Tendencias
Entierro reina Isabel II
Queen Elizabeth 
Funeral
Durante el reciente sepelio de Isabel II y, en abril del año pasado, cuando la familia real se reunió por la muerte del duque de Edimburgo, a los hijos de Kate y William se les ha visto tranquilos. Foto: AP /Martin Meissner, Pool - Foto: AP

gente

¿Cómo lo logran? Las cinco reglas que William y Kate siguen con sus hijos para que sean príncipes perfectos

Los tres hijos de los príncipes de Gales muestran siempre en público su buen comportamiento. A tomar nota de estos tips.

Ser ‘padres reales’ no debe ser nada fácil, pues los malos comportamientos de sus hijos quedan inevitablemente registradas por fotógrafos de todas partes del mundo en los eventos o apariciones públicas.

Lo saben bien los ahora príncipes de Gales, padres de George, Charlotte y Louis, de nueve, siete y cuatro años, que parecen salir bien librados en su tarea de formar niños alejados de rabietas y shows.

Durante el reciente sepelio de Isabel II y, en abril del año pasado, cuando la familia real se reunió por la muerte del duque de Edimburgo, a los hijos de Kate y William se les ha visto tranquilos y bien portados a pesar de su corta edad y en medio de las rígidas reglas monárquicas.

Entierro reina Isabel II
Queen Elizabeth 
Funeral
(Jeff J Mitchell/Pool Photo via AP) - Foto: AP

¿Cómo lo logran? Aquí, cinco tips para lograr que los hijos se comporten como verdaderos príncipes.

1. “El sofá de hablar”

Es el método favorito de William y Kate, casados desde 2011, para educar a sus hijos. Cuenta la pareja que cuando uno de los tres pequeños se porta mal, lo llevan al “sofá de hablar” y dialogan con calma sobre lo ocurrido. Les explican las consecuencias de sus acciones, les preguntan por qué creen que no debe repetirse y así fomentan la reflexión en sus pequeños.

Para la duquesa es muy importante la escucha activa, por lo que se inclina para hablar con sus hijos para quedar a su altura, y así fomentar su seguridad.

Entierro reina Isabel II
Queen Elizabeth 
Funeral
(AP Photo/Frank Augstein, Pool) - Foto: AP

2. Prohibidos los gritos

“Gritar está totalmente fuera de las opciones”, le aseguró hace poco Kate Middleton a la prensa británica. Los príncipes de Gales aconsejan calmar las rabietas de los niños con una comunicación calmada, por lo que Middleton —la más estricta de la pareja— suele calmar las rabietas de sus hijos en eventos protocolares con una actitud relajada.

3. Una buena niñera

Una de las grandes aliadas en la crianza de los hijos de los príncipes de Gales es su histórica niñera, la española María Teresa Turrión Borrallo, elegida tras una selección muy rigurosa que incluyó a candidatas de varios países.

Entierro reina Isabel II
Queen Elizabeth 
Funeral
Adam Gerrard/Pool via REUTERS - Foto: via REUTERS

Turrión estudió en una de las escuelas de niñeras más prestigiosas del mundo, el Norland College. Se trata entonces de una Mary Poppins muy moderna que se unió a la familia real en 2014, cuando el príncipe George tenía ocho meses.

4. Firmeza, pero con amor

Kate y William son estrictos con los niños, “pero tienen una habilidad mágica que les hace parecer no serlo. Es una operación militar, pero nunca lo parece porque trabajan arduamente en la educación de sus hijos, haciendo que todo parezca más relajado y feliz para los tres niños”, contó un experto en realeza a la prensa británica.

Middleton ha tomado muchas de sus pautas de crianza de The Modern Mother’s Handbook, un libro que brinda tips de educación para madres modernas y a la vez conservadoras.

Gracias al libro implementó una de las reglas que no faltan en la familia: “Quien hace desorden, recoge”, para inculcar así el orden en los pequeños.

5. Criar a niños independientes

Siguiendo las pautas de The Modern Mother’s Handbook, Kate es una convencida de que los niños deben aprender de sus propios errores, por lo que siempre deja a sus pequeños explorar y jugar con total libertad, tal como ella asegura haber vivido su infancia.

Entierro reina Isabel II
Queen Elizabeth 
Funeral
REUTERS/Sarah Meyssonnier/Pool - Foto: REUTERS

En esos espacios, la pareja aprovecha para pasar tiempo de calidad con sus hijos. La idea es generarles bienestar y llenarlos de experiencias, con actividades como caminar, montar en bicicleta y hacer excursiones.