Agricultura.
El sector agrícola colombiano ve el 2023 como un año retador, por lo que esperan que se adopten medidas que permitan sortear las coyunturas que podrían afectar la productividad y la competitividad del país. - Foto: Cortesía Bayer

economía

Esto fue lo bueno y lo malo del 2022, según varios gremios económicos del sector agrícola colombiano

En 2023 es visto como un año retador, en donde se deberán trabajar en diversos temas relacionados con la productividad, el empleo y la competitividad del país.

Incrementos en las materias primas, un dólar superando la barrera de los 5 mil pesos, los impactos de la temporada invernal, un aumento sin precedentes en la inflación, al igual que un encarecimiento en el costo de vida por culpa de los altos precios de los alimentos de la canasta familiar; son por mencionar, algunos de los temas que marcaron el año que está próximo a terminar.

Pero, ¿qué fue lo bueno y malo en este 2022 para el sector agrícola colombiano?. Gremios económicos, afiliados a la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), dieron su respuesta a este interrogante, al igual que dejaron ver cuáles son apuestas para el 2023.

De acuerdo con Carlos Fernando Mayorga, gerente de Fedepanela, la estabilidad de los precios de la panela, al igual que el fortalecimiento de las exportaciones en este sector de la economía; fueron algunos de los aspectos positivos que deja el 2022 para el sector. Mientras que lo negativo lo encabeza la alta inflación, los costos de los insumos, los costos de la mano de obra y los precios, los alimentos. Para el próximo, espera que se implementen estrategias que favorezcan la productividad del país, al igual que se sigan abriendo puertas a nuevos mercados para los productos colombianos.

Augusto Solano, presidente ejecutivo de Asocolflores, destacó como bueno el retorno a la presencialidad, los esfuerzos de promoción internacional y el crecimiento de las exportaciones dentro del sector. En cuanto a lo malo, resaltó los impactos del conflicto internacional Rusia-Ucrania en los altos precios de los fertilizantes, la disminución significativa de la capacidad de transporte aéreo de carga y el incremento de sus tarifas a escala mundial.

Para el próximo año, se espera poder mantener los empleos formales, directos e indirectos, que genera el sector, que son más de 200 mil. Al igual que se continúen los trabajos en la sostenibilidad del sector agrícola.

En esa línea, Álvaro Palacio, presidente de Asohufrucol, manifestó, en sintonía con sus colegas, que el comportamiento positivo de las exportaciones, especialmente, en productos como la piña, lima tahití y la uchuva. Sumado, al trabajo articulado con el Gobierno nacional para el acceso de estos alimentos a más mercados internacionales. En contraste, aspectos como la falta de tecnificación del campo, mal estado de las vías (terciarias), y manejo fitosanitario e infraestructura para la poscosecha; fueron algunos de los aspectos negativos para el sector.

Con respecto al año que se avecina, por el comportamiento del dólar, se proyectan un buen comportamiento en las exportaciones. Además, prevé que el 2023 será un año donde los productores estén más comprometidos con el cuidado del medio ambiente e implementen acciones para la reducción de costos, entre otros factores.

Jeffrey Fajardo López, presidente de PorkColombia, resaltó el aumento de la producción en el sector (525 mil toneladas), el crecimiento del PIB agropecuario y el incremento en el consumo per cápita de carne de cerdo. Mientras que el deterioro de la capacidad adquisitiva de los hogares, la devaluación del peso, los costos de producción y los impactos del conflicto Rusia-Ucrania, figuran entre lo malo del 2022.

Sobre su percepción, en torno al 2023, manifestó que será “un escenario retador”, debido a que mucho de los problemas que se registraron en el año que está por terminar, continuarán en el nuevo año; por lo que consideró que se deberán tomar medidas para fortalecer la productividad, la competitividad y la generación de en el sector.

En total, fueron 20 gremios económicos del sector agrícola, los que destacaron lo positivo y negativo del 2022 y lo que esperan para el 2023; donde aspectos como la producción, el empleo, mayor capacidad técnica y medidas regulatorias encaminadas a facilitar los procesos y hacer más competitivo a los sectores, sobresalen entre los aspectos a trabajar en el nuevo año. Estos y otros elementos se encuentran detallados en la edición 1032 de la Revista Nacional de Agricultura de la SAC.