ucrania

Veinte periodistas han muerto en Ucrania en el ejercicio de su oficio durante la guerra

Dos datos fueron revelados por la viceministra de Relaciones Exteriores de Ucrania el pasado 4 de mayo con ocasión del Día Mundial de la Libertad de Prensa.


A través de sus redes sociales, el pasado 4 de mayo, con ocasión de la conmemoración del Día Internacional de la Libertad de Prensa, la viceministra de Relaciones Exteriores de Ucrania, Emine Dzheppar, se pronunció frente a la situación que vive actualmente su país a raíz de la ocupación de las tropas rusas, desde el pasado 24 de febrero, y la forma en la que eso ha repercutido en el ejercicio del periodismo, tanto para los periodistas locales, como para los extranjeros, más aún desde que los ojos del mundo se centraron en dicho escenario bélico.

Más allá de las implicaciones referidas al oficio en sí, la viceministra entregó una serie de cifras que evidencian el riesgo que ha representado para cientos de periodistas la continuidad del ejercicio de sus labores, recordando, entre otros, que la guerra ha cobrado la vida, hasta el momento, de 21 informadores que han sido asesinados.

En ese mismo sentido, la funcionaria señaló que en lo corrido de la actual crisis, nueve periodistas más han resultado heridos por las balas cruzadas, mientras que 15 permanecen desaparecidos.

De igual modo, la funcionaria del Gobierno de Kiev reportó dentro de sus cifras la captura de 8 comunicadores por parte de los soldados usurpadores rusos.

Según la funcionaria, desde el pasado 24 de febrero, fecha en la que el Kremlin empezó formalmente el despliegue de sus tropas en Ucrania, con el objetivo de tomar control territorial, en el marco de una invasión que ha sido calificada por decenas de gobiernos como “injustificada”, el Ejército ruso ha obligado al cierre de cerca de una centena de medios de comunicación regionales; esto, sin contar los otros tantos que dejaron de funcionar por la imposibilidad física, debido a los daños derivados de los bombardeos, a la migración, que en términos prácticos también contempla que cientos de comunicadores hubiesen, como gran parte de la población ucraniana, optado por salir del país, en procura de resguardar su vida.

De igual modo, más allá de la afectación al periodismo en territorio ucraniano, también valdría la pena recordar los efectos que ha tenido la invasión rusa para el desarrollo del periodismo incluso en el mismo territorio ruso, en tanto, en su búsqueda por proteger la imagen interna del Kremlin, a los ojos de los habitantes locales, también se ha limitado la difusión de información que es considerada “no conveniente” al interior de Rusia.

En ese sentido, las autoridades de Moscú emitieron en marzo una serie de normas en las que advertían de duras penas y sanciones contra quienes difundieran información que calificaron como fake news, u orientada a deslegitimar o enlodar la imagen del Ejército ruso.

Como consecuencia de esto, muchos medios de comunicación internacionales decidieron, en pro de defender la integridad de sus colaboradores, cesar su labor en ese país, como es el caso de medios internacionales como CNN y la BBC.

Esta última, aunque decidió cerrar sus oficinas en Rusia, advirtió que, desde territorios extranjeros, y usando el sistema de onda corta, seguiría emitiendo su señal en ruso, con la posibilidad de ser escuchada por sus audiencias en ese país a través de sistemas radiales que se usaron durante la Segunda Guerra mundial para evitar ser bloqueadas.

Sobre la legislación aprobada en Rusia en contra de quienes difundan la considerada “información falsa”, esta prevé penas de hasta 15 años de cárcel contra las personas que emitan o hagan eco de ellas.

Recientemente, la viceministra de Relaciones Exteriores de Ucrania, Emine Dzheppar, también se había manifestado a través de sus redes sociales para confirmar que, en medio de la retoma de territorios, tras el repliegue de las tropa en el sector próximo a Kiev, fueron hallados varios cuerpos de ciudadanos locales, que habrían sido víctimas de torturas por parte de soldados rusos que, según la funcionaria, habrían incluido fusilamientos con manos atadas, e incluso arrancamiento de uñas.

Por ser una noticia de interés mundial, todo el contenido sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania será de libre acceso para nuestros lectores en todas las plataformas digitales de SEMANA.