macroeconomía

Antes de irse, Duque mueve sus fichas y nombra a tres de sus funcionarios en la Creg

Esta entidad es la encargada de desarrollar el marco regulatorio para la prestación de los servicios públicos de energía eléctrica, gas combustible y combustibles líquidos.


Antes de dejar la Presidencia de la República, Iván Duque decidió hacer varios cambios en la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) y nombrar a tres nuevos expertos. Estos nuevos ingresos se dan debido a que los expertos comisionados María Claudia Alzate, Daisy Cerquera y Óscar Muñoz ya cumplieron su periodo de cuatro años.

La Comisión de Expertos de la Creg está conformada por ocho expertos, elegidos por el presidente de la República, quienes son los encargados de desarrollar el marco regulatorio para la prestación de los servicios públicos de energía eléctrica, gas combustible y combustibles líquidos.

El primer ingreso será el de la actual superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios, Natasha Avendaño, quien ocupa el cargo desde octubre de 2018. Es economista y magister de la Universidad de Los Andes y ha ocupado diferentes cargos en el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, la Dian y el Banco de la República.

El segundo cambio que tendrá el Comité de Expertos de la Creg será la llegada de Rodrigo Suárez, quien está al frente de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) desde septiembre de 2018.

Suárez es ingeniero Ambiental y Sanitario de la Universidad de la Salle y administrador de los Recursos Naturales de la Universidad Santo Tomás. Cuenta con 18 años de experiencia en el sector público y ha estado vinculado al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, la Anla y el Ideam.

El tercer nuevo experto que tendrá la Creg es el actual el superintendente de Industria y Comercio, Andrés Barreto, cargo que ocupaba desde septiembre de 2018. Es abogado y ha estado vinculado al Ministerio de Relaciones Exteriores y la Cámara de Comercio de Bogotá.

La posesión de estos tres nuevos expertos comisionados se deberá realizar antes de que finalice el gobierno del presidente Iván Duque el próximo 7 de agosto. Por lo tanto, desde ya quedaron vacantes estos tres cargos clave y los nuevos funcionarios serán nombrados por el presidente electo Gustavo Petro.

Se construyeron 94 sistemas de generación híbrida (paneles solares y plantas diésel) e instalaron 905 medidores prepago en las viviendas.
La Creg desarrollar el marco regulatorio para la prestación de los servicios públicos de energía eléctrica, gas combustible y combustibles líquidos. - Foto: Foto: MinEnergía

Luis Gilberto Murillo será el embajador de Colombia en Estados Unidos en el Gobierno Petro

Este martes, el presidente electo Gustavo Petro anunció que Luis Gilberto Murillo será el próximo embajador de Colombia en Estados Unidos, quien reemplazará a Juan Carlos Pinzón, quien en días pasados anunció su renuncia al cargo a partir del próximo 6 de agosto.

Murillo, exgobernador de Chocó, fue ministro de Ambiente en el Gobierno de Juan Manuel Santos y fórmula vicepresidencial de Sergio Fajardo en la pasada campaña presidencial. Sin embargo, en la segunda vuelta, se adhirió al candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro.

Luis Gilberto Murillo es un hombre con formación intelectual y conocimiento de la política local, nacional y más allá de las fronteras. Además, conoce al detalle la política en Washington y es bien recibido en círculos demócratas y republicanos.

Cuando era apenas un niño de Andagoya, uno de los municipios más pobres del Chocó, Murillo aplicó por correspondencia a una beca en Moscú, a través del Icetex, y se la ganó por su alto puntaje académico.

El adolescente de Andagoya se hizo ingeniero de minas en Moscú y regresó a Colombia en 1993 para trabajar en la Corporación de Desarrollo del Chocó, por iniciativa del entonces presidente César Gaviria. Entre 1995 y 1997 trabajó en el Departamento Administrativo del Medio Ambiente de Bogotá (Dama), por iniciativa del alcalde Antanas Mockus.

Fue elegido dos veces gobernador del Chocó, pero sus enemigos políticos no lo dejaron ejercer. Fue acusado de peculado técnico porque invirtió cinco millones de pesos en la reparación de una escuela en su municipio natal, que habían sido presupuestados para una obra de saneamiento ambiental.

En el año 2000, luego de sufrir duras amenazas del paramilitarismo, viajó a Washington para ponerse a salvo. En la capital de Estados Unidos, Murillo construyó una relación muy cercana con líderes demócratas, para los que ha trabajado. También trabajó para el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).