Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Feminicidio
Alerta de feminicidio: la abogada que había desaparecido en la escuela de Policía de Ecuador fue asesinada. (Imagen de referencia). - Foto: Getty Images/iStockphoto

ecuador

Alerta de feminicidio: la abogada que había desaparecido en la escuela de Policía de Ecuador fue asesinada

La abogada que desapareció en una escuela de formación de oficiales de la Policía en Ecuador fue hallada muerta este miércoles.

En medio de una alarma en el país por los crecientes feminicidios, el ministro del Interior, Patricio Carrillo, informó sobre la devastadora noticia de que la abogada que, en días anteriores se había declarado como desaparecida, finalmente apareció muerta y con muestras de haber sido asesinada.

“@PoliciaEcuador hizo su trabajo y encontró a María Belén. Lamento profundamente su muerte, un femicidio que no quedará en la impunidad”, señaló el ministro Carrillo vía Twitter.

La mujer identificada como María Belén Bernal desapareció el 11 de septiembre y su cuerpo sin vida fue encontrado –según declaraciones de la Policía– en el cerro Casitagua, a más o menos 5 kilómetros de la escuela ubicada en las afueras de Quito.

El presidente Guillermo Lasso confirmó a través de su cuenta personal de Twitter: “Con profundo dolor e indignación lamento informar que María Belén fue encontrada. Su feminicidio no quedará impune y todos los responsables serán sometidos a la ley”. El mandatario, quien se encuentra actualmente en Estados Unidos, expresó su solidaridad con la madre, Elizabeth Otavalo, y su pequeño hijo, en este momento tan difícil para la familia.

Bernal tenía 34 años y desapareció tras ingresar a la Escuela Superior de Policía (ESP) para visitar a su pareja sentimental, el teniente Germán Cáceres, de acuerdo con una denuncia hecha por la familia de la víctima.

Cáceres, instructor en esa institución, fue llamado a declarar ante la Fiscalía dos días después de haberse confirmado la desaparición y pasó a la clandestinidad, por lo que la Policía abrió un proceso de destitución en su contra por no presentarse al trabajo.

Según colectivos sociales en defensa de las mujeres, el delito corresponde a la tipificación de feminicidio, entendiendo que este refiere al asesinato de una mujer, solo por el hecho de ser mujer, es decir, en razón de su género y sexo, lo cual lo convierte en una violencia sistemática, que además es de carácter histórico.

De la tragedia al perdón

El caso encendió la chispa que traían colectivos sociales con reclamos y quejas ante los altos índices de violencia de género en Ecuador, donde según la Fiscalía se han registrado al menos 573 femicidios desde 2014.

Carrillo añadió que “encontraremos a Cáceres donde esté y lo entregaremos a la justicia. Pido perdón y ofrezco una disculpa a Elizabeth Otavalo (madre de Bernal) y a su nieto”.

Según la Policía, Cáceres es el principal sospechoso. “Este es un crimen atroz que nos duele y nos avergüenza a todos; es inaceptable que un policía haya privado la vida de otra persona, cuando el deber de todo policía es servir y proteger a la ciudadanía”, agregó la institución policial en un comunicado.

Bernal ingresó a la ESP en una hora inusual para visitas; lo hizo durante la madrugada del domingo 11 de septiembre, según reconoció la Policía. “Le llevaba alimentos (...) por eso el oficial (de control) autorizó que ella pase”, explicó el comandante policial, general Fausto Salinas, durante el proceso de búsqueda de la abogada.

Anotó además que los civiles “no pueden ingresar en altas horas (de la noche) a excepción de estos casos excepcionales”, por lo que tras la desaparición, Lasso ordenó la separación del cargo del entonces director de la ESP. El Gobierno ofrece una recompensa de 20.000 dólares para localizar a Cáceres.

Asesinato tras asesinato

La Policía afirmó por su parte que “no vamos a descansar hasta poner a su asesino ante la justicia, mientras tanto se ejecutan los procesos disciplinaros contra quienes, por acción u omisión, incumplieron con su deber y permitieron que este hecho sucediera”.

El femicidio en Ecuador es castigado con hasta 26 años de cárcel y como es de esperarse en esta situación, los familiares de la víctima y activistas han protestado frente a la escuela policial y la Fiscalía debido al alto índice de asesinatos de mujeres por su condición de género.

Geraldine Guerra, de la Fundación Aldea que mapea femicidios en Ecuador, reportó que en lo que va de 2022 se han producido 206 asesinatos de mujeres: “Este año en el Ecuador cada 28 horas han asesinado a una mujer por la violencia feminicida”, aseguró la mujer.

Es además importante destacar que según estadísticas oficiales para Ecuador, se indica que 65 de cada 100 mujeres entre los 15 y los 49 años han experimentado alguna forma de violencia en el país, una cifra que preocupa a varias personas.

*Con información de la AFP.