Tendencias
Luis Carlos Reyes, director de la Dian. - Foto: guillermo torres-semana

impuestos

Las verdades de la reforma tributaria reveladas por el director de la Dian, tras un mes de ajustes

El mayor impuesto a las ganancias ocasionales no está dirigido a herencias, premios de loterías, bienes de un divorcio ni venta de la mayor parte de la vivienda, dice Luis Carlos Reyes, director de la Dian. El funcionario explica cómo van los ajustes a la polémica reforma.

SEMANA: Luego de un mes de radicada la reforma tributaria, en Colombia se han escuchado peticiones, quejas y reclamos. ¿Cómo va ahora el contenido?

LUIS CARLOS REYES: En este momento la reforma tiene los 69 artículos tal cual se radicaron el 8 de agosto. Se han anunciado propuestas de cambio, van cientos de ellas. Se piden ajustes a algunas medidas, se hacen sugerencias, pero todo está en discusión hasta que se tenga la ponencia para el primer debate. Cada idea es importante, pues los ciudadanos tienen derecho a ser escuchados, pero todas están en estudio.En general, creo que los colombianos han entendido la importancia de una reforma tributaria progresiva. La inmensa mayoría está de acuerdo en que la reforma se enfoque en personas con ingresos superiores a 10 millones de pesos. También ha sido bien recibida la idea de reducir exenciones a empresas y en los casos en los que valga la pena dejarlas en firme. Lo que sí resulta curioso es que todos están de acuerdo en recortar las exenciones de los demás, pero dejar la propia. Los beneficios tributarios han sido una de las discusiones más prolongadas en este mes.

SEMANA: ¿Mucho lobby, entonces?

L.R.: Hay un lobby muy activo por mantener los beneficios tributarios de las empresas que hoy los reciben. Todos los sectores son importantes para la economía, pero en muchos casos no es clara la importancia de esos estímulos para el fomento de ese sector. Esa ha sido la parte más fuerte de la conversación.

SEMANA: Una propuesta controversial ha sido la de las ganancias ocasionales. Han dicho que le pondrán impuesto hasta a la plata que se reparten los que se divorcian. ¿Qué tan ciertos son esos temores?

L.R.: En realidad, esa propuesta está orientada a las empresas que reparten utilidades usando el mecanismo que les permite hacerlo a través de ganancias ocasionales, lo cual tributariamente termina siendo más ventajoso. La medida no tiene mucho que ver con herencias ni con ganarse loterías ni con el divorcio, y la mayor parte de la vivienda que se vende en el país no estaría afectada. A lo que se apunta es a un mecanismo de planeación tributaria que utilizan las personas de más altos ingresos para eludir y quedar, en últimas, con más plata en el bolsillo.

SEMANA: Ustedes insisten en que las pensiones solo pagarán impuestos desde los 10 millones de pesos en adelante, pero los contadores dicen que en la redacción de la reforma quedan gravadas desde los 5,6 millones. ¿Cuál es la realidad?

L.R.: Sucede que el lenguaje tributario es enredado y, cuando las personas se sientan a leer los artículos de la reforma tributaria, llegan a conclusiones que a veces son parcialmente correctas. Realizan el cálculo y les da 5,6 millones de pesos, pero se les escapa que hay un ingreso no constitutivo de renta: el 12 por ciento de aporte a salud, con lo cual a una pensión de 10 millones no le cobran impuesto sobre 1,2 millones. Además, las primeras 1.090 UVT al año de ingresos gravables de una persona tienen tarifa cero, es decir, en la práctica no están gravadas. Y está el beneficio de las rentas exentas. Al sumar las tres, las pensiones que aportarán solo serán las de 10 millones de pesos hacia arriba.

SEMANA: ¿Cuáles medidas de la reforma tienen más pedidos de cambio?

