educación

El cambio climático debe ser parte del currículo escolar

Un llamado de la Universidad del Rosario señala que la educación sobre este tema es fundamental para cumplir la meta climática de Colombia.


El reto ambiental del país y del mundo entero es el cambio climático, pero este no se va a lograr sin una correcta información entre los niños y jóvenes, que son quienes van a enfrentar un planeta distinto al de sus generaciones predecesoras.

Un comunicado de la Universidad del Rosario cita el último reporte del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, 2021).

“El reporte subraya que aún hay espacio para la esperanza, y la educación es un agente fundamental para abordar la cuestión del cambio climático, tanto como medida de mitigación como de adaptación al cambio climático”, expresa Benjamín Quesada, climatólogo y profesor del Programa de Ciencias del Sistema Tierra de la Universidad del Rosario.

Creativo Getty
Niño en la escuela haciendo preguntas a una enfermera sobre la pandemia de COVID-19 - conceptos educativos - Foto: Getty Images

Al respecto, ya Natalie Nicetto, coordinadora del proyecto ALEC (América Latina para la Educación Climática) de la Office For Climate Education (OCE) ya había hecho un llamado sobre el tema. “Es importante proporcionar a los alumnos los elementos que les permitan comprender el complejo sistema climático y por qué este está cambiando para entender que no es inevitable, comprender los riesgos a los que nos expone, así como las posibilidades de evitarlos mediante la acción local”, explicó.

La Universidad del Rosario se unió a ese llamado y realizó en julio pasado, el Primer Seminario Nacional sobre el Cambio Climático, con el fin de “animar a las personas a cambiar sus actitudes y comportamientos; también ayudar a tomar decisiones con conocimiento de causa. En las aulas se puede enseñar a los jóvenes el impacto del calentamiento global y aprender a adaptarse y encontrar soluciones al cambio climático desde sus territorios. La educación capacita a todas las personas, pero motiva especialmente a los jóvenes para que actúen. Conocer los hechos ayuda a eliminar el miedo a un tema que a menudo está teñido de pesimismo en el ámbito público”, explicó el profesor del ente educativo.

El seminario, sin duda, despertó la inquietud entre jóvenes y educadores para que el tema sobre cambio climático se convierta en un espacio de formación vital que involucre información acertada, un llamado a la concientización, una mirada crítica, y sobre todo, la posibilidad de escuchar las voces, de quienes en un futuro no muy lejano, van a enfrentar, ellos y sus hijos, la transformación ambiental que ya sufre el planeta.

El seminario dejó claro la importancia de incluir a los niños y jóvenes en esta problemática con el objetivo de oír sus soluciones y conocer las acciones que emprenderían para combatir la desinformación y avanzar en una adecuada educación sobre la ciencia del clima y el cambio climático.