La concesión tiene la meta de reducir la huella de carbono en un 50 por ciento al 2030.
La concesión tiene la meta de reducir la huella de carbono en un 50 por ciento al 2030. - Foto: Cortesía Vía 40 Express.

especial infraestructura

Tercer Carril Bogotá-Girardot: así avanzan las obras para llevar a Colombia a la era de la movilidad positiva

Para la ejecución de esta obra vial, la concesión Vía 40 Express asumió el compromiso de mejorar la forma que tienen las personas de movilizarse, a través de una innovadora apuesta de diseño, construcción y operación de infraestructura.

El proyecto de modernización y ampliación de la carretera Bogotá–Girardot, denominado Tercer Carril, a cargo de la concesión Vía 40 Express, es uno de los más estratégicos que se desarrolla hoy en Colombia. Este contrato tiene un valor estimado de 5.2 billones de pesos para la rehabilitación de 145 kilómetros de carretera y la construcción de más de 60 kilómetros de tercer carril, entre otras importantes adecuaciones. Las obras avanzan en medio de un entorno geográfico de gran complejidad y de altos flujos vehiculares, dada la relevancia que tiene el corredor vial para el turismo y transporte de carga.

A la fecha, el proyecto genera más de 4.500 empleos, cuenta con más de 100 frentes de obra y 800 equipos que trabajan a toda marcha, lo que se traduce en un avance global del 15 por ciento. Su finalización está prevista para 2025, dando cumplimiento al cronograma establecido con la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Una vez finalizadas las obras, los más de 17 millones de usuarios que transitan entre Bogotá y Girardot deberían contar con una infraestructura sostenible, construida en constante diálogo con las comunidades y bajo altos estándares de ingeniería y cuidado medioambiental. A esto se comprometió la concesión, que proyecta fortalecer el turismo y el comercio, además de impulsar el ingreso de Colombia a la era de la movilidad positiva.

La movilidad positiva es un compromiso de largo plazo por mejorar la forma de movilizarse de las personas a través del diseño, construcción y operación de infraestructura cuidando el medioambiente, promoviendo la prosperidad, la innovación y la seguridad vial en los territorios, y conectando con las necesidades de las comunidades. Se trata de una visión mediante la cual VINCI Highways y Conconcreto desarrollan en Colombia las prácticas que implementan a nivel mundial con altos estándares de sostenibilidad e innovación.

En el caso del Tercer Carril Bogotá-Girardot, la movilidad positiva se materializa de diversas formas en la medida en que se desarrollan las obras. En materia ambiental, por ejemplo, la concesión tiene la meta de reducir la huella de carbono en un 50 por ciento al 2030, y así llegar a ser carbono neutro para el 2050. También trabaja para disminuir el consumo de agua en las operaciones en un 50 por ciento, así como también por minimizar los residuos a rellenos sanitarios a través del uso de la economía circular y otras estrategias.

El proyecto genera más de 4.500 empleos, cuenta con más de 100 frentes de obra y 800 equipos que trabajan a toda marcha.
El proyecto genera más de 4.500 empleos, cuenta con más de 100 frentes de obra y 800 equipos que trabajan a toda marcha. - Foto: Cortesía Vía 40 Express.

Adicionalmente, Vía 40 Express realizó una inversión muy significativa para la puesta en marcha de dos plantas de asfalto, una en Nilo y otra en Fusagasugá, en Cundinamarca; las cuales soportarán las actividades de rehabilitación de la autopista y funcionan con Gas Licuado de Petróleo (GLP), que genera una huella de carbono inferior a otros combustibles. Además, tienen la capacidad de operar con material reciclado hasta en un 40 por ciento y sus instalaciones cuentan con un sistema de filtración que atrapa la polución en un mayor porcentaje a las plantas tradicionales.

Sobre las dimensiones sociales del proyecto, se han realizado más de 150 reuniones de socialización en los municipios del área de influencia con un enfoque participativo e incluyente, con el objetivo de generar bienestar en las comunidades. De hecho, Vía 40 Express es la primera empresa privada que trabajó con la Agencia de Reincorporación y Normalización (ARN) como parte del proyecto productivo en Icononzo (Tolima), en el que participan 22 familias firmantes del Acuerdo de Paz.

Laurent Cavrois, gerente general de Vía 40 Express, explica que “bajo la movilidad positiva la concesión apunta a que el corredor Bogotá–Girardot sea más fluido y seguro, y que al mismo tiempo sea el más sostenible de Colombia al prestar todas las condiciones para que las comunidades, usuarios y trabajadores puedan desarrollar sus actividades generando bienestar y reduciendo, la emisión de carbono y desechos”, precisa.

De acuerdo con Cavrois, Vía 40 Express busca consolidar su posición en Colombia, donde se le reconoce por su excelencia operativa, además de mejorar significativamente la infraestructura vial del país y contribuir a la protección ambiental y el desarrollo social en el territorio del Sumapaz.

*Contenido elaborado con apoyo de VÍA 40 EXPRESS,

Lea también: El megaproyecto que conectó al nordeste antioqueño

Le puede interesar: Vías para la paz, la apuesta del gobierno Petro en infraestructura