El proyecto está a una cuadra del templo del 20 de julio, y por eso en el primer piso se incluyeron espacios comerciales que podrán aprovechar los residentes del edificio.
El proyecto está a una cuadra del templo del 20 de julio, y por eso en el primer piso se incluyeron espacios comerciales que podrán aprovechar los residentes del edificio. - Foto: Compensar

Conozca el premiado proyecto de vivienda de interés social que se construyó en el barrio 20 de julio de Bogotá

Suramérica es el nombre de este proyecto que se convierte en un referente de urbanismo inclusivo en la capital del país. En total, 27 familias vivirán y establecerán sus propios negocios allí. En esto consiste la innovadora propuesta habitacional y comercial.

El proyecto Suramérica, desarrollado por Compensar en alianza con el arquitecto Sebastián Serna Hosie, en el barrio 20 de Julio, en Bogotá, fue el ganador de la XXVIII Bienal Colombiana de Arquitectura y Urbanismo, en la categoría Hábitat Social. Es un hito para la caja de compensación y, sobre todo, para la construcción de proyectos VIS en Colombia.

Carlos Andrés Rodríguez, gerente de Vivienda y Subsidio de Compensar, explica que este proyecto se desarrolló bajo el modelo de “acupuntura urbana”, que consiste en entender el entorno de una comunidad y las necesidades que tienen sus habitantes, para diseñar soluciones que transformen de manera integral la vida de la gente.

“La Vivienda de Interés Social se asocia a obras muy grandes, en lotes en las afueras de la ciudad, sin embargo, también se puede concebir en los barrios, integrándose a ellos. En este caso, en el 20 de Julio, que es un barrio central, tradicional, muy bien localizado en Bogotá, pudimos desarrollar una propuesta arquitectónica que respeta la tradición y las particularidades de la comunidad”.

El proyecto beneficiará a 27 familias, algunas de las cuales podrán poner en marcha su propio negocio, como lo explica Rodríguez. “Está a una cuadra del templo del 20 de Julio y por eso sabemos que muchos artesanos tienen su trabajo en función del arte religioso. Entonces implementamos unas cápsulas comerciales en el primer piso, con un pasaje de vivienda productiva, en el cual las personas pueden trabajar en su negocio en el primer piso, y habitar su apartamento en el segundo”.

El proyecto beneficiará a 27 familias, algunas de las cuales podrán poner en marcha su propio negocio.
El proyecto beneficiará a 27 familias, algunas de las cuales podrán poner en marcha su propio negocio. - Foto: Compensar

Adicionalmente, explica, “hicimos un sótano con bodegas, algunas se vendieron a los propietarios de los proyectos, pero la mayoría resultaron una solución ideal para artesanos y comerciantes que no tenían dónde guardar sus productos. La idea era conectar diferentes necesidades entendiendo la cultura de los habitantes del sector. Cada apartamento tiene una identidad propia, todos son diferentes, el arquitecto Sebastián Serna pudo darle una particularidad a cada uno, con sus espacios y diseños distintos, porque él fue desarrollando las áreas de acuerdo con las posibilidades que se daban”.

Rodríguez asegura que no se trata de hacer vivienda en masa y dejar a las familias solas, sino contribuir a que puedan mejorar su calidad de vida. “Creamos proyectos comunitarios, conformamos grupos, acompañamos a la gente a que identifique los liderazgos del sector. Todo eso se traduce en acceso a educación de calidad para los niños, espacios para el tiempo libre, para la cultura, opciones para los jóvenes, es una mirada integradora de la calidad de vida”.

El 90 por ciento de las familias que adquieren vivienda de Compensar están afiliadas a la caja de compensación. “Por ejemplo, con Suramérica, nosotros los apoyamos con un subsidio de 30 salarios mínimos por vivienda y les brindamos una línea de crédito hipotecario que tuvo unas condiciones muy bonitas porque eran créditos en cuotas fijas al 8 por ciento efectivo anual. Son familias con las que hicimos un proceso de acompañamiento y eso lo hace muy especial”.

Los retos a mediano plazo

Los proyectos de vivienda de Compensar no se detienen y comprenden tres componentes que son el eje fundamental de la estrategia. “El primero es articular mecanismos para que las familias puedan comprar o acceder a servicios como remodelación o mejora de inmuebles. Además de los subsidios, tenemos líneas de crédito y líneas de ahorro que le facilitan los procesos a la familia, por ejemplo, les ayudamos a que ahorren su cuota inicial, incluso sin saber qué vivienda van a comprar”.

La estrategia también apunta a un plan de diversificación de la oferta. “Hay macroproyectos hacia las afueras de Bogotá, en Cundinamarca, con áreas generosas, pues sabemos que hay familias que quieren disfrutar más del aire libre y que la demanda en la capital del país es muy alta”.

Este año Compensar está lanzando dos proyectos, uno de interés social y renovación urbana que se llama Parque de Las Américas, entre la Avenida de Las Américas y la Carrera 30, en el corazón de la ciudad. Y en las próximas semanas lanzará Cantoval, proyecto de vivienda ubicado en Lagos de Torca, que es la gran apuesta de la ciudad con apartamentos VIS, los cuales estarán ubicados en la carrera séptima con calle 210. Así mismo, Compensar cerrará el 2022 con la asignación de 25.000 subsidios, que equivalen a 600.000 millones de pesos. “Si sumamos esos recursos a las acciones que hemos hecho, completamos 20 proyectos VIS de todo tipo”, agrega Rodríguez.

Además de la construcción, se incluyen soluciones para dotar adecuadamente las viviendas. “Hemos encontrado que cerca del 60 por ciento de las personas no tienen muebles y eso es clave para la calidad de vida de las familias. Por eso activamos una línea de habitabilidad con la cual les ayudamos a que terminen de adecuar sus espacios. Con este programa atendemos a 8.000 personas al año”, cuenta Rodríguez.

Otro reconocimiento

La Bienal Colombiana de Arquitectura y Urbanismo 2022 también destacó con una mención especial el trabajo realizado en el Centro de Bienestar Integral Compensar Centro Mayor, en la categoría Arquitectura de Interiores y Efímera, con el prestigioso premio Dicken Castro Duque. Este es un diseño del Taller de Arquitectura de Bogotá, del arquitecto Daniel Bonilla. La obra ocupó el tercer puesto dentro de 25 propuestas. Precisamente esa arquitectura para el bienestar, con infraestructura de alta calidad y los mejores estándares, hace parte de los beneficios para los afiliados.

*Contenido elaborado con apoyo de Compensar