Tendencias
Iglesias
Al final, el impuesto para las iglesias será del 20 % y no del 35 %, como se buscó inicialmente. - Foto: Getty Images

reforma tributaria

Atentos: las iglesias sí pagarán impuestos con la reforma tributaria del gobierno Petro

Esta iniciativa se alista para segundo debate en las plenarias de Senado y Cámara.

Las comisiones terceras del Congreso de la República aprobaron en primer debate, de manera conjunta, este jueves –6 de octubre– el proyecto de ley de reforma tributaria que presentó nuevamente el Gobierno nacional, luego de incluir los cambios y atender las observaciones que llegaron desde diferentes sectores de la economía.

Con una votación mayoritaria en todos los bloques de artículos, los 96 artículos de la reforma tributaria del gobierno de Gustavo Petro, en su totalidad, recibieron el aval en las comisiones económicas del Congreso, en el primer debate, lo que da pie para que el proyecto tenga un segundo debate en las plenarias de Cámara y Senado, el cual probablemente sea menos controversial.

Esta luz verde es el primer paso para que esta iniciativa para cambiar los impuestos en el país sea una realidad. Esta reforma, aprobada luego de 8 horas de debate, busca recaudar 22 billones de pesos y promete poner a pagar a los más ricos y acabar con un gran número de exenciones que muchas empresas tienen hoy en día. Diversas opiniones a favor y en contra se han desatado en las redes sociales luego de este hecho.

Vale la pena resaltar que, a la par con este proyecto, había sido radicada una ponencia negativa para tumbarlo. No obstante, la misma fue rechazada en conjunto por los miembros del Legislativo. Óscar Darío Pérez y Miguel Uribe habían sido los encargados de sustentar la inconveniencia del proyecto de reforma del Gobierno, la cual rotularon como generadora de pobreza, desempleo e informalidad laboral.

Las iglesias pagarán impuestos

Uno de los artículos que más llama la atención en esta reforma tributaria es el del impuesto a las iglesias en el país, que finalmente sí irá, pese a que el mismo ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, manifestó hace unos meses a SEMANA que “por nada del mundo” establecerían un impuesto para estas.

En su diálogo con este medio, a mediados de agosto, Ocampo sostuvo que, a pesar de lo llegaron a decir algunas personas en redes sociales, de ninguna manera se había contemplado la posibilidad de gravar a las iglesias en el gobierno de Gustavo Petro: “La iglesia siempre ha estado por fuera del sistema tributario”.

“Este es un país que respeta todas las religiones. No nos vamos a meter en eso (...) muchas iglesias tienen más bien falta de dinero. O sea, son poquitas las que tienen exceso de dinero. En su mayoría no son prósperas”, dijo en su momento el ministro Ocampo. Sin embargo, con lo aprobado en primer debate, al parecer ocurrirá todo lo contrario.

Una de las primeras en celebrar este cambio tributario que llegará para las iglesias en el país fue la congresista Katherine Miranda, quien aseguró que esto fue el resultado del trabajo de muchas personas que creen que llegó el momento de ponerle coto y fiscalizar a muchos centros religiosos que se lucran de la fe y operan realmente como empresas.

“Estamos muy felices con la aprobación de nuestro artículo que les pone impuestos a las iglesias, es un impuesto a la renta del 20 % para todas las actividades económicas que estén por fuera del rito, culto, beneficencia. Esto es un gran avance, porque si algunas iglesias se comportan como empresas, pues que paguen como empresas”, dijo Miranda.

Pese a que el proyecto inicial de Miranda buscaba que las iglesias que tengan negocios anexos como sellos discográficos, editoriales, entre otros, pagaran una tarifa de renta del 35 %, es decir, el mismo valor que el de las empresas; al final este quedó en el 20 %.

La reforma tributaria finalmente aprobada en primer debate, hasta el momento, tendrá un recaudo de $22 billones de pesos, la mayor parte de los cuales los pondrá el sector de la industria extractiva, que tendrá una sobretasa en el impuesto de renta, al igual que el sector financiero y las electrificadoras.