opinión

default
- Foto: Columnista FP

3 secretos para desarrollar una mentalidad emprendedora

Un emprendedor tiene como distintivo el poder crear una nueva solución a un problema existente, que después pasa a manos de la comercialización


Por: Paul Raminfar

Si hay algo que menciono a menudo es la diferencia entre el comercio y el emprendimiento, en donde precisamente el poder llevar las cosas un paso más allá marca la diferencia. El poder crear un producto o servicio innovador requiere de poder desarrollar nuevas experiencias con nuevos conocimientos y las habilidades amarradas a esta ecuación.

Es increíble que estamos entrando a agosto, esto prácticamente cierra dos años atípicos en donde cada uno de nosotros en el área personal y profesional tuvo que mostrar de qué estuvo hecho y más allá de cualquier estadística, poner a prueba una serie de facultades mentales para ser más fuerte que el promedio.

Así que si estás dispuesto a llevar tu mentalidad a un nivel superior quiero darte unos secretos que te van a ayudar a desarrollar una mentalidad emprendedora de resultados exponenciales.

Cuando hablo de diferencias entre el comercio y el emprendimiento es precisamente hablando puntalmente de la mentalidad, la forma cómo estás procesando la información, pensando, decidiendo y actuando en torno a una meta.

Un emprendedor tiene como distintivo el poder crear una nueva solución a un problema existente, que después pasa a manos de la comercialización. Con esto lo que quiero decir es que un emprendedor es a la vez un comerciante, pero no necesariamente un comerciante es un emprendedor. Ahí creo que está el error, ya que el comerciante desconoce la mentalidad que se requiere y la mayoría de las veces muere derrotado financieramente.

Es importante entender que la mentalidad emprendedora requiere ser diferente, no solo por su naturaleza en donde no puede estar mucho tiempo en la zona de confort, necesita experimentar cambios drásticos, situaciones atípicas, decisiones que no solo muchas veces pueden llegar a ser extremas por la capacidad creativa e imaginativa que se desarrolla en el proceso y lo que requiere del emprendedor, sino que adicionalmente es obligatoria para ir hacia un nuevo resultado, algo que no existía antes y que requiere de ti la mentalidad correcta y tu capacidad de poder desempeñarte al nivel que requieren las nuevas circunstancias, son aquellas que tu mismo creaste, que te movieron a tomar acción y salirte de la zona de confort.

Estos grandes retos no vienen solos. Los emprendedores y los empresarios sufren muy seguido de un mal que los puede liquidar si no están preparados y es cuando se experimenta el conocido síndrome del impostor.

Si hay algo que me llama la atención y se puede ver como una de las cosas más interesantes de este episodio mental que deteriora notablemente el desempeño de las personas y los predispone a la derrota, es precisamente saber que lo estás experimentando. Tienes que saber que es clave el poder ser consciente de lo que está pasando por en tus pensamientos y que solo así vas a poder atacarlo de raíz.

Ahora, es normal que los emprendedores puedan ver lo que quieren y lo que desean pero si no se entiende el papel que juega la mente, los paradigmas, los hábitos, las creencias limitantes, el comportamiento, absolutamente todo, entran a jugarte una mala pasada cultivando le miedo, la parálisis y el fracaso.

Es por esto que quiero compartirte estos tres secretos para que venzas tus limites, alcances nuevas metas y puedas desarrollar una mentalidad empresarial exitosa.

1. La clave está en tu perspectiva. La única persona que puede ver el alcance y las limitaciones eres solamente tú. Uno de los grandes problemas que enfrentan los emprendedores es no tener la claridad de lo que son capaces. La perspectiva es única y sólo tu eres el que entiende hasta donde quieres ver tu sueño.

2. Te adaptas o estás muerto. Hemos experimentado la ola más atroz en temas financieros en los últimos casi dos años. Saber de lo que estás hecho y el norte al que quieres llegar te permiten ir adaptándote poco a poco al nuevo entorno. Tienes que confiar en ti, desarrollar la capacidad de autoconfianza y permitirte ir ganando vuelo a medida que vas avanzando.

3. La comodidad es el peor consejero. La zona de confort ocurre simplemente cuando las cosas las vemos desde una perspectiva conocida o como se le dice comúnmente “mente cerrada”. Nuestra mente y nuestro cerebro interpretan la seguridad como la base de funcionamiento y siempre te están buscando llevar a quedarte adentro del cuadro. Tienes que desarrollar las habilidades para seguir avanzando y poder al final de cuentas estar cómodo en la incomodidad.

Como entrenador de mentalidad es clave que desarrolles la capacidad de prepararte para caer, es al final la única forma real de aprender y poder seguir avanzando en dirección a la meta. La mayoría de los emprendedores no se dan cuenta que están cavando su propia tumba a raíz de una mala programación mental, que en el 90 % de los casos los dominó principalmente en el tema financiero.

Todos los seres humanos nos merecemos crear nuestra realidad, pretender conquistar las metas más ambiciosas, regirnos por nuestras reglas y creer en que somos capaces de todo, simplemente porque podemos.