mundo

El accidentado camino de Taiwán hacia la independencia y la democracia

Aunque Taiwán no está reconocido como Estado independiente, la gran mayoría de los taiwaneses siente que su primera lealtad es hacia la isla. Hoy Taiwán es una democracia floreciente. Pero no siempre fue así.


Publicada en 1946, la novela Huérfano de Asia, del autor taiwanés Wu Zhou-liu, cuenta la historia de Hu Tai-ming. Nacido en el Taiwán ocupado por Japón, criado en la tradición china, Hu se ve obligado a entrar en el sistema educativo japonés. Con el tiempo se ve excluido por los japoneses, y al ser testigo del horror de la guerra entre China y Japón, se siente repudiado por ambos países.

En 1983, cuando la música pop había abierto un espacio crítico para la expresión política en el Taiwán autoritario, Huérfano de Asia se convirtió en una canción popular. La letra habla del huérfano, con un “rostro amarillo manchado de barro rojo” y “ojos negros que miran con terror blanco”. Este sentimiento continuo de tristeza refleja la desilusión entre los taiwaneses, algo que no sorprende si se tiene en cuenta la historia de la isla después de 1945.

En 1945, Taiwán pasó a formar parte de la República de China (ROC) bajo el Gobierno nacionalista (Kuomintang, KMT), que había sucedido a la dinastía Qing tras la revolución Xinhai en 1912. En 1949, cuando el Partido Comunista Chino (PCC) tomó el poder en el continente tras la guerra civil, el KMT huyó a Taiwán, llevándose consigo a toda una clase de funcionarios, oficiales y políticos del partido, intelectuales, industriales y tropas, así como hombres y mujeres de a pie que escapaban de una guerra devastadora. El éxodo estaba formado principalmente por hombres, que pasaron a ser conocidos como “continentales”, que aparentemente sólo se refugiaban temporalmente en Taiwán.

La fortaleza de Taiwán

Después de que el PCC declarara la fundación de una República Popular el 1 de octubre de 1949, el KMT convirtió a Taiwán en una fortaleza anticomunista. Los comunistas taiwaneses, los independentistas y los intelectuales liberales e izquierdistas se opusieron a ello, pero Chiang Kai-shek, el líder del KMT, y su Gobierno impusieron la ley marcial en mayo de 1949. Aparentemente para protegerse de la infiltración desde el continente, se cerraron las fronteras entre Taiwán y China y se restringieron los derechos constitucionales de los ciudadanos.

Le siguió el terror blanco, que duró hasta 1987. Fue un periodo de fuerte represión en el que se detuvo a miles de personas y se ejecutó a muchas de ellas por oponerse al partido-estado autoritario del KMT.

Una de las calles principales de Sanshia, en Taiwán, bordeada por una docena de letreros de neón
Una de las calles principales de Sanshia, en Taiwán, bordeada por una docena de letreros de neón - Foto: Getty Images

La pretensión del KMT de representar a toda China fue respaldada inicialmente por Estados Unidos. Estados Unidos también apoyó la ocupación de Taiwán del puesto de China en las Naciones Unidas, hasta que en octubre de 1971 la asamblea general aprobó una resolución de Albania para que la República Popular ocupara el puesto. Al año siguiente, el presidente estadounidense, Richard Nixon, visitó Pekín en el marco de un proceso de normalización de las relaciones entre Washington y Pekín.

Pero en Taiwán se seguía adoctrinando a los ciudadanos para que vieran a China como su “patria” perdida que algún día sería recuperada de los comunistas. Para “liberar” a Taiwán, se lanzaron ataques contra las islas de Dachen, Yijianshan y Kinmen, ocupadas por los taiwaneses, en la década de 1950. Kinmen, en particular, fue objeto de un intenso bombardeo de la artillería china que duró 44 días desde el 23 de agosto de 1958. Durante la siguiente década, los proyectiles de artillería vivos fueron sustituidos por proyectiles que contenían material de propaganda.

La democracia del tigre

Además de apoyar a Taiwán militarmente, EE. UU. suministró inyecciones masivas de ayuda económica entre 1951 y 1965, que ascendieron a 16 000 millones de dólares en la actualidad, lo que permitió a Taiwán sobrevivir. Una vez finalizado el programa, la floreciente industria exportadora de Taiwán incluía ropa, productos electrónicos, juguetes, artículos para el hogar y alimentos procesados.

El aumento del producto nacional bruto per cápita entre 1951 y 1983, de 145 dólares a 2 880 dólares en 1983, estuvo acompañado por el rápido crecimiento de una clase media educada. Al mismo tiempo, el Gobierno consiguió atraer a Taiwán a una clase de jóvenes formados para que trabajaran en el floreciente sector tecnológico, con el fin de invertir la fuga de cerebros de las décadas anteriores. Uno de los frutos fue la industria de los semiconductores, en la que Taiwán tiene un dominio mundial, incluido el gigante Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC).

Mientras tanto, en 1986, una coalición de fuerzas de la oposición desafió la represión del KMT contra la oposición para fundar el Partido Democrático Progresista (DPP) en 1986. Al año siguiente, se levantó la ley marcial. Las disposiciones temporales que habían permitido al KMT reprimir cualquier disidencia política fueron abolidas en 1991.

Ximending (Shi-men Ting), zona de tiendas situada en el Distrito de Wanhua de Taipéi, capital de Taiwán
Ximending (Shi-men Ting), zona de tiendas situada en el Distrito de Wanhua de Taipéi, capital de Taiwán - Foto: Getty Images

En 1992, se celebraron las primeras elecciones completas del país para el parlamento, el Yuan Legislativo. El KMT conservó el poder, pero el DPP obtuvo suficientes escaños para constituir, por primera vez, una oposición efectiva. En los años siguientes se produjo una liberalización gradual de los medios de comunicación y, en 1996, Lee Teng-hui, conocido como el “Señor Democracia” de Taiwán, se convirtió en el primer presidente elegido directamente (había sucedido al hijo de Chiang Kai-shek, Chiang Ching-kuo, en 1988). Las elecciones de 2000 fueron ganadas por el DPP, poniendo fin a más de cinco décadas de gobierno del KMT.

Sentido de identidad

Este lento avance hacia la democracia se vio acompañado por el paulatino debilitamiento de la identificación de los taiwaneses como chinos. En noviembre de 1987 se levantó la prohibición de viajar a China, lo que permitió a los continentales regresar a sus ciudades de origen por primera vez desde 1949. En 1991, el Gobierno taiwanés legalizó las inversiones en el continente, y hoy China es el mayor socio comercial de Taiwán.

El Consenso de 1992, consagrado en la legislación de Taiwán, divide el territorio de la ROC en la “zona de Taiwán” y la “zona del continente”. Las generaciones más jóvenes de Taiwán tienen fama de ser intuitivamente independentistas. Y la situación se complica aún más por los matrimonios mixtos con personas de China, Indonesia, Tailandia, Filipinas, Vietnam y Camboya que se han trasladado a Taiwán. Enriquecen la composición étnica de Taiwán, originalmente dominada por los chinos Han, con una minoría de indígenas, reconocidos por la Constitución en 1997 como la Primera Nación de la isla.

El pueblo de Taiwán se define cada vez más por su diversidad, lo que conlleva sus propios retos. Aunque Taiwán no está reconocido como Estado independiente, la gran mayoría de los taiwaneses sienten que su primera lealtad es hacia la isla.

Por: Isabelle Cheng

Senior Lecturer in East Asian and International Development Studies, University of Portsmouth

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en The Conversarion

The Conversation