L.R.: La medida de salud pública con los impuestos saludables, pues se dice que en el corto plazo tocaría el bolsillo de las personas de a pie. Lo que muestra la experiencia de otros países es que los cambios en estos impuestos llevan a la gente a buscar alternativas de productos más saludables, por lo tanto, en el mediano y largo plazo no los consumen más. Hay que tener en cuenta que existen sectores mejor representados en términos del eco que pueden hacer sobre la opinión pública. Los colombianos hemos estado escuchando mucho de ellos. Si bien no representan a la mayoría de la población, tienen la capacidad de llamar la atención y nos ponen a discutir sus temas. No quiere decir que no sean discusiones importantes.

SEMANA: ¿Qué impuestos son los que defienden los que más alzan la voz?

L.R.: Dividendos, beneficios tributarios de empresas y ganancias ocasionales, y, si nos ponemos a pensar, la inmensa mayoría de colombianos no tiene nada que ver con ninguno de esos temas tributarios. Es bueno preguntarnos por qué oímos tanto de estos asuntos que no afectan a la mayoría.

SEMANA: Menciona que hay gente poderosa que tiene más eco. ¿Pero quién habla por las personas naturales? Hay críticas al impuesto de renta, que tiene muchas tarifas y no logra la progresividad que buscan.

L.R.: Hay cientos de proposiciones, pero se han concentrado en las rentas exentas, en los beneficios tributarios que reciben las personas naturales por hacer aportes a vivienda (cuentas AFC), por ejemplo, más que en las mismas tarifas. Hemos escuchado que hay muchas tarifas y podrían ser menos. Un sistema tributario es un vector con tantos parámetros que uno puede diseñar tantos sistemas como ciudadanos hay en el país. Lo complicado es llegar a un consenso acerca de lo que es mejor para todos.

SEMANA: ¿Cómo resolverán el tema de la doble tributación entre el impuesto de renta y los dividendos?

L.R.: El problema no es cuántas veces se tributa, sino cuánto suma todo lo que tributa. Si yo tributo una vez al 1 por ciento y otra vez al 1 por ciento, hay doble tributación, pero solo pago un 2 por ciento. Más que si es doble, triple o cuádruple, hay que tener en cuenta cuál es la carga tributaria de una persona. A eso le pusimos atención desde que se planteó la reforma tributaria.

Y lo que suma la actual tarifa de las empresas más lo que pagaría la tasa más alta que se propone por dividendos, que no es lo que pagaría todo el mundo, no llega a equiparar la cuádruple tributación que hay en una ciudad como Nueva York o California. Muchos dicen: “Pero no estamos en Estados Unidos”. Pues esa es una de las razones por las cuales no estamos como ellos, porque no tenemos un Estado que provea los servicios públicos con los impuestos que recauda. Este dilema es como el del huevo o la gallina. En algún momento tenemos que empezarlo a solucionar y debe ser con la solidaridad de los que más tienen hacia los que menos tienen.

SEMANA: El sector minero se declara golpeado con la tributaria. Dicen que sienten como si los quisieran acabar…

L.R.: El objetivo de la reforma tributaria no es acabar con ningún sector de la economía. En el caso del sector minero-energético, tiene un nivel de utilidades bastante saludable que puede tributar más. Además, en un contexto en el que estamos buscando una transición energética, eje central del programa de gobierno, no es un sector al que haya que estimular. Lo que se busca estimular es la inserción de la economía colombiana en energías limpias y en el cese de la dependencia de los combustibles fósiles. Cuando uno tiene una cantidad limitada de sectores estratégicos a los cuales apostarles, los incentivos se van a ir a los verdaderamente estratégicos.

Los productos saldrán a la venta a partir del diez de marzo en las tiendas de Biedronka, la mayor cadena minorista de Polonia. Foto: ProColombia
Críticas a impuestos que gravan exportaciones de productos como petróleo y carbón - Foto: Foto: ProColombia

SEMANA: Entonces, el oro es estratégico porque le quitan el impuesto a las exportaciones.

