gente

Se cumplen diez años de la muerte de Lina Marulanda

El 22 de abril de 2010 el país conoció la trágica noticia del fallecimiento de la modelo, presentadora y empresaria.


Este miércoles se cumplen diez años del fallecimiento de Lina Marulanda, modelo, presentadora y empresaria paisa que el 22 de abril del año 2010 acabó con su vida.

Recordada por sus familiares, amigos y colegas como una mujer talentosa y fuerte, Marulanda pasaba por una mala racha. Problemas financieros, distanciamiento con su pareja e incluso el haber sufrido un robo a manos de una persona de confianza, habrían sumido a la presentadora en la depresión.

Así lo recuerda su asistente, Carolina Martínez, quien contó en una entrevista con Diva Jessurum algunos detalles de los últimos días de vida de la famosa modelo y cómo intentó ayudarla.

“Empezó a guardar mucha basura y mucho dolor, muchas cosas que le habían pasado”, recordó su amigo Diego León Giraldo en el programa Expediente final, que hace un año recopiló testimonios de varios allegados y reconstruyó el hecho.

Su asistente recuerda que Lina se quedaba hasta altas horas de la noche revisando las finanzas de su negocio, pero en un momento “la empresa empezó a caer; ella dejó todos sus ahorros”.

Además, las críticas y chismes por su estado físico y su salud se volvieron frecuentes en sus últimos días, lo que también la habría afectado.

Según el reportaje, Marulanda pesaba cerca de 45 kilos al momento de su muerte, cuando faltaba un mes para su cumpleaños número 30.

La noticia de su deceso se conoció en la tarde de aquel jueves. Según datos del CTI, la presentadora se lanzó al vacío desde la ventana de su baño en un sexto piso, donde se encerró tras despedirse de sus padres, que la acompañaron en sus últimos días en su apartamento en Bogotá.

En su computador autoridades encontraron también cartas de despedida para sus padres, amigos y familiares.

“De Lina se ha dicho que era anoréxica, que estaba con traquetos, que se envenenó, un poco de cosas que cuando las leo digo que no eran ciertas”, recuerda su asistente, quien mostró su indignación por los chismes acerca de las razones para el suicidio de Lina.

Lo cierto es que la mujer “se encontraba frente a unos episodios clínicos que habían afectado su calidad de vida. Fueron esos factores determinantes que la llevaron a tomar esa vía”, explicó por su parte Carmen Torres Malaver, directora de la Fiscalía Seccional de Bogotá.

El último adiós a la presentadora se dio en la capilla del Gimnasio Moderno, en el norte de Bogotá, en una misa privada.