afganistán

Mujeres en Afganistán protestan por la imposición del uso obligatorio de la burka

Las mujeres, la mayoría con el rostro descubierto fueron dispersadas rápidamente por el ejército talibán


Una decena de afganas, la mayoría con el rostro descubierto, protestaron este martes en las calles de Kabul, contra la decisión de los talibanes de tornar obligatorio el uso del velo integral en público para las mujeres, comprobaron periodistas de la AFP.

“¡Justicia, justicia! La burka no es nuestra”, clamaron las manifestantes, que lograron caminar unos 200 metros antes de ser dispersadas por los talibanes, que, además, instaron a la prensa a marcharse.

El sábado, el gobierno publicó un decreto, aprobado por el jefe supremo de los talibanes y de Afganistán, Hibatullah Akhundzada, que ordena a las mujeres cubrirse de pies a cabeza, rostro incluido, cuando estén en público.

Los talibanes indicaron que, en nombre de la tradición, preferían la burka, velo integral, normalmente de color azul, que tapa a las mujeres y deja una rejilla a la altura de los ojos.

Pero explicaron que otros velos, que dejen solo descubiertos los ojos, también serán tolerados.

También pidieron a las mujeres que, si no tienen ninguna razón imperiosa de salir, “se queden en casa”.

“Queremos vivir como seres humanos, no como animales, encerradas en un rincón de las casas”, dijo públicamente una de las manifestantes, Saira Sama Alimyar.

En Kabul, el decreto talibán no surtió efecto de manera inmediata y muchas mujeres continúan caminando por la calle con el rostro descubierto.

Estas nuevas restricciones, denunciadas por la ONU y Estados Unidos, confirman la radicalización de los talibanes. Inicialmente, trataron de mostrar un rostro más abierto que durante su precedente gobierno, entre 1996 y 2001, cuando privaron a las mujeres de todos sus derechos e impusieron la burka.

Desde que los talibanes dejaron el poder en 2001 y hasta la salida de las últimas tropas extranjeras el año pasado, las afganas volvieron a estudiar y se integraron en el mercado laboral, pese a que el país siguió siendo conservador.

Pero la realidad fue que desde agosto, los islamistas excluyeron progresivamente a las mujeres de los empleos en el sector público, les prohibieron ir a la escuela secundaria y restringieron su derecho a desplazarse.

Numerosas mujeres fueron detenidas, algunas durante semanas, y las manifestaciones se convirtieron en un hecho extraño y aislado.

Rechazo mundial

La directora ejecutiva de ONU Mujeres, Sima Bahous, se declaró este lunes “profundamente preocupada” por la orden de los talibanes que obliga a las mujeres afganas a cubrirse el rostro en público.

Del mismo modo, lamentó el anuncio de que las mujeres solo deberían salir de casa “en caso de necesidad” y las amenazas a sus parientes masculinos en caso de que las mujeres no cumplan con las directrices, recordando que la libertad de movimiento “es un derecho humano fundamental”.

“Es un prerrequisito a la capacidad de las mujeres, que pueden ejercer sus derechos y ser participantes activas en la sociedad”, enfatizó.

Agregó que “cuando se restringen los derechos de las mujeres, todos sufren”, tras enfatizar que la última orden de las autoridades ‘de facto’ de Afganistán, afecta directamente a mujeres y niñas en esta zona del mundo, donde ya se les han impedido volver al trabajo y continuar con su educación.

Bahous recordó que el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ya ha censurado el “profundo daño” que causa negar la educación superior a las niñas.

La directora ejecutiva de ONU Mujeres, además, destacó informaciones recibidas por la organización que señalan que las mujeres ya no pueden conducir, viajar en transporte público o, simplemente, trasladarse de un punto a otro.

Entre tanto, la ganadora del Premio Nobel de la Paz y activista paquistaní, Malala Yousafzai, también rechazó la orden talibán para el uso de la burka en público, para que no trabajen o no estudien.

“No debemos reducir nuestra alarma por las mujeres afganas mientras los talibanes siguen rompiendo sus promesas. Incluso ahora, las mujeres están saliendo a las calles para luchar por sus Derechos Humanos y su dignidad”, señaló, insistiendo en que todas las personas, y en especial las de los países musulmanes, deben “apoyarlas”.

*Con información de AFP.