L.R.: Se han escuchado comentarios muy razonables a favor de quitar los impuestos a la exportación del oro y se están teniendo en cuenta. Por ahora, todo está en discusión.

SEMANA: ¿Cuál será la definición sobre la sobretasa al sector financiero, pues se ha dicho que podría ser del 3 por ciento si se deja permanente o del 5 por ciento si es transitoria?

L.R.: Lo que se propuso en el proyecto de ley es que fuera del 3 por ciento permanente. Muchas voces en el sector han solicitado que sea temporal. Todo está en estudio.

SEMANA: Pero a usted, como líder del organismo técnico, ¿qué le parece viable?

L.R.: Me parece importante que el sistema tributario sea estable, que no tenga muchas medidas temporales, pero también lo más urgente es que exista un recaudo en este momento.

SEMANA: La gente reclama que las pensiones son el ahorro de toda su vida. ¿Qué argumento usará para mantener la propuesta de gravarlas?

L.R.: El umbral sobre el cual se gravan las pensiones es tan alto que solo les aplica a las personas que tienen una capacidad contributiva alta. Es algo perfectamente razonable. Todos nos beneficiamos de la manera en la que se usan nuestros impuestos. Todos podemos tributar aunque sea un poco, y algunos, más que un poco.

SEMANA: Las zonas francas, que entraron en ese esquema, podrían interponer demandas porque les cambian el panorama que las llevó a invertir.

L.R.: Un artículo de la reforma establece el respeto a las situaciones jurídicas consolidadas. En la medida en la cual existan estos derechos consolidados, no se les intentaría aplicar un gravamen nuevo, pero cambiar la tarifa a la cual tributan las empresas que están en zonas francas es algo que se puede hacer y cabe dentro de lo constitucional. Se debe hacer si estas empresas no están orientadas a las exportaciones.

SEMANA: ¿A la gasolina en la frontera le quitarán la exclusión del IVA?

L.R.: Los representantes de los departamentos de frontera están preocupados por este tema y sostienen que tendría un efecto en la región, pero vale la pena enmarcar este debate con lo que está ocurriendo con el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles y con la necesidad imperiosa de que el país empiece a moverse hacia energías limpias y renovables. Es complicado cuando uno quiere hacer cambios grandes y, a la vez, con el menor traumatismo, especialmente para la gente de a pie. Pero encontrar ese balance es delicado y la razón de este debate democrático.

Con la nueva medida los pensionados estarían ahorrando 28 millones por la exención, que representan un poco más de la cuota inicial de un apartamento VIS en la ciudad.
Pensionados con mesadas altas, en expectativa por lo que se apruebe en la reforma tributaria. - Foto: Getty Images/iStockphoto.

SEMANA: ¿Qué pasa si con los cambios que le hagan a la reforma no logran los 25 billones de pesos?

L.R.: Si no nos dieran los 25 billones, hay que recordar que una parte importante del recaudo adicional debe venir por la lucha contra la evasión. La Dian está preparada con su gente, solo hay que darle las herramientas para poner en práctica las estrategias. Con esto me refiero al aumento de la planta de personal para llegar a los niveles que recomendó el estudio de 2018 que utilizó el país para su ingreso a la Ocde, y que no se ha implementado. Hablo de fortalecimiento de herramientas tecnológicas...

SEMANA: ¿La reforma se quedó corta en la batalla contra la evasión?

L.R.: No nos quedamos cortos. La creación de nuevas penas para grandes evasores es algo que está en consideración. Estamos pendientes de una revisión del Consejo Superior de Política Criminal, cuyos integrantes no estaban nombrados el 8 de agosto, cuando se radicó la reforma. Esas propuestas se van a manejar con una proposición de la senadora Clara López. Pero ya hay un lobby fuertísimo de los que siempre han obstaculizado ese tipo de propuestas en el Congreso.

Noticias relacionadas