Home

Mundo

Artículo

Alberto Fernández, presidente de Argentina.

argentina

Presidente de Argentina dio luz verde para compra de nuevo avión presidencial: costará 22 millones de dólares

El avión, denominado Tango 01 será adquirido al evidenciar su necesidad para el transporte del mandatario, y será pagado con un préstamo diferido por ese país a 10 años.

El Gobierno de Argentina puso fin a una larga discusión sobre la necesidad de adquirir un nuevo avión para que preste los servicios de transporte nacional e internacional al presidente de la República, en virtud de que el actual avión, el Tango 01, presenta serias fallas que han impedido su utilización desde hace algunos años; más precisamente desde 2015.

Así, según recogen medios locales en Argentina, el presidente Alberto Fernández ya dio luz verde para la adquisición de la nueva aeronave, la cual estaría disponible para su administración desde el mes de enero.

En ese sentido, esta semana se conoció la decisión administrativa, con la que Fernández ha dado luz verde al incremento presupuestal de la Secretaría General de Presidencia, con la que se pretende lograr el depósito de una suma de más de 22.2 millones de dólares en una cuenta perteneciente a la OACI; Organización de Aviación Civil Internacional, un ente adscrito a la ONU, que servirá de intermediaria en la adquisición del nuevo avión.

Según precisan medios locales en Argentina, esta transacción a su vez representará la entrega de la actual aeronave, la cual tiene un costo cercano al 10 % de la aeronave a adquirir.

Si bien se supondría que los fondos para la compra del nuevo avión habrían de desprenderse de las reservas del Tesoro Nacional, ha trascendido que para dicha transacción, Argentina se apoyará en un préstamo realizado por la CAF; Corporación Andina de Fomento, el cual equivale a poco más del 50% del costo de la nueva aeronave.

Dicho préstamo, de 12 millones de dólares, será diferido a 10 años por parte de la administración de Argentina, y responde a un estudio de viabilidad económica desarrollado por los correspondientes entes administrativos y económicos.

Tras este visto bueno, se espera que la adaptación del avión para la Presidencia se ponga en marcha, para próximamente poder desarrollar la fase conocida como Inspección pre compra.

Este paso, que se estima necesario, complementa otras inspecciones ya realizadas al avión a adquirir, las cuales se vienen desarrollando desde hace cerca de un semestre, por lo que varios funcionarios y expertos al servicio de Argentina se han desplazado hasta Estados Unidos para examinar el avión en cuestión.

Sobre el avión que adquirirá Argentina, medios locales han precisado que se trata de un avión Boeing 757-256, con una capacidad estimada de 39 pasajeros, que además cuenta con una importante serie de comodidades entre los que se cuentan tres dormitorios, algunos de los cuales se pueden adaptar como sala de juntas.

Medios locales han destacado que una de las características que lo hacen superior al actual, es que es un avión más actual que cuenta con capacidades para movilizar al mandatario; sin escalas, entre Argentina y Estados Unidos, o hasta algunas zonas de Europa; situación que se hizo evidentemente necesaria en medio de la crisis de salud que recientemente vivió el presidente durante su concurrencia a un evento internacional.

En ese mismo sentido, experto citados por medios locales han apoyado esta adquisición, notando que este posee algunas características técnicas y de diseño que ayudan al ahorro de combustible, y que además lo hacen ideal para las labores requeridas, en tanto cuenta con sistemas que lo hacen operable en la mayoría de los aeropuertos de Argentina y de la región.

Otro de los factores destacados en la visita de evaluación técnica, según recogen medios locales de Argentina, se refiere a que es una aeronave sobre la que tienen experiencia los encargados del mantenimiento aeronáutico argentino, por lo que no acarrearía gastos adicionales en caso de que presente fallas, a diferencia de otros modelos que preferirían un traslado a otros países para su evaluación.

Los peros en el proceso

Como en todo proceso, también existen voces disonantes que han cuestionado la vía libre a la adquisición de este avión.

Una de ellas es la que advierte sobre la presencia de una presunta empresa intermediaria en la compra, la cual es señalada como Validus Aviation LLC, pese a que en la licitación para la escogencia de la aeronave aparecía una firma llamada C&L Aviation Group.

En ese mismo sentido, medios locales en Argentina refieren también los ‘peros’ interpuestos por Roberto Arostegui, ex funcionario aeronaútico de la presidencia de Argentina, quien cuestionó la pertinencia de la compra de un Boeing 757, refiriendo que es una aeronave que significará problemas para Argentina, señalando que es un modelo que no se construye desde hace 22 años, por lo que sus capacidades son limitadas frente a lo que podría ofrecer un avión más moderno.

Arostegui cuestionó la tecnología cono la que pudiese estar equipado el lujoso avión advirtiendo que es un avión con “poca autonomía”, y desmintiendo algunas de las características valoradas por los expertos como la capacidad de vuelo sin escalas.

No obstante, en respuesta, algunos expertos han desmentido los señalamientos advirtiendo que es una aeronave usada por varias aerolíneas como United Airlines, Delta Airlines, Fedex, UPS, entre otras, advirtiendo además que es el mismo modelo del Air Force 2, avión de Estados Unidos al servicio de la vicepresidente Harris.

Los expertos también apuntaron que si bien había otros aviones capaces de llegar incluso sin escalas a China, ese no es un destino habitual del presidente, por lo que sería un lujo innecesario.

En gobiernos pasados, como el de Mauricio Macri, se había intentado también surtir el proceso de renovación del Tango 1, apostando como medida transitoria por arreglar el existente, un proceso que costó cerca de 15 millones de dólares y que no dio la respuesta esperada.

A través de las redes sociales, algunos medios locales han difundido una serie de imágenes de cómo luce el avión que aprobó comprar Alberto Fernández.