sostenibilidad

El carbón es clave para la sostenibilidad de la transición energética. Estas son las razones

Andrés Felipe Arbeláez, director de Sostenibilidad Corporativa de Gestión Energética GENSA SA ESP, explica las razones por las cuales el carbón debe ser parte de la transición energética como un soporte que de estabilidad al sistema. Estos son los proyectos de sostenibilidad social y ambiental que lidera la compañía.


¿Por qué el carbón es necesario en la transición energética?

ANDRÉS FELIPE ARBELÁEZ: Hoy en día vemos que las grandes potencias que se involucraron con las energías renovables hace muchos años, como lo son Alemania, Francia y China, entre otras, las cuales decidieron abandonar la generación de energías con fuentes fósiles volcando todos sus esfuerzos a las energías renovables en busca de dar cumplimiento a esos acuerdos establecidos para reducir la emisión de gases efecto invernadero. No obstante, hoy por hoy vemos que aspectos alternos y no previstos como la pandemia del covid 19, las guerras y alteraciones climáticas, por nombrar algunos, dejan al descubierto la necesidad inminente de garantizar la generación de energía de manera estable y segura, viendo entonces estos países volver a la generación a base de carbón y fuentes nucleares con el fin de garantizar el acceso a este servicio básico a sus comunidades.

En el caso de Colombia, la matriz energía se compone en su gran mayoría de la energía hidráulica, superando el 70 por ciento de la matriz energética, seguida por el gas natural, carbón, combustibles líquidos y FNCER, evidenciándose en las estadísticas de la UPNE que en esta distribución de la matriz, la generación a base de carbón una de las porciones más bajas del sistema.

Volver al carbón no es buena idea en un mundo que está orientado a la reducción de emisiones de gases efecto invernadero. No obstante, sí es primordial darle estabilidad a la transición energética con las plantas generadoras a base de combustibles fósiles, siempre y cuando estas no aumente su participación en la matriz energética y gradualmente tiendan a bajarla. Esto permite estar vigentes como soporte de la transición energética, y da garantías de acceso a este valioso servicio.

¿Qué rol cumple Gensa en el marco de la transición energética?

A.F.A.: Gensa, como empresa generadora de energía a base de carbón, con Termopaipa tiene un rol fundamental en la transición energética como empresa de soporte del sistema energético colombiano, garantizando la disponibilidad de las 3 unidades de generación de energía a base de carbón. Termopaipa no es una empresa de operación 24/7 y, por el contrario, su principal objetivo es estar disponible para soportar especialmente el sistema hidráulico cuando falla o cuando las condiciones climáticas así lo demanden.

¿Cuál es su papel en las Zonas No Interconectadas?

A.F.A.: El sistema energético en Colombia tiene dos tipos de usuarios: los que hacen parte del Sistema Interconectado Nacional SIN, que integra todos los municipios y departamentos que hacen parte de la “autopista principal energética”, por donde transita la energía a nivel nacional, y los que pertenecen a las Zonas No Interconectadas ZNI. Una de nuestras labores es llevar energía a estas comunidades que no se encuentran conectadas al SIN, permitiendo el acceso al servicio y con ello al desarrollo.

NO USAR, USO EXCLUSIVO MEJOR COLOMBIA Andrés Felipe Arbeláez, gerente de innovación de Gensa
Andrés Felipe Arbeláez, director de Sostenibilidad Corporativa de Gestión Energética de Gensa SA ESP. - Foto: JUAN CARLOS SIERRA PARDO

Hemos desarrollado cerca de 3.500 soluciones fotovoltaicas individuales en zonas como en el Carmen, departamento de Norte de Santander, y Arenal y Morales, en el departamento de Bolívar. También, hemos puesto en marcha centrales de generación solar en el Remanso, Chorrobocón, Laguna Colorada y Pueblo Nuevo, en el departamento de Guainía. Operamos pequeñas plantas hidroeléctricas PCHs en Mitú, Bahía Solano y Bahía Cupica. Así mismo, tuvimos a cargo la construcción y entrada en funcionamiento de la granja solar de Inírida, que atiende el 22% de la demanda energética del municipio. En Casanare y Vichada, por su parte, sacamos adelante la conexión al sistema interconectado nacional, beneficiando a cerca de 80 mil personas.

¿En qué áreas de la ZNI están presentes?

