DELITO ADICTIVO


Se abre paso una nueva teoría sobre el origen de la criminalidad. El sicólogo británico John
Hodge presentó ante una conferencia internacional de esa ciencia su tesis según la cual el delito puede ser
por sí mismo tan adictivo como la droga, los cigarrillos o el alcohol. Hodge, jefe de la unidad de terapia de
un hospital siquiátrico cerca de Londres, dijo que los delincuentes reincidentes, como los asesinos en serie,
los pirómanos o los violadores, podrían cometer los mismos crímenes una y otra vez sólo para sentirse mejor.
"Ellos tienen las mismas características de la adicción. No pueden parar, saben que está mal lo que hacen,
piensan en ello todo el tiempo y quieren siempre más", dijo. Hodge sostuvo que reconocer la adicción
criminal podría llevar a mejores tratamientos de rehabilitación.