El préstamo 'gota a gota' es ilegal.
Es importante que una persona no se sobrendeude por encima de sus posibilidades. - Foto: Getty Images

consumo inteligente

Así se puede calcular la capacidad de endeudamiento antes de solicitar un crédito

La capacidad de pago es la cantidad o monto máximo de dinero por el cual una persona, una empresa o un país puede endeudarse, sin poner en riesgo su solvencia económica.

En muchas ocasiones, para poder cumplir las metas planteadas es necesario acudir a los créditos. Hacerlo resulta muy conveniente, siempre y cuando se tome con responsabilidad, puntualidad y sin afectar la solvencia económica. Por eso, es importante tener claro con cuánto se puede endeudar cada persona.

Antes de aprender a calcularla, es clave saber que la capacidad de endeudamiento es la cantidad o monto máximo de dinero por el cual una persona, una empresa o un país puede endeudarse, sin poner en riesgo su solvencia económica, de acuerdo con el Banco Pichincha.

Esto sugiere entonces que, con los ingresos totales que se reciben periódicamente, una persona debe ser capaz de cubrir tanto los gastos del hogar como la deuda asumida. El pago de la cuota no debería perjudicar la solvencia financiera, es decir, la persona no debería verse en apuros a la hora de hacer los pagos obligatorios.

La capacidad de endeudamiento o capacidad de crédito tiene un límite que está entre el 30 % y el 40 % de los ingresos netos mensuales, que es aquel monto de dinero que queda luego de restar los gastos totales de los ingresos totales. No es recomendable exceder el límite recomendado porque, de hacerlo, se podría poner en riesgo la estabilidad y salud financiera.

Siguiendo esta lógica, para calcular la capacidad de endeudamiento se debe identificar cuáles son todos los ingresos mensuales, teniendo en cuenta las retenciones o deducciones. A este valor se le deben restar los gastos fijos mensuales, que deben incluir alimentación, arriendo, servicios públicos, transporte y otros pagos que se deben hacer cada mes sin falta.

Al valor que resulta de esta resta se le conoce como los ingresos netos, el cual se debe multiplicar por un porcentaje de endeudamiento. Tomando como referencia el 40 % y usando como ejemplo unos ingresos de $2 millones y unos gastos de $1,2 millones, la capacidad de endeudamiento sería de $320.000.

Creativo
La capacidad de crédito tiene un límite que está entre el 30 % y el 40 % de los ingresos netos mensuales. - Foto: Getty Images

De acuerdo con este cálculo, esta persona puede asumir una deuda cuya cuota mensual no supere los $320.000. Es importante tener presente que las entidades financieras analizan la capacidad de endeudamiento del cliente para decidir si se le otorgará o no un crédito.

Para conocer el porcentaje exacto de la capacidad de crédito de una persona también se puede hacer la siguiente operación: sumar las obligaciones y deudas a pagar mensualmente, dividirlas por los ingresos netos y el resultado se multiplica por 100. Tomando como referencia las cifras anteriores, resulta una capacidad de endeudamiento del 60 %.

Considerar qué porcentaje de los ingresos mensuales se pueden destinar al pago de las cuotas de un préstamo es importante para que una persona no se endeude por encima de sus posibilidades y forma parte de una buena educación financiera.

Joven esposo y esposa usando calculadora computadora portátil administrar finanzas calcular facturas hablar de impuestos hacer papeleo juntos sentarse en casa mesa discutir presupuesto de planificación de pago de dinero de préstamo hipotecario familiar
Las entidades financieras analizan la capacidad de endeudamiento del cliente para decidir si se le otorgará o no un crédito. - Foto: Getty Images/iStockphoto

5 consejos para tener en cuenta antes de tomar un crédito

  • Ser transparente con la capacidad de endeudamiento, ya que ser realista evitará que una persona se endeude por encima de sus capacidades.
  • Una muy buena opción es hacer una simulación del crédito que se quiere solicitar antes de hacer una solicitud formal a la entidad financiera.
  • Analizar qué tipos de gastos se tendrían que sacrificar para mantener una buena salud financiera.