En vilo


La posibilidad de que la Unión Europea retire las preferencias arancelarias que actualmente concede a las exportaciones colombianas de flores, frutas y hortalizas tiene en vilo al país. Esas preferencias abarcan unos 100 millones de dólares anuales de exportaciones, de un total de 1.600 millones que Colombia le vende a los europeos cada año. Su retiro golpearía un sector como el floricultor, que es intensivo en empleo, y afectaría especialmente al campo, que es una prioridad en un país que lucha por sustituir los cultivos ilícitos.