tendencias

Conozca las mejores madres del mundo animal

Algunas hembras literalmente dan su vida por sus crías. Otras se alimentan mucho más de lo normal durante el tiempo que dura el proceso de gestación para poder amamantar, sin comer, a sus crías durante meses. Son un ejemplo de sacrificio, abnegación y lucha.


En el planeta existen 8,7 millones de especies animales, según un estudio realizado por la Universidad de Hawaii, en Estados Unidos. De esas solo se han identificado 1,3 millones de especies, lo que significa que el 86% de las especies terrestres y el 91% de las marinas, aproximadamente, aún no han sido reconocidas o descritas por la ciencia.  

"Es especialmente importante conocer la cantidad de especies ahora porque la actividad humana y su influencia tienen un impacto en la aceleración de la extinción", indicó Camilo Mora, biólogo colombiano, líder de la investigación. 

Le sugerimos: ¡Peores que el avispón! Top de los animales que ya invadieron a Colombia

De ese inmenso grupo de especies sobresalen algunas hembras que por su sacrificio, abnegación y lucha son consideradas por expertos como las mejores madres del reino animal. Y es que algunas son capaces hasta de actuar como cebo para alejar a los depredadores de sus crías. SEMANA SOSTENIBLE les presenta algunas de ellas: 

- Oragután


Foto: Pixabay

La madre orangután vela por sus crías durante 6 o 7 años, como ningún otro animal. De hecho, casi no se separa de su bebé durante sus primeros cuatro meses de vida y los amamanta hastas los cinco años, a diferencia de otras especies cuyas crías se independizan a las pocas horas o días de haber nacido. 

A esto hay que agregarle que durante gran parte de su vida, la madre orangután contruye todas la noches un nido nuevo de ramas y follaje para darles protección y abrigo a sus crías. Se estima que puede llegar a construir entre 15.000 y 30.000 nidos durante toda su existencia. 

- Elefante 


Foto: Pixabay

Las hembras elefante son motivo de admiración no solo por dar a luz a las crías más grandes de la naturaleza (pesan en promedio 90 kilos), sino por soportar durante 22 meses el embarazo: el más largo de todos los mamíferos. 

Al nacer ciegas las crías, las madres deben estar pendientes en todo momento para ayudarle a movilizar y decubrir el entorno, aunque en esta tarea recibe el apoyo de las demás hembras de la manada. 

Le recomendamos: Colombia, país de paso para 275 especies de aves migratorias

La leche materna es su principal alimento durante los primeros meses, hasta que aprende a usar su trompa para traer hojas a su boca y beber. Pese a ello, sigue amamantándose hasta los 3 o 5 años.  

- Pulpo


Foto: Pixabay

Las madres pulpo dan literalmente la vida por sus hijos. Pueden poner entre 50 y 200 mil huevos, los cuales cuida durante 40 días, que corresponde al tiempo de gestación. No los abandona ni un instante, pues sus huevos son uno de los alimentos preferidos de varias especies marinas. Debido a que no puede salir a alimentarse, es capaz de comerse sus tentáculos para subsistir y proteger a sus hijos. 

A menudo, al término del proceso, está tan débil, que por lo general muere.

- Gacela


Foto: Pixabay

Las mamás gacelas son otro ejemplo de abnegación. Se exponen como carnada para alejar a los depredadores que acechan a sus crías. Estos son uno de los animales que más rápido aprenden a caminar y a correr, lo que las hace más independientes, pero a la vez más vulnerables, pese a que pueden alcanzar velocidades de hasta 97 kilómetros por hora.

Durante los primeros meses, las madres siempre están atentas y duermen poco (máximo una hora al día) para poder garantizar la sobrevivencia de sus hijos.

- Orcas 


Foto: Pixabay

La hembra de este tipo de cetáceo es de las pocas que logra vivir mucho tiempo después de reproducirse e incluso cuando dejan de ser fértiles, su instinto maternal sigue intacto. Especies como los calderones tropicales, por ejemplo, continúan produciendo leche hasta 15 años después de su último parto, situación que les permite ayudar a sobrevivir a sus nietos, convirtiéndose en unas extraordinarias abuelas.

Le puede interesar: Así vive Jhon, uno de los osos más longevos del país

Adicionalmente, las orcas más veteranas ayudan a las más jóvenes en sus partos, cual matronas, sacando las crías del cuerpo de la madre, por lo que se convierten en verdaderas matriarcas, al punto en que son las que mandan. Si deciden trasladarse, toda la manada le sigue debido al profundo respeto y confianza que le tienen. Son tan fundamentales para la superviviencia de sus hijos que cuando muere una anciana, su descendencia empieza a morir rápidamente, en especial sus hijos machos.

- Elefante marino


Foto: Pixabay

Las madres de elefante marino una vez preñadas comienzan a alimentarse mucho más de lo normal durante los 11 meses que dura su proceso de gestación. Lo hacen porque durante un poco más de un mes no volverán a comer, luego de que nazca su cría. Ese periodo de tiempo lo dedicara exclusivamente a amamantar a su hijo, pues para que el recién nacido sobreviva debe engordar hasta 5 kilos al día. Debido a esto la madre puede llegar a perder hasta 190 kilos. 

- Koala


Foto: archivo/Semana. 

Las madres se envenan en pro del desarrollo de sus crías. Esta especie de marsupial opta por se alimentarse de hojas de eucalipto, que son venenosas, pero no riesgosas para ellas, porque sus intestinos contienen bacterias especializadas que desintoxican las hojas. Sus hijos 
nacen prematuros y sin estas bacterias desarrolladas, por lo que no pueden comer hojas y andar libremente debido a que gran parte de su cuerpo aún no está desarrollado: su sistema digestivo, sus ojos, oídos y piel. 

En consecuencia, la madre aliementa a sus hijos con sus propias heces, pues estas ya traen incorporados todos los nutrientes de las plantas. Además, pasan alrededor de seis meses dentro de la bolsa de su madre, alimentándose de leche hasta que logran su total desarrollo. Posteriormente, la madre se despide de sus hijos a los 8 a 10 meses, cuando estos ya están listos para sobrevivir por sí solo.