En Colombia hay 7,4 millones de adultos mayores, pero la pensión es un privilegio de pocos. La reforma pensional busca cubrir con un subsidio a al menos 3 millones de personas que ya no se pensionarán.
Tanto en el Régimen de Ahorro Individual, como para el Régimen de Prima Media, se exige como requisito para lograr la pensión que las mujeres tengan 57 años y los hombres, 62 años. - Foto: getty images

reforma laboral

Atentos: ¿cambiará la edad para pensionarse en Colombia? Aquí le contamos lo que se dice en la reforma pensional del gobierno Petro

Actualmente, la edad de pensión está en 62 años, para el caso de los hombres, y 57 años para las mujeres.

Apenas iniciaron las discusiones en torno a la Reforma Pensional y dentro de los grandes interrogantes que ha suscitado la propuesta de los tres pilares que presentó el gobierno Petro, está la duda de si habrá cambios en la edad de pensión, que actualmente está en 62 años para los hombres, y 57 años para las mujeres.

Este tema genera preocupación entre los colombianos, quienes sienten que, con cada modificación que se le hace al sistema general de pensiones, será más el tiempo el que destinarán para cotizar pensión, que el que realmente tendrán para disfrutar de ella. De acuerdo con datos de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), los hombres viven 21,3 años en promedio después de la edad de pensión, mientras que las mujeres viven 29,7 años.

Ante este panorama, la pregunta que ha estado inquietando a los ciudadanos que están pensando en llegar a la vejez y gozar de una pensión es ¿cambiarán este parámetro en la nueva reforma pensional? La respuesta aún no está clara, debido a que hasta el momento, desde el actual Gobierno, no se ha informado en detalle si los cambios que se contemplan para el Sistema General de Pensiones implicará un aumento en la edad de pensión.

No obstante, en la presentación de la subcomisión que estudiará y dará forma a la propuesta de reforma pensional, la ministra del Trabajo, Gloria Inés Ramírez, afirmó que los tres pilares le apuntan a aumentar la cobertura, permitir que los adultos mayores que cotizaron, pero no alcanzaron a recibir pensión tengan un subsidio, a través del apoyo del Estado, y así potenciar una vejez con dignidad.

Lo anterior, deja entrever que la edad de pensión no hace parte de la discusión. Y este tema, inclusive, fue respaldado por las Centrales Obreras, que en medio de la construcción de la propuesta de reforma pensional, resaltaron un borrador que han elaborado sobre el tema, que el parámetro se mantiene, al igual que las 1.300 semanas exigidas por Colpensiones para alcanzar la pensión. Sin embargo, para el caso de las mujeres, proponen que a “partir del año calendario siguiente a la entrada en vigencia de la presente ley, el número de semanas para las mujeres se disminuirá 50 semanas cada año calendario hasta llegar a 1.150 semanas requeridas en el tercer año de vigencia de la ley”.

Pero algunos académicos consultados por SEMANA consideran que ante la no claridad que hay en torno a la financiación del pilar solidario y donde el gobierno Petro contempla entregar un subsidio de $500.000 a los adultos mayores que no alcanzaron a pensionarse. Se advierte del conflicto que este representa para los otros dos pilares y en general para la sostenibilidad del sistema pensional en el largo plazo, por lo que no puede descartarse la posibilidad de que se hagan cambios en los parámetros actuales para pensionarse, donde la edad de pensión por vejez puede verse impactada.

Oliver Pardo, director del Observatorio Fiscal de la Pontifica Universidad Javeriana, manifiesta que “esta es una propuesta con muchos riesgos para el sistema pensional. Es una reforma grande, considero que la propuesta desde los pilares es una mejora frente al estatu quo, siempre y cuando esta tenga unos parámetros razonables. Desafortunadamente, esos parámetros que la componen son muy problemáticos, porque hace que todos los recursos se destinen a Colpensiones o haya pocos recursos al ahorro”.

Eso le va a generar al Gobierno un flujo de caja en el corto plazo, pero en el largo plazo va a ocasionar un mayor déficit en las finanzas públicas, al no ser que se ajusten los parámetros establecidos en las pensiones administradas por Colpensiones”, enfatizó.

Así mismo, Hernando Zuleta, economista y docente de la Facultad de Economía de la Universidad de los Andes, sostiene que, “al parecer, la idea del Gobierno es utilizar las nuevas cotizaciones que van a llegar a Colpensiones para pagar los subsidios de quienes no alcance a cumplir las semanas de cotización. Eso es endeudar, porque el Gobierno lo que va a hacer es adquirir deuda con los trabajadores a medida que estos coticen y lo que haría es financiar con deuda este subsidio, de manera que el problema de sostenibilidad se va a agravar”.

Si no hay cambios paramétricos, sumado a la balanza deficitaria que tiene el país y la carga tributaria que se viene, seguramente esto va a ocasionar que el hueco del sistema pensional se profundice”, puntualizó.