Home

Mundo

Artículo

La Fiscalía argentina está pidiendo que la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner sea condenada a 12 años de cárcel.
Este martes, 6 de diciembre se conoció el fallo en contra de la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, acusada de un caso de corrupción durante su mandato presidencial. El fallo es susceptible de ser apelado. - Foto: getty images

argentina

Culpable: tribunal de Argentina condena a Cristina Fernández de Kirchner por corrupción

La actual vicepresidenta de Argentina fue investigada por su participación en un caso de corrupción ocurrido durante su presidencia.

Este martes, 6 de diciembre, se conoció el veredicto emitido por las autoridades judiciales argentinas frente al caso por el que es investigada la expresidenta de la República, y actual vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

Fernández fue acusada de un caso de corrupción ocurrido cuando ella era la primera dirigente de su país; el caso está referido a irregularidades en la realización de obras públicas viales.

El veredicto, en el que se encontró culpable a Cristina Fernández del delito de administración fraudulenta en prejuicio de la administración pública, fue dado a conocer por los jueces en medio de una ola de protestas tanto de los sectores afectos a la vicepresidenta, como de aquellos que exigen justicia frente al caso de corrupción. Además de salpicar a la expresidenta, el caso involucra a otros 13 acusados.

Según el fallo de las autoridades, en el que también se estableció la responsabilidad y condena a otros de los señalados, Cristina Fernández es condenada a seis años de prisión e inhabilidad especial perpetua.

Medios internacionales habían anticipado que fuere la que fuere la decisión tomada por el tribunal, Cristina Fernández no iría a prisión gracias a que se encuentra investida con fuero especial dada su condición de exmandataria y de funcionaria pública.

En ese mismo sentido, la decisión conocida este martes 6 de diciembre se refiere a un fallo de primera instancia, por lo que las partes tendrán la posibilidad de presentar las correspondientes apelaciones; es decir, la decisión conocida aún no está en firme.

Al ser un fallo que no se encuentra en firme, faculta, según precisaron medios locales, para que la actual vicepresidenta pueda ser partícipe de los próximos comicios electorales, previstos para 2023, en caso de que decida tomar parte de ellos.

No obstante, tras el conocimiento público de esta decisión por parte de la justicia argentina, se espera que tenga un fuerte impacto en el contexto político argentino, lo que ha sido evidente con las primeras reacciones.

Cristina Fernández tiene 69 años y se consolidó como una de las principales figuras políticas de la izquierda argentina desde la llegada al poder de su esposo, el fallecido expresidente Néstor Kirchner, a comienzos de la década de los 2000; no obstante, ella ya había incursionado en la política como diputada y senadora.

El veredicto conocido la tarde de este martes estuvo a cargo del Tribunal Oral Federal N. ° 2, el cual a su vez está compuesto por los togados Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu.

Previo al conocimiento del veredicto emitido por las autoridades judiciales este martes, la vicepresidenta argentina ya se había pronunciado para anticipar que iba a ser declarada culpable, advirtiendo que su caso se trataba, según ella, de una ‘persecución política’ en contra del sector ideológico que ella representa.

Desde la Fiscalía, previo al conocimiento de su condena por parte de las autoridades, se había solicitado una pena privativa de la libertad de 12 años de cárcel, señalando que Fernández de Kirchner es la líder de una ‘estructura delictiva’ responsable de defraudar a la Nación.

En su solicitud, la Fiscalía había llamado a que la vicepresidenta fuera sancionada a su vez con una sanción disciplinaria por parte de los entes de control, que representase una inhabilidad para ejercer cargos públicos.

En ese sentido, la política había afirmado, previo al conocimiento del fallo, que si bien podría llegar a ser destituida, el derecho del que no la podrán coartar, sería del de opinar sobre su punto de vista para sacar adelante a Argentina.

En medio del caso que se libra en su contra, Fernández de Kirchner también había arremetido contra los togados encargados de su caso, acusándolos a su vez de ser personas al servicio de intereses políticos contrario a los de ella, por lo que les señaló de no ser un tribunal imparcial y de haber inclinado la balanza de la justicia en detrimento de ella.

Por su parte, la defensa de la vicepresidenta ha afirmado que en derecho no hay pruebas para incriminar a su defendida; no obstante, el juicio que se adelanta en contra de ella tiene serios tintes políticos.

La reacción de Cristina Fernández

Tras conocer la decisión de las autoridades, Cristina Fernández se pronunció desde su despacho, en una declaración difundida a través de las redes sociales, en las que acusó que “esta condena tiene su origen, que tiene su origen en “mafia judicial” y la confirmación de la existencia de un sistema paraestatal”.

En ese sentido, la funcionaria también ha arremetido contra parte de los miembros del tribunal al que le corresponderá conocer de su apelación a la sentencia, y denunció algunos intereses por parte de medios de comunicación de su país en torno a la causa ahora sancionada.

“Yo nunca voy a ser mascota del poder”, señaló la vicepresidente de Argentina en referencia a la existencia de una persecución en su contra, admitiendo que su figura había generado incomodidad en algunos sectores que ostentan el poder, e incluso hizo mención de la llamada “ley de desinversión de medios”, arremetiendo fuertemente contra grupos como El Clarín.

Recientemente, la política, en el marco de una movilización en respaldo a ella frente a esta causa legal, fue objeto de un intento de homicidio, que finalmente resultó fallido.

El pistolero, quien alcanzó a activar el arma, pudo disparar realmente debido a una falla en el funcionamiento de la pistola empleada, la cual fue puesta a pocos centímetros de la cabeza de la líder de izquierda.

Otras sentencias

En medio de la lectura de la condena en contra de Fernández de Kirchner, también se conocieron otras condenas emitidas en contra de más implicados en el caso de corrupción.

Por administración fraudulenta en prejuicio de la administración pública, en contra de Lázaro Antonio Báez (6 años de prisión), Mauricio Collareda (4 años de prisión), Raúl Oswaldo Derwich (4 años de prisión), José Francisco López (6 años de prisión), Juan Carlos Villafañe (4 años de prisión), Raúl Gilberto Paveci (4 años y 6 meses de prisión), Nelson Guillermo Periotti (6 años) y José Raúl Santiváñez (4 años).

Todos ellos fueron sentenciados a inhabilidad perpetua para ejercer cargos públicos.

En medio de la sentencia, los jueces dieron a conocer que Fernández de Kirchner, y otros de los exfuncionarios que fueron hallados culpables en el mismo caso, deberán entregar, en lo corrido de los próximos 10 días hábiles, el equivalente a 84.000 billones de pesos argentinos (4,8 billones de dólares), los cuales son considerados los réditos del ilícito.

Los jueces también declararon extinguida la acción penal por prescripción en los cargos de los que es señalado Carlos Santiago Kirchner, primo del expresidente Néstor Kirchner, acusado de incumplimiento de los deberes como funcionario público, así como absolverlo del cargo de asociación ilícita al no haber tenido soporte probatorio para ser llamado a juicio.