perfil

Kamala Harris: la exfiscal hija de inmigrantes que aspira a la vicepresidencia de EE.UU.

Creció en medio del movimiento de los derechos civiles de los años 60, y tiene un largo récord de ser la primera mujer de color y de origen inmigrante en alcanzar altas posiciones.


Kamala Harris tiene un mantra que heredó de su mamá, una reconocida científica especializada en cáncer de origen indio: “Tú puedes ser la primera, pero asegúrate que no seas la única”. La frase no podría aplicar mejor a la trayectoria profesional de Harris. Esta mujer de 56 años, tez oscura e hija de una inmigrante india y un hombre de origen jamaiquino ha sido la primera muchas veces en su vida. Fue la primera mujer negra en California elegida como fiscal de distrito, para entonces en San Francisco.

Años más tarde, en 2011, fue elegida fiscal general del estado convirtiéndose en la primera mujer y primer ciudadano afroamericano en el puesto. En 2017, llegó al Senado en representación de California marcando un nuevo hito. Harris es la segunda senadora afroamericana y primera de ascendencia asiática en la historia de Estados Unidos.

Ahora en su rol como candidata a la vicepresidencia al lado de demócrata Joe Biden también ha sentado nuevos precedentes. Nunca antes una mujer afroamericana había alcanzado los altos honores de ser opción para el segundo puesto al mando del país. Y si ganara su fórmula, tendría asegurado el título de primera más importante de su vida hasta ahora.

Una carrera en la justicia de amores y odios

Su larga carrera en la justicia le ha traído reconocimientos, pero también críticas, especialmente en esta carrera electoral. Cuando trabajó en la oficina de la fiscalía de distrito de San Francisco, primero como asistente del fiscal y luego como cabeza de la entidad judicial, persiguió la prostitución juvenil en la ciudad y reorientó la ley para tratar a las menores como víctimas y no criminales.

Kamala Harris
Kamala Harris durante un evento de campaña el sábado 24 de octubre. - Foto: AP

Además, según el medio estadounidense POLITICO, durante sus tres años como fiscal de distrito, la tasa de condenas aumentó de 52 a 67 por ciento. Otros sectores también reconocen un programa que fundó para la rehabilitación de personas condenadas por delitos de tráfico, distribución o posesión de drogas en San Francisco.

Sin embargo, también estuvo envuelta en situaciones que no la dejaron bien parada. Como la vez que un técnico de la fiscalía robó cocaína del laboratorio criminal del fiscal y manejó mal las pruebas. Harris no hizo públicos los hechos ni informó a los abogados defensores. Por ello, tuvieron que desestimar casi mil casos relacionados con asuntos de drogas.

Por otro lado, un programa que impulsó en 2010 contra el ausentismo escolar produjo tanto amores como odios. Este presionaba a los padres a enviar sus hijos al colegio con multas y otras medidas. El medio californiano especializado en política Calmatters, afirma que en poco tiempo la tasa se ausentismo bajo, pero algunos sectores calificaron las medidas como demasiado punitivas y señalaron que afectaban especialmente a familias pobres de minorías étnicas.

En los años posteriores, cuando ya estaba al mando de la fiscalía general de California, logró un acuerdo millonario a favor de las víctimas de la crisis hipotecaria, respaldó el matrimonio igualitario, defendió una ley contra el cambio climático y abogó por política pública a favor de la cobertura en salud a bajo precio para la población.

No obstante, algunos sectores critican de este periodo que no persiguió con suficiente determinación el abuso policial y su negativa a apoyar dos iniciativas que tenían como objetivo prohibir la pena de muerte en el estado. Estos dos asuntos han sido unos de los más importantes señalamientos que le han hecho a la candidata en estas elecciones. Para sectores más a la izquierda, el pasado judicial de Kamala la muestra como una abogada de mano dura, demasiado punitiva y no lo suficientemente progresista.

En cuanto a su trayectoria en el Senado, sus especialidades son la seguridad nacional, asuntos de inteligencia y justicia. También participa en las sesiones presupuestarias y de impuestos. Además, el diario New York Times resalta que ha apoyado e impulsado políticas para cambiar la situación de grupos vulnerables y marginados como lo son las mujeres, personas de color y los estadounidenses de bajos ingresos.

Hija de inmigrantes y activistas de los derechos civiles

Kamala nació en Oakland, California, en un hogar de migrantes. Su madre, Shyamala Gopalan, llegó a Estados Unidos de Chennai, India, para estudiar una maestría en Nutrición y Endocrinología en la Universidad de Berkeley. Con el tiempo, se convirtió en una reconocida científica especialista en cáncer de mama. En sus épocas como estudiante conoció al padre de Kamala, Donald Harris, un jamaiquino que arribó al país también con el objetivo de estudiar en Berkeley. Solo que en su caso fue economía.

La pareja tuvo dos hijas, Maya y Kamala, pero cuando la última tenía 7 años se separaron. Desde entonces, Shyamala se encargó de ellas y se las llevó a vivir en Montreal, Canadá. Años más tarde, cuando ya era una mujer adulta, la candidata volvió a Estados Unidos a estudiar ciencia política y economía en la Universidad de Howard en Washington D.C. Luego hizo un doctorado en derecho en la Universidad de California Hastings.

Kamala Harris
Kamala Harris creció en medio del movimiento social por los derechos civiles de los años 60 en Estados Unidos. - Foto: AP

Kamala es una mujer devota a su madre, quien falleció en 2009. En su libro de memorias ‘La verdad que sostenemos’, publicado el año pasado, le dedicó estas palabras: “No hay título ni honor en la tierra que atesore más que decir que soy la hija de Shyamala Gopalan Harris”.

Su mamá fue una mujer progresista que rompió con el estereotipo y el rol social de las mujeres en la India a mitad del siglo pasado. Se dedicó a cantar cuando era joven y luego a la ciencia. Cuando ya vivía en Estados Unidos se unió al movimiento por los derechos civiles de los años 60 al lado del padre de Kamala. Por eso, la candidata a la vicepresidencia reconoce que se crió en un ambiente de organización y lucha social por los derechos de los afroamericanos.

Su interrumpida carrera a la presidencia

Harris, antes de ser elegida como la pareja electoral de Joe Biden, compitió en las primarias demócratas para ser la candidata del partido a la presidencia. Durante este proceso recibió grandes donaciones de colaboradores del partido y fue reconocida como un personaje fuerte que cada vez destacaba más entre las líneas demócratas. Sin embargo, al final del 2019 desistió y cerró filas alrededor de Biden.

Joe Biden
El candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden. - Foto: AP

En su campaña en las primarias, señaló su crianza en medio de un ambiente de movilización a favor de los derechos civiles. Por ello, decidió presentar oficialmente sus aspiraciones presidenciales el 21 de enero de 2019, día de Martín Luther King. La simbólica ceremonia fue acompañada de una frase contundente que Harris quiere sea su sello, aunque ahora desde la vicepresidencia. “Digamos una verdad incómoda: el racismo, la homofobia, el sexismo son reales en este país. Y son formas de odio antiguas con nuevo combustible. Y hay que decirlo, para poder lidiar con ello”.