Salud en Colombia: los retos que deberá asumir el próximo presidente

Consolidar un sistema de salud robusto, por supuesto, es una de las grandes preocupaciones de los colombianos. Es importante tener en cuenta los grandes avances en materia de cobertura y calidad que se han logrado en los últimos 30 años. Esto es lo que deberá tener en cuenta el próximo presidente de Colombia.


Tras tres décadas, el sistema de salud colombiano ha logrado grandes avances. Procurar la continuidad y fortalecimiento de ese terreno ganado será, sin duda, uno de los grandes desafíos para el próximo gobierno.

A propósito de la firma Plan Decenal de Salud Pública 2022-2031 el pasado 13 de junio, que establece una ruta guiada por principios de dignidad, progresividad, equidad, justicia social y distributiva, prevalencia del interés general, inclusión, transparencia e integralidad, Fernando Ruiz, ministro de Salud, resaltó algunos de los principales retos del sistema de salud colombiano.

“Una de las cosas que más debemos trabajar es el fortalecimiento de la gestión territorial integral de la salud pública. Necesitamos implementar un modelo de gestión territorial que oriente, articule y permita reconocer y armonizar los intereses de los diferentes actores, para atender de manera efectiva las necesidades y expectativas en salud de las personas”, señaló y agregó que “está claro que las necesidades en salud del Amazonas no son las mismas de La Guajira, y así sucede con todo el país, ya que la diversidad geográfica y cultural nos avoca a una gestión diferencial”, explicó Ruíz.

Además agregó toda la ruta de interoperabilidad, de salud digital, de transformación digital, probablemente es el más importante de todos los proyectos del sector salud en este momento.

Todos estos desafíos están enmarcados dentro de una serie de logros que han permitido avances relevantes para atender adecuadamente a toda la población colombiana.

Por ejemplo, Colombia es el primer país de la región en lograr la cobertura en salud del 99 por ciento de su población. En cuanto a la calidad, según Juan Gonzalo López Casas, presidente de la Junta Directiva de Salud Total EPS-S destacó que el sistema de salud colombiano tiene uno de los mejores indicadores en comparación con sus pares de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). “No solo los colombianos que viven en el exterior viajan al país para sus tratamientos médicos que son costosos en los países que viven, si no que los extranjeros buscan acceder a las clínicas y hospitales colombianas que están muy bien ubicados en los rankings de los mejores en Latinoamérica”, agrega López.

Además, otro de los rubros destacados es que los colombianos gastan menos dinero en salud ya que la mayoría es costeado de fuentes públicas, mientras que solo el 15 por ciento es soportado por los usuarios.

“Se habla de cambiar el sistema de salud, los cambios estructurales se hacen para cambiar los mecanismos para unos objetivos, cuáles son esos objetivos que vamos a lograr de más: ¿mayor cobertura?, la cobertura hoy es del 99  por ciento; ¿menor gasto de bolsillo? En Colombia tenemos el menor de todo el continente; ¿acceso? Tenemos dificultades de acceso, sí, pero si nos comparamos con todo el continente, incluido Estados Unidos, nuestro acceso es mayor”, ha dicho el ministro Ruíz.

Según esto, las tres dimensiones de la cobertura: población, protección financiera y beneficios han tenido unos avances significativos. “Recordemos además que hace pocas semanas se conoció que 4 de cada 5 colombianos ha manifestado no estar de acuerdo con la propuesta de eliminar las EPS, que son las aseguradoras que logran tener esta cobertura a través de la protección financiera, equidad y acceso a una red de atención de calidad de la población, estos mismos encuestados dijeron que recomendaría a un amigo o familiar su EPS”, agregó López.

La pandemia, uno de los exámenes para el sistema

La pandemia, por supuesto, fue una de las grandes evaluaciones para el sistema de salud del país. De acuerdo con cifras del Gobierno nacional, Colombia gastó 45 billones de pesos en esta crisis, de los cuáles 15.8 billones fueron invertidos directamente en asuntos relacionados con la salud. Además de demostrar una capacidad buena en cuanto a Unidades de Cuidado Intensivo se refiere, el país logró consolidar el Plan Nacional de Vacunación. Según Minsalud en primera dosis y únicas dosis ya se registra un 83.2  por ciento, lo que significa que 42.492.903 personas ya iniciaron sus esquemas, de las cuales 36.081.319 personas cuentan con segunda dosis.

Una de las EPS que ha contribuido a esos logros ha sido Salud Total EPS-S. Solo durante 2021, por ejemplo, aplicó más de 3.3 millones dosis de vacunas a sus afiliados en el plan de vacunación contra el COVID. En este número de población inmunizada estuvieron más de 13 mil gestantes.

Esta EPS en cumplimiento del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) o esquema regular de vacunación aplicó 36 mil dosis única de BCG, 31 mil terceras dosis de Antipolio en menores de un año, 33 mil dosis de Triple Viral al año, 32 mil dosis de Fiebre Amarilla a los 18 meses y 38 mil refuerzos de Triple Viral a los cinco años, confirmando que el acceso a la prevención es para todas las edades.

En el último año 2.3 millones de afiliados a Salud Total fueron incluidos a los programas de salud y riesgos priorizados, es el equivalente al 56.8 por ciento del total de su población afiliada. Esto demuestra que a través de prevención, educación y programas de este tipo, los actores del sistema conocen a sus afiliados y pueden generar acciones y actividades acordes a sus tratamientos buscando por ejemplo la adherencia requerida.