estados unidos / rusia

Micrófono indiscreto

De la reunión de los presidentes de las grandes potencias del mundo en la Cumbre de Seguridad Nuclear la semana pasada solo quedó la anécdota de un micrófono indiscreto.


De la reunión de los presidentes de las grandes potencias del mundo en la Cumbre de Seguridad Nuclear la semana pasada solo quedó la anécdota de un micrófono indiscreto que captó una conversación entre los presidentes Barack Obama y Dmitri Medvédev, en la que el estadounidense le pidió a su homólogo ruso que le diera espacio hasta después de su reelección para solucionar el tema de la defensa antimisiles. El comentario bastó para emocionar a los republicanos y el primero en quejarse fue el candidato Mitt Romney, que criticó a Obama por hacer pactos secretos con "el enemigo geopolítico número uno". La movida, que buscaba desprestigiar a Obama, le salió mal a Romney, pues Medvédev le respondió diciendo: "Recomiendo a los candidatos dos cosas: primera, usen la cabeza y la razón al hablar; segunda, miren su reloj. Es 2012, no los años setenta".