educación

“El cierre de colegios es un caldo de cultivo para el trabajo infantil”

La codirectora del Laboratorio de Economía de la Educación de la Javeriana, Luz Karime Abadía, alertó sobre un posible incremento en la tasa de trabajo infantil en Colombia. En el país, antes de la pandemia, cerca de un millón de jóvenes entre 5 y 17 años ya trabajaban.


En marzo, poco más de 10 millones estudiantes de educación básica y media dejaron de asistir a sus colegios debido a la pandemia. Para hacer frente a esta coyuntura, los colegios tuvieron que adoptar la educación virtual y remota. No obstante, esto fue un privilegio para pocos estudiantes que sí contaban con herramientas tecnológicas en el hogar como la tenencia de un computador o el acceso a internet.

Cifras del Laboratorio de Economía de la Educación (LEE) indican que menos de la mitad de los estudiantes de establecimientos públicos en Colombia, que son cerca de 8 millones, tienen acceso a estas dos herramientas. Esto, sin duda, imposibilita que todos los niños, niñas y adolescentes continúen sus estudios y puedan seguir su proceso de formación.

A este panorama hay que sumarle que la pandemia trajo consigo una crisis económica en la que cientos de pequeñas, medianas y grandes empresas se vieron afectadas y en la que miles de familias perdieron sus trabajos. “Este contexto es un caldo de cultivo para que aquellos niños, niñas y adolescentes que no están estudiando salgan a generar ingresos adicionales para subsistir y colaborar en sus hogares”, alertó Luz Karime Abadía, codirectora de LEE.

El informe del LEE destaca que el país ha avanzado mucho en la reducción del trabajo infantil, al pasar de una tasa superior al 15 por ciento en 2012, a una de 9,2 por ciento en el cuarto semestre de 2019. La Tasa de Trabajo Infantil Ampliada (TTIA) en Colombia tiene en cuenta a los niños entre 5 y 17 años que tienen un trabajo remunerado, y a aquellos que dedican 15 horas o más a labores domésticas. Es decir, que el número de menores que trabajan (TTIA) ronda el millón.

Trabajo infantil
Trabajo infantil - Foto: Sostenbilidad SEMANA

Al mirar solo las cifras de los niños que trabajan por remuneración, el tasa es del 5,4 por ciento, lo que significa que cerca de 560 mil niños, niñas y jóvenes entre los 5 y 17 años efectivamente trabajan. El 35,1 por ciento de ellos tienen entre 5 y 14 años.

Abadía señala que esta situación está afectando especialmente a las niñas, dado que el 78 por ciento de los menores de 5 a 17 años que no trabajan, pero que sí realizan oficios del hogar por 15 horas o más, son mujeres. “Esto ampliaría aún más las brechas de género, que en este país afectan a niñas que no llevan a cabo su formación académica”, dijo la experta.

Panorama trabajo infantil en Colombia.
Panorama trabajo infantil en Colombia. - Foto: Cortesía Laboratorio de Economía de la Educación de la Javeriana.

Sobre las razones de los niños para estar trabajando en 2019, el 38 por ciento manifestó que lo hacía porque debía participar en la actividad económica de la familia. En la actualidad, muchos más niños podrían estar viviendo esta situación por el mismo motivo.

Para la codirectora del LEE, el agravante de esta situación sería a futuro, dado que en muchos casos, una vez los menores se retiran del colegio y empiezan a hacer dinero, es muy difícil que regresen, especialmente en las zonas rurales: "Esta crisis puede aumentar el riesgo de deserción escolar de nuestros niños y jóvenes”, agregó.

Por ello, sugiere que el Gobierno, además de garantizar el retorno a clases bajo las medidas de bioseguridad, debe analizar las problemáticas relacionadas con el trabajo infantil, especialmente en las zonas rurales, con la vinculación a grupos armados por reclutamiento forzado.

“No solo el trabajo infantil, sino el reclutamiento de menores por parte de grupos armados, la exposición al consumo de sustancias psicoactivas, el embarazo adolescente y la explotación sexual, entre otros, son los riesgos a los que están expuestos los menores en Colombia”, concluyó Abadía.