Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 12/3/2005 12:00:00 AM

OLGA DE AMARAL

Convirtió el tejido hecho a mano en arte. Su obra ha merecido reconocimientos internacionales por su singularidad.

Estudió diseño y técnica textil en Michigan, lo que le permitió dominar un oficio que pudo ejercer a escala industrial con criterios comerciales, pero su sensibilidad la inclinó por la creación artística de producción artesanal. Desde sus inicios ha trabajado con la ambición y el empeño que hasta entonces sólo eran visibles en las obras de los pintores y los escultores más sobresalientes. Cuando se produjo la fulgurante aparición de Olga Amaral, el tejido hecho a mano era tenido en Colombia por una actividad de artesanos tradicionales. Con ella adquirió categoría de gran arte. Baste decir que hasta 1966 en el Salón Nacional se dieron premios de pintura, escultura, dibujo, grabado y cerámica, jamás de tejido porque no había una producción de jerarquía que ameritara la existencia de semejante presea. A partir de 1967 se eliminó la innecesaria separación de disciplinas, de manera que el primer premio que en 1971 le otorgó a ella el jurado del Salón Nacional vino a ser un reconocimiento verdaderamente significativo y uno de los realmente perdurables ante la historia. Al año siguiente recibió el primer premio en la Bienal de Coltejer, de los máximos galardones que en ese entonces se concedían en América Latina, y quedó consagrada plenamente. Realizó su primera exposición individual en 1958. Diez años después viajó a Perú, visitó Machu Picchu y entró en contacto con la finura y la imaginación de los tejidos indígenas anteriores a la llegada de los españoles, de una calidad reconocida universalmente por los verdaderos entendidos. En adelante, consciente del importante papel que el textil había jugado en la esfera simbólica del mundo precolombino, Olga Amaral los tuvo presentes para producir piezas que, por la rara calidad de los hilos que ella misma fabrica, los diferentes tipos de fibras que emplea y las imaginativas combinaciones de urdimbre y trama, así como por la textura, el color y el amplio uso de metales, tienen la fuerza de cuadros abstractos de notable lirismo. Reconocida internacionalmente por la alta calidad de sus trabajos, Olga de Amaral ha entendido y asumido el espacio de dos maneras opuestas y complementarias: la de la serie Muro tejido (1969 en adelante), obras de gran tamaño que evocan la arquitectura, y la de la serie Fragmento completo (1975), obras de dimensiones pequeñas resueltas como objetos hechos de fibras. En 1975 empezó a utilizar hoja de plata; en 1980, inspirada en la colección del Museo del Oro, introdujo de modo sistemático el uso de pan de oro, con lo que sus tapices se volvieron vibrantes fuentes de luces signadas por una especie de aura ritual. Ha sido invitada por varias universidades de Estados Unidos a impartir clases en talleres creativos, en 1966 fundó el Departamento de Textiles de la Universidad de los Andes, del que fue su primera directora, y en 1973 recibió la beca Guggenheim. Olga de Amaral vive en Bogotá y está casada con el escultor norteamericano Jim Amaral. *Historiador y crítico de arte

EDICIÓN 1950

PORTADA

María Paula Correa, el poder en la sombra

Su nombramiento como jefe de gabinete convierte a esta joven abogada en la segunda persona más importante del Gobierno después del presidente Duque. ¿Quién es ella?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1950

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.