derecho no se está dando por los confinamientos (...) ¿por qué no se pueden sacar medidas con base en la altísima ocupación de las UCI que tenemos para que se restrinja en este momento de altísimos contagios estas marchas y sean pospuestas para una época totalmente distinta?”, indicó el líder gremial.

Para Cabal la solicitud es clara: que los mandatarios de las ciudades o departamentos que registren una ocupación UCI por encima del 85 por ciento no autoricen el paro de este 28 de abril, pero, ¿esto es legítimo en la legislación colombiana?

Al respecto, explicó que “así como es legítimo por casos de fuerza mayor quitar el derecho al trabajo, que es cuando se cierran los establecimientos por un caso extremo de salud, también es legítimo restringir estas manifestaciones y postergarlas a un momento que sea propicio y que no ponga en riesgo la vida de los colombianos”.

“Imagínese cuántas ciudades y cuántas personas podrán a salir a marchar en este momento donde hay, por supuesto, inconvenientes en el país, obviamente el riesgo que se está corriendo es inmensamente grande con unas UCI que ya no dan abasto y, por con siguiente, afectando a muchos trabajadores y empresas que quisieran trabajar”.

Muchos sectores temen que la bomba social estalle y que este gran paro nacional se asemeje al vivido el 21 de noviembre de 2019 y los días siguientes. Para esa ocasión, Fenalco estimó que se perdieron 150.000 millones de pesos diarios.

“Esas pérdidas que registramos en 150.000 millones de pesos diarios, no eran las pérdidas totales, eran las que sufrió el comercio producto de tener que dejar de operar, producto de tener que cerrar temprano y producto del vandalismo que sufrió. Pero las pérdidas fueron superiores por los daños a los bienes públicos y a otros establecimientos bancarios, recuerdo, y a otros establecimientos productivos”, afirmó el presidente de Fenalco.

Agregó que, de cara a la situación que vive el país en la actualidad, “en esta ocasión las pérdidas pueden ser similares y por eso también este llamado al paro en este momento para evitar que derive en ese aprovechamiento del vandalismo que normalmente acomete estos actos de violencia que lamentablemente dejan unas pérdidas cuantiosas”.

Desempleo sigue siendo alarmante

La semana pasada el Dane reveló que la economía colombiana tuvo una contracción de 3,48 por ciento en febrero que, si bien es una cifra negativa, es el mejor registro que ha tenido desde que se inició la pandemia del coronavirus en el país.

No obstante, las cifras de desempleo siguen siendo alarmantes, en febrero la tasa de desempleo llegó al 15,9 por ciento y con la reforma tributaria la clase media se siente gravemente perjudicada.

“No es justificable, el descontento se puede expresar de muchas formas, se puede expresar en foros, se puede expresar participando, se puede expresar opinando, pero no con las vías de hecho ni de la violencia. Por eso creemos que es un error gravísimo para el país en este momento que este paro se lleve a cabo, no solamente por la situación de salud tan compleja sino también porque ese descontento puede ser aprovechado y manipulado por incitadores a la violencia y el vandalismo con gravísimas consecuencias para el país y para la economía”, indicó.

Finalmente recalcó que “siempre hay un tiempo para todo”, por lo que “es prudente aplazar esta manifestación en momentos donde la situación tan crítica de salud haya sido superada y, por supuesto, hacerlo en paz y en orden en el momento que sea oportuno”.