méxico

México propone parar producción de cerveza en zonas con escasez de agua

México fue el mayor exportador mundial de cerveza en 2021, con ventas por 5.015 millones de dólares, seguido por Países Bajos, con 2.160 millones de dólares, según datos de Naciones Unidas.


El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, planteó este lunes frenar la producción de cerveza en el norte del país, que este año se ha visto afectado por una fuerte sequía no vista en décadas. “No es decir ‘ya no vamos a producir cerveza’. Es decir, ‘no se va a producir cerveza en el norte’”, dijo el mandatario durante su habitual rueda de prensa matutina, aunque no dio una instrucción directa para ello.

El mandatario señaló que México –en donde están asentadas la holandesa Heineken y el grupo belga-brasileño Anheuser-Busch InBev–, es el país que más produce cerveza en el planeta. Según datos de Naciones Unidas, México fue el mayor exportador global de cerveza en 2021, con ventas por 5.015 millones de dólares, seguido por Países Bajos, con 2.160 millones de dólares.

López Obrador dijo que su gobierno apoyará a las compañías si producen la bebida en los estados del sureste del país, una región caracterizada por sus caudalosos ríos y exuberante selva, pero también por sus altos niveles de pobreza. “Quieren seguir produciendo cerveza, aumentando la producción, todo el apoyo para el sur. Pero ya no se puede dar permiso en donde no hay agua o donde están abatidos por completo los mantos freáticos”, agregó.

El presidente se refirió al caso de Constellation Brands, que canceló la construcción de una planta en Mexicali, en la desértica región noroeste, tras una consulta pública impulsada por López Obrador donde la mayoría de participantes votó contra el proyecto. En su momento, la cancelación generó duras críticas del empresariado local por considerar que dañaba la confianza y el clima de inversión. Diversas partes de México se han visto golpeadas por la falta de agua, lo que obligó a las autoridades a racionarla.

¿Por qué evitar la cerveza?
México propone parar producción de cerveza en zonas con escasez de agua. - Foto: Getty Images

Monterrey, en el norte del país, vive una sequía como resultado de escasas lluvias a lo largo de 15 meses y una mala gestión de los recursos hídricos, según ambientalistas. En esa ciudad opera Heineken México, que fabrica cerveza también en otras ciudades norteñas como Tecate, en Baja California, y Meoqui, en Chihuahua.

El Grupo Modelo –que pertenece a AB InBev– tiene una planta en Torreón, Coahuila (norte) y una en Mazatlán, Sinaloa (noroeste), junto con otras repartidas en el resto del país.

Otros países que afrontan sequías

En España, sin embargo, la falta de agua no es ninguna novedad. El país llegó a convertirse incluso en un modelo de adaptación ante las precipitaciones irregulares, gracias a sus transvases de agua entre cuencas hidrográficas y sus numerosos embalses, construidos para garantizar el abastecimiento de las ciudades y zonas agrícolas.

A lo largo del siglo XX se construyeron 1.200 grandes presas, un récord europeo si se compara con la cantidad de habitantes. España pasó de 900.000 a 3.400.000 hectáreas de regadío, según destaca el Ministerio de Transición Ecológica en su página web, donde afirma que “el sistema de gobernanza del agua de España es un ejemplo de éxito”.

Sine embargo, para muchos expertos, esta estructura está mostrando ya sus límites. Los embalses “han servido”, pero también “han favorecido la “sobreexplotación” del agua y un descenso de su calidad, al modificar el curso natural de los ríos y su regeneración, según Julio Barea, responsable de campaña para Greenpeace España.

Para el consejo científico de la cuenca Ródano-Mediterráneo, organismo francés que reúne a especialistas de hidrología, “el modelo español” solo se sustenta “en la medida en que los recursos de agua estén suficientemente disponibles” para permitir que se llenen los embalses.

Y ahora “parece que estos límites físicos están cerca”, según estima en un informe. “Las evoluciones climáticas ya en curso, y que perdurarán en las próximas décadas, acentuarán el riesgo de problemas, cuya gravedad también podrá deberse a las pocas posibilidades de adaptación” del modelo actual.

*Con información de la AFP.