Cortocircuito en Londres

El primer ministro británico, Tony Blair, y su ministro de Hacienda, Gordon Brown


El primer ministro británico, Tony Blair, y su ministro de Hacienda, Gordon Brown, son los dos integrantes más destacados del gobierno inglés, pero también el dúo que más pelea. Blair y Brown se enfrentan esta vez por la decisión de si Gran Bretaña debería adoptar o no la moneda común europea. Blair está de acuerdo con el euro y quiere convocar a un referéndum a comienzos del año entrante, pero Brown se resiste. La adopción de la moneda común se adecua a la visión política de Blair de colocar a Inglaterra en el centro vital de Europa y de llevarse los laureles históricos por haber dado ese paso. Pero suscita la preocupación de Brown sobre el futuro de la economía británica, que él mismo piloteó hacia la estabilidad de que goza hoy día. Las encuestas muestran regularmente que menos del 30 por ciento de la población está a favor del cambio. Convencer al 70 por ciento restante de que cambie de parecer requerirá un esfuerzo enorme por parte de Tony Blair.