A.F.A.: De manera permanente nos encontramos en Bahía Solano, Bahía Cupica, Inírida y Mitú, y en el desarrollo de proyectos de acceso a la energía en toda la ZNI.

Termopaipa es uno de los principales activos de la compañía…

A.F.A.: Es nuestra central termoeléctrica ubicada en Paipa, Boyacá. Tiene un área total de 110 hectáreas de las cuales se utilizan de 15 a 17 como área útil para la generación de energía con 178 megas a base de carbón. El resto del área que tenemos en las instalaciones de Termopaipa son zonas orientadas a la restauración, compensación y mitigación de aspectos ambientales asociadas al proceso. Allí hemos potencializado los servicios ecosistémicos presentes, fortaleciendo y desarrollando procesos educativos, deportivos, turísticos e industriales en un mismo entorno.

Justamente allí está el Parque Industrial Sostenible. ¿Qué beneficios ofrece?

A.F.A.: Hace tres años encontramos una central termoeléctrica con muchas dolencias de la comunidad, con todas las afectaciones que sabemos que tienen este tipo de empresas por las emisiones, los vertimientos, el transporte de carbón y lo que conlleva esto. Fue por esta razón que la presidencia de la compañía, en cabeza del doctor Tony Jozame, se enfocó en el desarrollo de una estrategia que nos permitiera integrar todos los ecosistemas presentes en los predios de Termopaipa y potencializar una serie beneficios y servicios ecosistémicos adicionales a la comunidad del área de influencia.

Hoy en día tenemos como resultado una serie de senderos ecológicos con pabellones de educación ambiental y zonas de restauración en las que hemos sembrado cerca de 10.000 plántulas nativas, en estos tres últimos años. También, recuperamos el espejo de agua de las piscinas de enfriamiento, las cuales sin perder su propósito industrial en la generación de energía, hoy se han convertido en una zona de avistamiento de aves con cerca de 50 especies identificadas, zona para prácticas de deportes acuáticos como el canotaje, natación a aguas abiertas y triatlón. Es un gran atractivo turístico de la zona.

¿Cómo se involucra a la comunidad del área de influencia de Termopaipa?

A.F.A.: Buscamos que todos los proyectos sean sostenibles, que tengan un cierre y sean rentables tanto para la comunidad como para la organización. En Termopaipa tenemos en nuestra área de influencia diez veredas compuestas por 8.000 personas, aproximadamente. Aquí desarrollamos estrategias de responsabilidad social empresarial que buscan integrar a las personas al esquema productivo, y fortalecemos así proyectos de emprendimiento, formación, educación superior, conectividad y contratación de mano de obra local.

Una de las experiencias significativas reconocidas por el Ministerio de Minas y Energía para el sector minero energético es nuestro programa denominado Guardianas del buchón; este es un programa que acompañó la formalización mediante cooperativa de un grupo de madres cabeza de hogar del área a de influencia de Termopaipa. Ellas prestan servicios ambientales a la compañía, especialmente el cuidado de las piscinas de enfriamiento evitando la proliferación del buchón de agua, que históricamente ha sido un problema para la termoeléctrica, y que hoy por hoy se encuentra controlada y vinculada a un proceso productivo de generación de abono orgánico y ayudante de suelos a base de esta especie invasora.

¿Qué otro proyecto sostenible adelanta Gensa?

A.F.A.: En este momento tenemos en etapa avanzada de ingeniería la primera granja solar para autoconsumo de Termopaipa, la cual permitirá a esta central termoeléctrica ser la primera en el país en contar con un granja solar, con lo cual busca aportar de manera contundente a la transición energética y la eficiencia energética dentro de los procesos productivos.

Esta granja solar se encuentra en el marco del plan de clausura de los patios de ceniza de la central termoeléctrica, y con ello se ocupa este espacio ya impactado para la instalación y puesta en marcha de una granja solar que generara 4,5 megas, los cuales serán consumidos por el sistema de enfriamiento de aguas. Otro proyecto de gran impacto ambiental y social en el que GENSA se ha involucrado para dar cumplimiento a la normatividad ambiental nacional y regional.

La segunda granja solar que proyecta Termopaipa tendrá una capacidad instalada cercana a los 7 megas de generación de energía, la cual también será integrada al autoconsumo de la central termoeléctrica.

*Contenido elaborado con apoyo de Gensa Energía