actualidad

No más muerte en las vías: pareja de zorros y su cría fue arrollada en Antioquia

Solo el pequeño mamífero logró sobrevivir. Producto del atropellamiento sufrió la fractura de dos patas y fue sometido a una cirugía que tardó cerca de cinco horas. Actualmente se encuentra bajo pronóstico reservado. Autoridad ambiental llamó a respetar la fauna en las vías.


El atropellamiento es una de las principales causas de muerte de fauna silvestre en Colombia. Aunque no existe un estudio que permita determinar exactamente cuántos animales mueren por accidentes en las carreteras, lo cierto es que la invasión de los ecosistemas con vías representa una grave amenaza para los animales que viven allí y cuyo hábitat es fragmentado por moles de asfalto. 

Solo para hacerse una idea, en Brasil, país en donde llevan más de 20 años realizando monitoreos sobre atropellamientos, se estima que cerca de 475 millones de especies mueren al año, es decir, 1.400.000 diarias, aproximadamente, incluidos insectos. 

Pero para no ir más allá, en sólo los 148 kilómetros que conforman la vía entre Medellín, Envigado, La Fe, El Retiro, La Ceja, La Unión, Carmen de Viboral y Rionegro mueren anualmente atropellados cerca de 190.000 animales, según la Red Colombiana de Seguimiento de la Fauna Atropellada (Recosfa), organización que adelanta censos constantes sobre esa carretera y que fue la encargada de evidenciar la magnitud de esta tragedia. 

Le sugerimos: Pasos de fauna, una apuesta por la vida silvestre

Esta escalofriante cifra recopilada en tan solo este un pequeño tramo vial, refleja un problema gigante en el que el país ya comenzó a trabajar, pero debe intensificar esfuerzos y comenzar a abordar con mayor seriedad. No basta sólo con aumentar el número de pasos de fauna. 

Los datos entregados por la Agencia Nacional de Seguridad Vial, a través de los cuales señaló que durante el aislamiento obligatorio de 2020 habían aumentado los accidentes con animales en las carreteras, ratifican la problemática. De acuerdo con esa entidad, el menor flujo vehicular en las vías del país había facilitado que diferentes especies de fauna silvestre y animales domésticos transitaran por los corredores viales. 


Las zarigüeyas son la especie animal con mayores registros de atropellamiento en Colombia, con un 63,1 por ciento. Foto: Recosfa. 

Desde la agencia se indicó que los animales que más habían sido atropellados en abril pasado eran las zarigüeyas, ardillas de cola roja, osos meleros, gallinazos negros y zorros cangrejeros.

Según Recosfa, las zarigüeyas son la especie animal con mayores registros de atropellamiento en Colombia, con un 63,1%, seguido por la ardilla de cola (6,9%), el oso melero (3,2%), el gallinazo negro (2,6%) y el zorro cangrejero (1,9%). Por su parte, en el Instituto Alexander Von Humboldt se maneja la estadística de que un 45% los animales más atropellados en las carreteras nacionales son mamíferos, mientras que las aves ocupan el segundo lugar con 32%, los anfibios el tercero, con el 15% y los reptiles el cuarto, con el 8 por ciento.

Le puede interesar: ¡Pare! Paso de fauna silvestre por la vía

Una de las víctimas más recientes de este flagelo fue un pequeño zorro y su familia. La Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (Cornare) informó que hacía unos días le habían reportado el atropellamiento de una pareja de zorros en un sector de la vía que comunica a los municipios de La Ceja con Rionegro, en Antioquia. 


El zorro fue encontrado al lado de su madre. Foto: Cornare

Al llegar al lugar, los profesionales de esa entidad se encontraron con una imagen desgarradora: sobre una de las cunetas de la carretera yacían una pareja de zorros muertos y al lado de la hembra, un pequeño cachorro. Lloraba, quizás por la tristeza o tal vez por el dolor, pues producto del atropellamiento sufrió múltiples heridas y la fractura de dos patas.

De inmediato, el pequeño mamífero fue trasladado al Centro de Valoración y Rehabilitación de Fauna Silvestre de esa corporación, ubicado en el municipio de El Santuario. No obstante, su esperanza de vida era muy baja. Se temía lo peor. 

Allí el cachorro fue valorado por el equipo de fauna silvestre y después de estabilizarlo, se procedió a tomarle una serie de exámenes y radiografías. 

Los resultados hacían inminente una intervención quirúrgica para corregir la fractura de sus patitas. Finalmente pudo ser sometido a una cirugía, la cual tardó casi cinco horas. La operación se adelantó en la clínica veterinaria del centro de rehabilitación.  


Luego de practicarle una serie de exámenes se determinó que el zorrito debía ser intervenido quirúgicamente. Foto: Cornare. 

"El cachorro se encuentra en recuperación en nuestro hogar de paso. El pronóstico es reservado debido a que la lesión en una de sus patas es grave. Le agradecemos al equipo que lideró la cirugía conformado por un cirujano, una anestesióloga y uno de nuestros veterinarios", indicaron desde Cornare. 

Desde esa entidad hicieron un llamado a conducir con prudencia. "Atropellar tres zorros al mismo tiempo no es un accidente, con un poco de tolerancia y respeto por nuestra fauna puedes parar y dejarlos cruzar", señalaron desde la corporación. 

Lea también: Los 10 animales más atropellados en carreteras colombianas

Los zorros cumplen una importante labor en los ecosistemas en lo referente, por ejemplo, a la eliminación y procesamiento de los cadáveres de animales y de sus restos. De esta forma, limpian el campo y previenen enfermedades y pandemias. Paradójicamente, en sus desplazamientos diarios recoge muchos animales atropellados de las cunetas de las carreteras. De algunos se alimenta y otros los entierra para aliviar el hambre más adelante.


La cirugía de sus dos patas tardó cerca de cinco horas. Su pronóstico, ahora, es reservado. Foto: Cornare. 

De esta forma, el zorro, al igual que otros animales carroñeros como los cuervos o buitres, libera los bosques de animales enfermos o muertos, ayudando a frenar la propagación de enfermedades como la mixomatosis del conejo.

Igualmente, el zorro es útil porque ayuda a controlar de plagas agrícolas de roedores como a los ratones y topos, impidiendo un crecimiento poblacional exagerado de estas especies. También actúa como un diseminador de semillas por los lugares que recorre, constituyéndose en una pieza clave la restauración natural de los ecosistemas. Su dieta, basada parcialmente de frutos y bayas de plantas, árboles y arbustos, contribuyen al proceso de reforestación.