Tendencias
Dia Sin Iva
Cada vez los colombianos sienten más que la plata no les alcanza. - Foto: GUILLERMO TORRES REINA

macroeconomía

La confianza del consumidor en Colombia sigue cayendo: la gente siente que la plata no alcanza

Esta ha sido una de las caídas más fuertes para este indicador en lo corrido del año.

La Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo (Fedesarrollo) dio a conocer este martes 8 de noviembre los resultados de su Encuesta de Opinión del Consumidor para el mes de octubre, en la cual se puede apreciar que cada vez más los colombianos sienten que la plata no alcanza para lo que quisieran y, por tanto, deberán empezar a restringir sus gastos en los meses venideros.

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) cayó 8,0 puntos porcentuales, luego de que pasara del -11,5 % en septiembre al -19,5 % en octubre. Este es el tercer mes consecutivo en el que se aprecia una caída de esta medición y deja claro que por ahora el panorama entre la gente en las calles no es el más positivo, gracias a factores como la inflación y la reciente disparada del dólar.

“La caída en la confianza de los consumidores frente al mes pasado obedeció principalmente a una reducción de 8,9 pps en el Índice de Expectativas del Consumidor y de 6,8 pps en el Índice de Condiciones Económicas”, dijo Fedesarrollo.

Al comparar los resultados de lo corrido del cuarto trimestre de 2022 con los del tercer trimestre, se observa una disminución en la valoración de los consumidores sobre la situación del país. Así mismo, se observa una caída en la valoración de la situación de sus hogares y en la disposición a comprar bienes durables.

“En octubre, el ICC se redujo en todos los niveles socioeconómicos, lo cual demuestra una menor confianza de los consumidores con respecto al mes pasado. A su vez, el índice disminuyó en todas las ciudades encuestadas”, agregó.

Este sondeo de Fedesarrollo también consulta a las personas sobre la disposición que tienen para comprar carro, casa o bienes durables (electrodomésticos o muebles) en el corto plazo y en las tres categorías se aprecia un panorama desfavorable, ya que, por ejemplo, la posibilidad de comprar casa o apartamento para los encuestados cayó del -31,1 % al -36,6 %.

Así mismo, para el tema de bienes durables este porcentaje pasó del -42,5 % en septiembre al -47,4 % en octubre y para compra de carro (nuevo o usado) el indicador varió del -66,6 % al 67,3 %. Esto puede ser interpretado como una pérdida de poder adquisitivo que está llevando a las personas a cambiar sus hábitos de consumo y priorizar el gasto, con el fin de lograr que el dinero alcance para lo básico.

La confianza de los consumidores disminuyó en todos los niveles socioeconómicos. Con respecto a las ciudades analizadas, la confianza cayó en todas respecto a septiembre de 2022. Relativo al mes anterior, la disposición a comprar bienes durables disminuyó, así como la disposición a comprar vivienda”, dijo Luis Fernando Mejía, director ejecutivo de Fedesarrollo.

En 2023 se espera que la inflación de alimentos ceda durante la primera parte del año

En Colombia, la inflación en octubre fue de 0,72 % y la anual alcanzó el 12,22 %, según informó el Dane, ubicándose cerca de las expectativas de los analistas del mercado de 0,62 %, según la encuesta del Banco de la República, y de BBVA Research que hablaba de 0,64 %, con un incremento de 78 pbs respecto al dato anual de septiembre.

Particularmente, la inflación en cuanto a alimentos alcanzó el 27,0 % en la variación anual; sin embargo, los incrementos están siendo protagonizados por los productos procesados, mientras los perecederos empiezan a moderarse.

Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, aseveró que la cifra de la inflación continúa aumentando de manera importante.

Los aportes más importantes, explica el experto, “siguen siendo los alimentos, que ya están en el orden del 29 % a octubre, con un crecimiento mensual de 1,21 %, liderado principalmente por los precios de la papa que dejaron de bajar porque se acabó la cosecha, los huevos y algunas frutas frescas que están determinadas por los alimentos importados, sobre todo”.

Olarte agregó: “Esperamos que la inflación continúe de esta manera y termine más o menos en un 12.5 % a diciembre de este año; sin embargo, el próximo año esperamos que especialmente los alimentos comiencen gradualmente a bajar y podamos llegar a una inflación cercana al 6.5 % para finalizar el próximo año”.

Además, las alzas de la gasolina, la indexación de precios por el salario mínimo que se está negociando y la tasa de cambio hacen pensar que el sesgo de esta inflación continúa siendo hacia el alza.