chile

Crisis en Chile: Mientras que la inflación sigue en aumento, la tasa de favorabilidad de Boric cae aún más

La tasa de aceptación del mandatario chileno llega apenas al 36 %, un descenso significativo desde su toma de poder.


La crisis institucional y social en Chile siguen en aumento, marcadas por los recientes resultados de más mediciones macroeconómicas del país que evidencian un significativo aumento del índice de Precios al Consumidor, que ha llevado a que la invasión de ese país se sitúe temporalmente en el 10,5 %, causando estragos en el bolsillo de los ciudadanos debido a la sensible reducción en su capacidad adquisitiva.

Estas mediciones, reveladas por el Instituto Nacional de Estadísticas de Chile (INE) ponen de manifiesto el difícil momento que atraviesa ese país, donde la variación en dicho indicador representa ya un incremento del 4,8 % frente a la medición del año anterior, y donde los recientes cambios políticos, derivados del relevo de presidente, con la llegada de Boric, en reemplazo de Piñera, también han significado un timonazo en las metas del país, e incluso en su imagen interna y externa.

Frente a los componentes que están condensados en el índice del IPC, las autoridades estadísticas de Chile evidencian el aumento de 10 de las 12 áreas que se miden en la conformación de dicho índice.

Según destaca el informe, dentro de los sectores que revisten mayores complicaciones en esa materia, se encuentra el de alimentos y bebidas, así como el área de los licores y el entretenimiento, y necesidades básicas como el vestuario.

Según detallan medios internacionales, la presente situación que se evidencia en Chile es el peor momento de la economía de ese país en los últimos cerca de 30 años.

La crisis de la inflación que vive actualmente Chile, también ha estado marcada por la inyección de liquidez a la economía, lo que se adelantó a través de la entrega de programas sociales a las poblaciones menos favorecidas durante la etapa de la pandemia.

A su vez, esta situación está complementada por la consecuencia de que el Congreso Chileno hubiese dado visto bueno al retiro; de forma anticipada, de los fondos de pensiones, con el objetivo de que dichos fondos se materializaran en un apoyo necesario para la reactivación de la economía en periodo poscovid.

De igual modo, los niveles históricos que presenta la inflación de Chile, la más alta en tres décadas, también deriva del incremento que ha sufrido el precio de varios productos de continuo acceso por parte de los chilenos, que además son importados, tales como el combustible y algunos bienes de producción exterior, que son frecuentemente adquiridos en el país.

En este nuevo panorama económico que se proyecta en Chile, y que ha comenzado a golpear de manera significativa el bolsillo de los ciudadanos, también se conocieron estrategias de mitigación por parte de las autoridades financieras, e incluso, el Banco Central de Chile estimó, a partir del pasado jueves el ajuste de las tasas de interés, pasando del 7 % al 8,25 %.

A su vez, estas condiciones actualmente observadas, y que han presentado un recrudecimiento desde la llegada al poder del exlíder estudiantil, Gabriel Boric, al primer cargo de la Casa Rosada, llevaron también a que el Ministerio de Hacienda anunciara que las proyecciones de crecimiento que se trazaban para el presente año en Chile, debían ser ajustadas, estimando que si bien, a inicio del 2022, se esperaba que el PIB creciera en el orden del 3,5 %, las actuales situaciones han obligado a que la proyección de crecimiento económico de Chile pase apenas al 1,5 %.

No obstante, esta tendencia del incremento de la inflación del país viene trazándose desde el año anterior, donde el año cerró con el nivel más alto en los recientes 14 años, han tocado el techo de los 7,2 %. No obstante, el PIB reportado el año anterior también mostraba trazos de crecimiento al alcanzar un 11,7 %, que se ha ido desdibujando con la llegada de Boric.

En cuanto a este último, quien tomó posesión durante la primera mitad del mes de marzo pasado, resulta alarmante el ritmo al que crecen sus índices de desaprobación, pues este indicador sigue cayendo en grandes proporciones, llegando incluso, según una reciente medición adelantada por Cadem, se puede evidenciar que esta cae hasta el 53 %, mientras que su tasa de aprobación se ha ubicado en el 36 %.